Cultura «Atraco, tunda y muerte en Agbanäspach»: de bancos, de...

«Atraco, tunda y muerte en Agbanäspach»: de bancos, de poder y de teatro

-

Con «Mammón», Nao Albet y Marcel Borràs pusieron patas hacia arriba la escena de España. No era su primera obra conjunta (ya habían firmado «Democracia» y «HAMLE. T.3.»), mas en aquella probaron un talento exorbitante, reflejado en su ingenio, su desvergüenza y su mañosa, imantada y libérrima forma de contar historias -ficción y realidad se confunden y el audiovisual se transforma en un muy, muy poderoso instrumento narrativo-. Ahora presentan en el teatro María Guerrero, en la programación del Centro Trágico Nacional, su nuevo trabajo, con un sugerente título: «Atraco, tunda y muerte en Agbanäspach». Se trata de la revisión de una obra que la pareja estrenó en dos mil trece en el Teatre Nacional de Catalunya. Han perdido, bromea Nao Albet, una parte de la inocencia que tenían entonces, y esta revisión es, por consiguiente, más madura. Los 2 autores dirigen asimismo la obra, y así mismo son parte del reparto que completan Carlos Blanco, Irene Escolar, Alina Furman, Eva Llorach, Francesca Piñón y Vito Sanz.

La relación entre poder y cultura, como el significado de esta en el instante en que vivimos, está en el trasfondo de esta historia, que cuenta la aventura de «dos jóvenes dramaturgos de suburbio, que reciben su primer gran encargo: estrenar un espectáculo en el Centro Trágico Nacional de Boris Kaczynski. El único requisito que el magnate les impone es el de redactar una obra sobre un atraco a un banco. Persuadidos de haber encontrado un buen razonamiento, los autores dedican sus sacrificios a redactar una buena función, mas hay algo en la pieza que les resulta postizo. Todo cambia cuando deciden mandarle el texto a Maria Kapravof, la estandarte de un novedoso movimiento artístico llamado (re)productivismo». Y es que, explican Albet y Borrás «en dos mil trece nos dieron una beca (cama y comida) para pasar dos meses en la ciudad de Nueva York. Nos alojamos en la McGuiness Avenue de Greenpoint, el distrito polaco al norte de Brooklyn. Teníamos un pequeño piso con vistas al río Newtown Creek y a una sucursal bancaria que había del otro lado de la calle». Desde esa ventana fueron un día testigos de un atraco. «Era como en las películas, mas era real. Por lo menos 15 policías apuntando cara la sucursal y mucha expectación en la calle. Se oyeron disparos dentro del banco». Estaban a salvo en el piso, «pero fallecidos de temor. Por último se abrieron las puertas del banco y comenzó a salir gente, corriendo. Habían fallecido 3 personas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Norteña Libros y el Getafe C.F. firman un pacto para fomentar la lectura

Innovación y inventiva. Las dos caracterizan tanto a la...

Harden firma un partido perfecto, nuevo desde mil novecientos setenta y siete

James Harden, miembro del trío de estrellas de los...

Menos del cinco por ciento de las enfermedades extrañas cuenta con tratamiento

Las enfermedades extrañas asimismo han sufrido el impacto de...

El peligro de ser los primeros y más papistas que el Papa

Avanzar cara una economía más sustentable no es una...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados