EconomíaBruselas para los pies a Sánchez y demanda luz...

Bruselas para los pies a Sánchez y demanda luz y taquígrafos con el dinero público

-

Hoy por mí y mañana… por mí también; mientras que, los súbditos del país que rige, poco menos que ‘manu militari’ ya, con un «amanece, que no es poco», van tirando. Un no parar de buenas ideas. Y mientras que las ayudas ‘ Next Generation ‘ no acaban de llegar a la economía real -traducción: se quedan en el bolsillo de otros, léase ‘amigos de…’, no en el de la mayor parte de los españoles-, tal como alertan los vigilantes europeos tras su paso por España, las rebajas fiscales destacan pues no están. Lógico, bajar impuestos ya no es de izquierdas. Justo el mensaje contrario que lanzaba el mismísimo José Luis Rodríguez Zapatero allí por mayo de dos mil tres, un año ya antes de las elecciones que le llevarían a la presidencia del Gobierno. Si bien, hoy, lo mismo, es otro cantar. Y en estas que aterrizan los halcones de negro por tierras del toro y ponen encima de la mesa del presidente del Gobierno de España los titulares llegados a lo largo de la legislatura a sus huestes: «CC.OO. y UGT cobraron de cuajo un cincuenta y seis por ciento más de subvenciones para actividades sindicales»; «El Gobierno ha disparado un ciento veinticuatro por ciento el presupuesto para propaganda»; «Sánchez dispara un treinta por ciento el costo para las arcas públicas de la corte de aconsejes que ha crecido un sesenta por ciento desde 2017»; «Sánchez se gasta trescientos setenta y seis mil euros de los fondos europeos en reformar su vivienda de verano»; «Las productoras del ‘reality’ de Pedro Sánchez reciben veintidos millones en créditos ICO»; «La universidad de la mujer de Sánchez captó dieciseis millones de las ayudas Covid del Gobierno»… ¡un no parar de gastos «digitales y de proyectos de nueva generación» vamos! Va a ser por eso que el presidente Sánchez ha salido por patas con rumbo a USA y mientras que ataca a los ricos en España se hace la fotografía con Bill Gates, uno de los empresarios más ricos del planeta. Un acercamiento a E.U. con la esperanza de que allá no le tengan tan calado aún. Eso es congruencia y tal vez por eso ningún gran empresario de los nuestros ha querido acompañarle en una comitiva que semeja un solar. Sánchez acelera puesto que su objetivo de poner distancia con Europa para eludir lo que por último no pudo con la llegada de los emisarios europeos esta semana. Pues en Bruselas, créanme, hace ya un tiempo que se olían el percal, por lo que mandaban a sus ‘hombres de negro’ a entrevistarse con miembros del Ejecutivo, mirar papeles, discutir las reformas prometidas que no llegan, y saber de primera mano las impresiones y proyectos de los empresarios merced a los fondos europeos o créditos ICO, aparte de oír a los sindicatos. Puesto que… se han vuelto haciéndose cruces, pues exactamente el mismo lenguaje cantinflesco con el que acá se despachan los inconvenientes de primera importancia, se ha trasladado a Economía y Seguridad Social. La estrategia es marear la perdiz y ganar tiempo, mas en la Comisión, lo dicho, no tragan y ya le han advertido de que los dineros solo van a salir de las arcas comunitarias para proyectos con luz y taquígrafos, y que eso de inventar impuestos para repartírselo entre sus compadres no cuela. Por eso la tasa de utilización de los fondos europeos es absurda, por el hecho de que en el imaginario está reciente el caso de la compañía aérea Plus Ultra y la distribución millonaria de forma discrecional. ¡Ay si el ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, hablara menos de centralizar impuestos y contase más las impresiones de los ‘hombres de negro’ a los querían engatusarse! Puesto que… colar, no coló nada. Bruselas va a permitir al Gobierno subir las pensiones, mas muy bajo la inflación -que terminará el año en el ambiente del nueve por ciento -, y les fuerza ya mismo a retocar el mecanismo de equidad sí o sí por el hecho de que la certidumbre para Europa es que no garantiza la sostenibilidad de las pensiones tal como lo vende Escrivá. Al tiempo, van deslizando los asociados frugales que este Gobierno es un genuino desastre, que la ejecución de los fondos no existe, y que lo que están observando que se cumpla es que se usen para lo acordado, no para lo que les dé la gana, y mucho menos para un segundo ‘plan E’ al estilo ‘zapateril’. Mas al presidente… ‘plin’. Pasando del tema, sin corbata, a bordo del Falcon un día sí y otro asimismo -que debe ir a pilas para no gastar energía-, se hace un posado en la ONU sostenido por el grupito de empresarios de la noche que igual, como quien afirma, te sirven un chupito que te reinventan Indra en una barra de bar donde el más listo no aprueba ni un curso de las asignaturas que da la primera dama, Begoña Gómez, que igual le afirman a Lula « si que vales », o que pelotean al líder de la oposición, Alberto Núñez-Feijóo, a fin de que pase por Marbella a contar olas y ¡pelillos a la mar! Todo sin despeinarse. MÁS INFORMACIÓN nueva Si Aviso de los ‘hombres de negro’: los fondos no llegan a la economía nueva Si Bruselas reafirma su aviso a España: «Hay que asegurar la sostenibilidad de las pensiones» Ahora, ya digo, el presi está de retirada en el Viejo Continente, pues en España el PNV y ERC aprietan para sacarle el higadillo al Frankenstein sociocomunista y, acuérdense, estos no se conforman con dinero; ahora desean un banco enterito. Por servirnos de un ejemplo. Que al PNV se le queda pequeña la Kutxa y apunta alto y ‘a toda vela’, mientras que a Jaume Viró le viene grande la Economía de la Generalitat y busca acomodo con más salario y menos escrutinio público. En suma, unos y otros van a concluir por desencajar a un Sánchez a quien le importa un pimiento pues, como a los insolentes que le han reído las gracias y le han traído hasta acá a fuerza de aplauso y vítores, tiene la ética de cera y se moldea solo al sol que más calienta . Y Europa lo sabe y le ha dicho ¡basta! Vamos a ver.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados