Educación Bonita Pardo Bazán

Bonita Pardo Bazán

-

Hay que aplaudir espléndidamente los reaños de la vicepresidenta del Gobierno Carmen Pelado cuando lo merece. Estábamos todos deseando verla de vuelta por la R.A.E., corporación que tiene nombre de mujer mas siempre y en toda circunstancia se organizó con una secular mayoría de varones. Pelado ha sido la perfecta insumisa de la Real Academia Española a cargo del dictamen sobre el lenguaje inclusivo de la Constitución, que deseaba tunear con la bendición de la Sabia Casa. Se llevó un enorme desazón cuando le quitaron educadamente la razón y desde ese momento no había puesto un pie. El homenaje a Emilia Pardo Bazán parecía la ocasión perfecta y de ahí que Pelado estaba allá.

Los alegatos de la vicepresidenta son como la caja de bombones de Forrest Gump, jamás sabes lo que te tocará. Y el día de ayer fue sabrosísimo escucharle charlar del feminismo de doña Emilia. Por el hecho de que no evitó reconocer que la gallega era conservadora y incluso de este modo feminista, impulsora de la libertad de las mujeres españolas. Pelado es la autoridad en esto pues un día espetó: «No, bonita», cuando alguien deseó extender el feminismo de modo trasversal, hablando aun de feminismo liberal. «No, bonita», repitió. «Nos lo hemos trabajado en la genealogía del pensamiento progresista. Es patrimonio». Y también ideología. Absolutamente nadie le tosa, ni con mascarilla.

Han hecho falta un par de años de adiestramiento para efectuar este regate de sí frente al respetable y que no se escucharan los crujidos en las vértebras de la genealogía. Que doña Emilia era conservadora y feminista tiene un pase, mas no pudo eludir media puya: «No fue solo excepcionalmente singular en su instante sino lo puede continuar siendo en este mismo». Disculpa, Bonita Pardo Bazán, mas lo tuyo… qué extraño.

Para una socialista como Pelado es tan bastante difícil charlar de feminismo conservador como de cañas, exparejas y berberechos llorando sobre la urna vertida en la capital española. Si doña Emilia era feminista teniendo el pazo de Meirás, que sea admitida en cualquier caso como la salvedad facha que confirma la regla progre.

La vicepresidenta, que es asimismo ministra de Memoria Democrática, anda ahora apuntando -representando a la genealogía- a incautar los inodoros del pazo de Meirás, do Franco actuaba como los demócratas cuando no refrenaba ni estaba cara al sol. Hay humanas salvedades para prácticamente todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

¿Es conveniente dejar de emplear mascarillas al aire libre?

Al principio de la pandemia de Covid-diecinueve, con el...

quinientos ochenta millones de francoparlantes

Toda vez que tiene ocasión, el presidente Emmanuel Macron...

Los podcasts van a llegar a Fb la próxima semana

La función de publicar y oír podcasts de audio...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados