Economía¡Acá no hay quien viva! Fáciles consejos para subsistir...

¡Acá no hay quien viva! Fáciles consejos para subsistir como presidente de la comunidad de vecinos

-

Muchos lo equiparan con una especie de mili, otros llegan a gozar de la púrpura con el tiempo y repiten en el cargo, si bien la mayor parte prefieren no verse honrados con el honor de ser presidentes de la comunidad de vecinos . Hasta una longeva y triunfante serie, ‘¡Acá no hay quien viva!’ retrató con humor a lo largo de años el día a día de un bloque de pisos en una urbe de España cualquiera. Si este año ha silo ‘elegido’ para tan alta responsabilidad, en la que se llegan a reunir conocimientos básicos sobre la Ley de Propiedad Horizontal, sobre arquitectura y decoración, además de muchas dosis de paciencia, atentos a estos consejos. Un aliado necesario: el administrador Una vez recuperado del susto, tras ser ungido por la junta de vecinos, el presidente de la comunidad, tiene en el administrador a su ‘pareja de baile para su mandato’. Mas, ¿qué hace precisamente? Como nos recuerdan desde el Consejo General de Institutos de Administradores de España (Cgcafe) es la persona que administra el día a día de la comunidad : garantiza la seguridad jurídica, acepta la administración económica (presupuestos, derramas, fijación de cuotas, etc.), candela por el hecho de que la regulaciones legales se cumplan y , sobre todo, «asesora al presidente sobre los diferentes temas, inconvenientes y soluciones para la comunidad». En el caso de conflictos: de qué forma proceder Lo que observará enseguida el presidente de la comunidad novato es que sus vecinos se dirigen a él para muchos inconvenientes y sugerencias, que ya antes pasaban desapercibidas. De pronto, las pequeñas adversidades del día a día en su bloque de pisos le afectan de forma directa. En especial frágil es todo lo relacionado con ruidos, riñas y otras conductas que prueban la sana convivencia (ocupar el corredor con una grande bici tal y como si este fuera tuyo, por poner un ejemplo). Desde el Consejo General de Institutos de Administradores de España (Cgcafe) nos dan las claves de de qué forma actuar: 1. Comunicar el inconveniente al vecino para hacerle ver la situación y solicitar que corrija amigablemente. dos. Si el inconveniente persiste, el vecino/s perjudicado puede dirigir un escrito al presidente de la comunidad. O lamentarse verbalmente, señalando en los dos casos en qué piso o local se halla el inconveniente. tres. Informe al administrado de fincas bien remitiéndole el escrito del vecino o dueños que se quejan a fin de que este le pueda aconsejar Importante: el paso inicial siempre y en toda circunstancia ha de ser «amistoso» , hacerle darse cuenta que su conducta produce molestias. cuatro. Si aún así, el mencionado persevera en su actitud, debe entrar en escena la comunidad de vecinos a fin de que le advierta «de forma fehaciente» contra esos molestos ruidos o cualquier otra actividad inapropiada. cinco. Si no hay cambio, lo razonable es elevar la situación a la junta de vecinos a fin de que esta acuerde interponer una demanda frente al juzgado. Las comisión de obras, un tradicional En su presidencia va a llegar un instante en que, en dependencia del tamaño de la comunidad, puede tener que encarar alguna de estas decisiones: arreglar la testera, poner elevador o reformar el portal, entre otros muchos. En este género de situaciones puede pactar que de la resolución participen más personas, al lado del presidente y el administrador. Tal vez, sea la hora de formar una comisión con múltiples vecinos escogidos por la junta de dueños a fin de que pida múltiples presupuestos. Desde el Cgcafe aseguran que «no hay un modelo único para encarar estas situaciones» , mas sí recomiendan «buscar asesoramiento técnico» a fin de que la comisión conozca las necesidades del edificio y adopte las resoluciones convenientes. Nueva Relacionada estandar Si El Gobierno «nos ha vendido una moto» con las tarifas para la calefacción central Javier González Navarro Los costos prosiguen siendo considerablemente más costosos que los que tienen los clientes del servicio con calefacción individual Solicitar múltiples presupuestos, una buena práctica Igual que si fuésemos a efectuar una reforma en casa. Para instalar un nuevo elevador, poner cámaras de vigilancia o impermeabilizar la testera, entre otras muchas actuaciones, desde el Consejo General de Institutos de Administradores de España recomiendan al presidente de la comunidad perdir múltiples presupuestos. Por poner un ejemplo, las subvenciones relacionadas con los nuevos fondos europeos demandan pedir 3 presupuestos . Algo muy lógico, mas que asimismo que «las empresas a las que se les pidan sean serias y solventes» . ¿De qué forma? Por servirnos de un ejemplo, que den garantías sobre los plazos de ejecución y «adapten» sus pagos a la economía de la comunidad de dueños. Asimismo juega un rol esencial el asesoramiento técnico en determinadas obras. La data y hora de las juntas de vecinos, las fijas Ser presidente de la comunidad de vecinos tiene alguna ventaja. Entre ellas, la agenda de las asambleas la marcas . Específicamente, la Ley de Propiedad Horizontal fuerza a una junta anual , mas entonces el presidente puede convocar las que juzgue oportunas. «La data, horario, etc, le toca establecero al presidente», detallan desde el instituto que reúne a los administradores de fincas españoles. Unanimidad o mayoría, depende Las mayorías requeridas para determinados pacto cambian conforme la trascendencia de los mismos: Por poner un ejemplo, la unanimidad es requerida para alterar los estatutos, mudar el título constitutivo o los factores de participación (las cuotas). Si lo que se pretende es la creación o cancelación de algún servicio del que se favorece la comunidad (la portería, por poner un ejemplo) se precisará una mayoría de 3/5 unas partes de los dueños que representen a la vez las 3/5 unas partes de las cuotas de participación. Lo mismo para alquier algún elemento común (una sala de juntas, el piso del viejo portero…) y para prosperar la accesibilidad al edificio. Las mayorías d e ⅓ de los dueños que a la vez representen ⅓ de las cuotas son requeridas para la instalación de plazas solares, nuevos servicios de telecomunicaciones y otros suministros colectivos de energía. Para el resto de pactos, con la mayor parte simple basta (la mitad más uno de los dueños) y que represente la mayor parte de las cuotas. Los deudores, con voz mas sin voto Si hay vecinos que no están al tanto de pago, algo que por desgracia es menos extraño de lo deseable. Estos pueden intervenir en las juntas de vecinos, mas no tienen derecho de voto. «Solo van a poder hacerlo, si ya antes de la junta de dueños, consta que han abonado su deuda», agregan desde Cgcafe. ¿Es posible abandonar? Lo sabemos, hay comunidades de vecinos que pueden imponer exactamente el mismo respeto que el tribunal de una oposición. Malas noticias: el nombramiento de presidente de la comunidad es obligatorio , si bien con matices. En el Cgcafe, recuerdan que la junta de dueños puede convenir que una determinada persona no sea presidente. Asimismo puede el ‘elegido’ puede asistir a los tribunales solicitando que se le exonere «alegando las causas que considere oportunas» (enfermedad, vivienda frecuente en otro país, etc). «Pero deberá ser el juez el que decida», apuntan desde la organización que reúne a los administradores de fincas de toda España.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados