CulturaArturo González-Campos: «Me estoy quitando de aborrecer por el...

Arturo González-Campos: «Me estoy quitando de aborrecer por el hecho de que desgasta»

-

Arturo González-Campos murió 3 veces y, no obstante, aún vive para contarlo. Tiene sentido pues le ha robado el martillo a Thor y es uno de los ‘Todopoderosos’ del pódcast de cine de Juan Gómez-Jurado, Rodrigo Cortés y Javier Agotado, mas asimismo por el hecho de que su vida ha funcionado merced al ensayo-fallo, y es de los que creen que se sacan más lecciones de los golpes que de los aplausos. «Lo bueno del descalabro es aprender de él, sobre todo en un planeta que nos vende el éxito como un sitio al que aspirar», asegura en una entrevista con ABC. Por eso sus memorias, su ‘arturobiografía’, se titulan ‘Enhorabuena por tu fracaso’ (Plan B), una oda a cada bache de la vida que, realmente, alumbra un descubrimiento. «Mi vida ha sido el recorrido de la Roomba; iba chocando con paredes y girando», explica.

Su primer tropiezo fue con los deportes, pese a que podía haberse transformado en un coloso de la natación si la serie de Tarzán no se hubiese cruzado en su camino. La TV privó a España de un Michael Phelps tradicional mas, en vez de aturdirle el cerebro, le despertó la curiosidad por los Looney Tunes, por ‘La pantera rosa’ y por un sinfín de ‘cosas’ a las que ahora rinde homenaje en su libro. ‘Cosas’ en ocasiones materiales y otras invisibles, mas que han ejercido gran repercusión en su vida. Libros, películas, canciones, cómics… que, asegura, generan un «efecto en tu interior; un truco de magia». De ahí este tributo a la cultura popular, en sus formas.

«Quería que el libro fuera un juguete, por el hecho de que incluye cosas que han sido mis juguetes. Yo fui el habitual pequeño gordito que cuando llegaba al recreo todos se ponían a jugar al futbol, al ‘basket’, a policías y ladrones y me sentaba en una esquina con un tebeo o un libro», afirma. Si pudo fallecer 3 veces y continuar vivo, qué no podría hacer con las reglas narrativas en ‘Enhorabuena por tu fracaso’. En ocasiones del derecho, otras al revés, por el hecho de que todo es cuestión de perspectiva, el libro alterna anécdotas de su vida con citas de Groucho Marx o Joaquín Sabina; historietas que jamás le ha contado a absolutamente nadie, como el día que prefirió leer ‘El hobbit’ ya antes que ir al baño, con listas de cosas que le agradan, mas sin rankings, por el hecho de que es inútil de seleccionar sus preferidas…

Solo cosas buenas tienen cabida en su libro, tan ameno como optimista. «Me estoy quitando de detestar mucho. El odio gasta tanto que estoy procurando no ejercerlo en lo posible. Cuando hay algo que no me agrada, más que abominarlo, prescindo de ello», reconoce el humorista, capaz de reír en los instantes tristes, herencia, tal vez, de un padre que al fallecer les gastó a él y a su hermana una gracieta macabra y les legó su dentición. Es posible que por eso le guste más lo que hace sentir que lo material. «No me agrada que el monopolio de las cosas se lo quede solo lo tangible», otorga el asimismo argumentista, cuyo mayor mérito, asegura, es rodearse de amigos listos. Y eso lo transforma en el más inteligente, o por lo menos en el más despierto. Además de esto, lleva lentes, como afirmaban de Woody Allen en ‘Granujas de medio pelo’. El libro no va a llevar, afirma, a Mordor ni a Ítaca, mas indudablemente es un camino de losas amarillas de emoción y, como es lógico, muchas risas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados