«Brujula directiva: veinticinco horizontes», por Enrique Sueiro VillafrancaEducación 

«Brujula directiva: veinticinco horizontes», por Enrique Sueiro Villafranca

En tiempos en los que más que vivir, corremos, bombardeados de ideas y proyectos profesionales, planeando a corto, medio y largo plazo, pensando que las horas no dan de sí, que los días habrían de ser más largos… Resulta de suma importancia, y en tiempos de pandemia más que jamás, descubrir aquello que nos deje huir del ritmo furioso del cada día y nos lleve a meditar sobre nuestra profesión y sobre aquello a lo que dedicamos la mayoría de nuestro tiempo. Detenernos a pensar: eso es lo que ha logrado en Enrique Sueiro, consultor de comunicación directiva y directivo de TopTen Management Spain, en su nuevo libro «Brújula directiva», editado por Ediciones Universidad de Navarra (EUNSA).

«Más brújula y menos reloj cronómetro. Nuestro planeta sería todavía mejor con este orden de prioridad. Asimismo ganaríamos en madurez si antepusiésemos el porqué al de qué manera, aun al qué. Aplicar estas premisas al alucinante campo de la comunicación humana inyecta horizontes directivos orientadores. Acá se ofrecen veinticinco, sin el artículo determinante “los” por el hecho de que no pretendo limitar el número ni excluir otros posibles. Por idéntico motivo, hablo de brújula, sin “la”, pues no la concibo como el imperativo categórico de Kant, sino más bien en forma de afable guía propositiva». De este modo empieza con lucidez un libro inspirado en referentes de diferentes ámbitos: desde tradicionales como Aristóteles o bien Cicerón, pasando por autores de referencia en management moderno como Drucker o bien Norton hasta mandatarios políticos de gran repercusión como Winston Churchill y series como El ala oeste de la Casa Blanca.

En sus páginas Sueiro destila sus treinta años de experiencia profesional y –confiesa– «algunos menos» de reflexión personal. Toda esa experiencia se plasma en episodios que desarrollan los puntos cardinales del pensamiento ejecutivo. Acaba con un resumen telegráfico, la mayor parte con 4 puntos –norte, sur, este y oeste– de los episodios. Como síntesis de contenido de cada uno de ellos, le prosiguen experiencias personales sobre los temas abordados: atentados terroristas, personas inspiradoras, viajes a múltiples lugares del planeta y lecturas que han transformado su forma de comprender la vida. El creador manifiesta que «hay 3 niveles de lectura: profunda, ejecutiva y vivencial. Cabe una cuarta parte nivel, en tanto que solo la bibliografía manejada para esta obra –centenar y medio de libros– forma una guía de lectura de enjundia contrastada».

Lo más esencial de este libro está más allí –o más acá– de sus páginas. Su efecto se diversifica y multiplica tanto como sus lectores. En palabras del autor: «El objetivo de esta brújula es de profundidad extensiva o bien pensamiento operativo para dirigir(se). Sí, dirigir(se), puesto que todos habríamos de ser directivos de nosotros mismos para optimar las condiciones para liderar a el resto. De ahí la combinación de autores y obras de filosofía, empresa, antropología, política, psicología…». Este libro no sirve para estar a la última, sino más bien a la primera, a la esencial. Ahí reside la prioridad del porqué como perla de sabiduría para embridar relojes cronómetros efervescentes que galopean perdidos. Quizás el secreto para estar a la última conecta con iniciar por el principio, como el Principio PEPA, que se describe en el primer capítulo: primero las personas, después lo papeles.

Cualquier lector –ya sea directivo, empresario o bien interesado en la materia– va a poder hallar el disfrute y el enriquecimiento en estas páginas para alinear en excelencia sus dimensiones dir y com, por el hecho de que la ejecución precisa pensamiento. Meditar es, justamente, un verbo que el creador nos plantea en «Brújula directiva: veinticinco horizontes» como inevitable de la administración y la comunicación a fin de que sean enternecedoramente humanas y socialmente fértiles. En palabras de Antonio López, presidente de honor de la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom) y autor del prólogo, «son muchas las sugerencias que afloran de una lectura descansada del libro. Escojo 3 que me semejan muy relevantes: humanizar la administración y la comunicación; la relevancia del contexto y la complejidad de conocerlo; y la comunicación como diálogo». Al fin y a la postre, se podría resumir la historia personal y profesional de Sueiro en 3 verbos que ha ejercido cuantitativa y cualitativamente: «leer, meditar y vivir».

Datos sobre el libro:

Título: Brújula directiva: veinticinco horizontes

Autor: Enrique Sueiro Villafranca

Links a la publicación (habría que facilitar estos links en la promoción):

– Papel

– Digital

– Unebook

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment