8 días sin pistas de Blanca Fernández-OchoaSociedad 

8 días sin pistas de Blanca Fernández-Ochoa

La Policía Nacional, por medio de sus redes sociales, notificó este sábado de la desaparición de la esquiadora de España Blanca Fernández Ochoa. La última vez que se la vio fue el pasado veintitres de agosto, en Aravaca, donde vivía con familiares (ese día, su hija denunció el hecho frente a la Guarcia Civil de Las Rozas). Aquel viernes iba en un Mercedes Clase A de color negro y el turismo llevaba una camiseta con la bandera de Canadá en el asiento del conductor. Desde ese momento no se sabe nada de su paradero.

Hermana del vencedor olímpico Paquito Fernández Ochoa, que ganó el oro en los Juegos de mil novecientos setenta y dos, Blanca logró una medalla de bronce en eslalon en los JJ. OO. de Albertville de mil novecientos noventa y dos. Según lo que parece, la campeona de España, nacida el veintidos de abril de mil novecientos sesenta y tres en la capital de España, «pasaba por un bajo instante anímico». Por el momento, la Policía no cuenta con ninguna pista fiable sobre su paradero.

Blanca es la primera hija que tuvo el matrimonio formado por Dolores Ochoa y Francisco Fernández, tras 5 hijos varones. Nació en la capital de España cuando su familia vivía en el distrito de Carabanchel, mas pronto se trasladó con sus progenitores y hermanos al Puerto de Navacerrada, que entonces contaba con una población pequeñísima.

Allá, su niñez transcurrió en plena naturaleza y empezó su relación de amor con la nieve que cubría el Puerto a lo largo de prácticamente la mitad del año. La atracción fue irrefrenable y la llevó, por culpa de su hermano Paco, el vanguardista, a dedicarse al esquí. Con once años, y debido al éxito de Paquito, Blanca se trasladó a un centro de adiestramiento con internado para atletas de invierno en Viella, en los Pirineos. Más tarde se le unirían múltiples de sus 7 hermanos. El triunfo de Paco arrastró muchas ilusiones y dedicaciones, como lo hicieron Manolo Santana y Ángel Nieto en sus especialidades.

Blanca empezó a resaltar en el esquí a escala internacional y en mil novecientos ochenta y cinco llegó su primera victoria en la Copa del Planeta, en el eslalon gigante de Vail (EE.UU.). Tardó un par de años en regresar a subir al cajón más alto del pódium. El veintiseis de noviembre de mil novecientos ochenta y siete, en Sestriere (Italia), alcanzó su segundo triunfo en la Copa del Planeta, esta vez en eslalon.

Todo por culpa de Paquito
En mil novecientos ochenta y ocho logró su mejor clasificación final en la Copa del Planeta, cuarta, si bien no consiguiera ninguna victoria parcial. Su regularidad fue pasmante. La madrileña estaba en su madurez deportiva.

El veintidos de diciembre de mil novecientos noventa, en Morzine (Francia), celebró su tercera victoria en la Copa del Planeta, nuevamente en eslalon. Un año después, el 1 de diciembre de mil novecientos noventa y uno, ganó su cuarta y última prueba de la Copa del Planeta, el eslalon de la localidad austriaca de Lech am Arlberg.

Mas en mil novecientos noventa y dos alcanzó el punto más alto de su carrera, la medalla de bronce en Albertville. Fue el premio a 2 décadas de sacrificio para llegar al éxito. Blanca narraba en ABC en los años noventa lo duro que era, para un pequeña, vivir sola en las concentraciones de las competiciones de la Copa del Planeta.

Recibió multitud de reconocimientos públicos. En mil novecientos ochenta y tres y en mil novecientos ochenta y ocho consiguió el Premio Reina Sofía como mejor atleta de España. Y en mil novecientos noventa y cuatro fue premiada con la medalla de oro de la R. O. del Mérito Deportivo. 3 años ya antes, el dieciocho de julio de mil novecientos noventa y uno, con veintiocho años de edad, contrajo matrimonio en el Monasterio de El Escorial con el italiano Danielle Fioretto, al que conoció con catorce años cuando esquiaba en Suiza. Se apartaron en mil novecientos noventa y cuatro. De su siguiente unión con David Fresneda, dueño de una escuela de buceo en Murcia, nacieron en el mes de enero de mil novecientos noventa y nueve su hija Olivia y un año después David.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment