Cultura Autores y creaciones

Autores y creaciones

-

Valoración Crítica3

‘Música y mal’

Teatro Fernán Gómez (Sala Jardiel Poncela), la capital de España

No hay belleza que pueda con el mal, afirma en un instante de su monólogo Lola Blasco, autora, codirectora y también intérprete de una pieza fácil y descriptivamente titulada ‘Música y mal’. Nace de la pasión melómana y se sumerge en piezas tan completamente excelentes como ‘Morgen’, de Richard Strauss; el prólogo de ‘Tristan y también Isolda’, de Richard Wagner o bien las ‘Escenas de niños’, de Robert Schumann; piezas que en su maravilla no pueden ocultar, no obstante, la maldad de quienes alguna vez las emplearon o bien, peor, la maldad de quienes las crearon.

‘Música y mal’

Texto: Lola Blasco. Dirección: L. Blasco y Pepa Gamboa. Escenografía: Antonio Marín. Iluminación: Juanjo Llorens. Vestuario: Rafael R. Villalobos. Intérpretes: Lola Blasco y Alexis Delgado Búrdalo (piano). Teatro Fernán Gómez (Sala Jardiel Poncela), la capital española

Lola Blasco reabre con esta obra ese viejo y estéril discute -podría decirse que reabre una herida jamás cerrada- sobre hasta qué punto las ideas, aun los hechos, censurables o bien sancionables de un autor deben influir en el juicio sobre sus creaciones; ¿una obra de arte deja de serlo por el hecho de que su autor haya pensado ‘maldades’, las haya dicho, propagado o bien hecho?

Como buena dramaturga, Lola Blasco no responde ninguna pregunta. Se restringe a viajar por la vida de múltiples músicos -a ciertos, como a Richard Wagner, los descalifica personalmente sin remordimiento, eso sí- y a exponer una serie de hechos -con fines dramatúrgicos, no históricos- con los que teje una pieza salpicada de poesía y desgarro por igual, mientras que Alexis Delgado Búrdalo la anega frágil y bellamente con las músicas a las que la autora se refiere en el texto.

No deja de ser ‘Música y mal’ una especie de ‘conferencia dramática’ llena de datos y nombres. La dirección de Pepa Gamboa y la propia Lola Blasco es carnal, directa y ligera al unísono. La apariencia infantil que se le ha dado a la intérprete da por instantes la apariencia de estar escuchando un cuento -horrible, eso sí- y los cambios de ritmo calman el aluvión de información que manda al espectador que, eso sí, halla en las armonías del piano cobijo para tanto mal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Anuncian a los 12 finalistas del premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa

La Cátedra Vargas Llosa y la Fundación Universidad de...

Consejos prácticos para conseguir un mejor cuidado de nuestra salud

Para poder disfrutar de una buena calidad de vida...

Lope de Vega a la inglesa

Valoración Crítica3 'El can del hortelano' Teatros del Canal, la capital...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados