Educación Carlos Ruiz Zafón, del Camposanto de los Libros Olvidados...

Carlos Ruiz Zafón, del Camposanto de los Libros Olvidados a la eternidad de Barna

-

Lloraba el piano, seguramente su segunda compilación de teclas más querida y trabajada, y se conmovían hasta los candelabros del Salón de Cent del Municipio de Barna, escenario elegido para traerse de vuelta, ni que fuera a lo largo de un rato, a Carlos Ruiz Zafón. Ahí, entre vistosos artesonados, vitrales góticos y sillería de madera, el Camposanto de los Libros Olvidados se transformó por unas horas en el Panteón de los Escritores Añorados y en otra prueba, una más, de que Barna no puede ni desea olvidar. «Su muerte, injusta por prematura, nos dejó un enorme vacío. Murió lejos de acá, mas pocos autores han tenido tanta relación con la urbe. Millones de lectores descubrieron Barna merced a sus novelas», resaltó la regidora Ada Colau.

A su lado, el escritor Eduardo Mendoza, la agente Antonia Kerrigan, el editor Emili Rosales, los cronistas Sergi Doria, Sergio Vila-Sanjuán y Josep Cuní, y el presidente del Conjunto Planeta, Josep Creuheras, cruzaban anécdotas para fijar un tanto más el recuerdo de un autor que, autor de una de las sagas más triunfantes de la literatura moderna, murió hace justo un año, el diecinueve de junio de dos mil veinte, con solo cincuenta y cinco años. «Yo estoy como los huérfanos, si bien la buena nueva es que ahí están sus libros que se deben leer y releer», destacó Kerrigan, para quien «Carlos lo era todo». Así de sencillo.

Batiendo récords
A pocos pasos de ahí, recordó Rosales, «bajo cielos de ceniza y un sol de vapor que se vertía sobre la Rambla de Santa Mónica», comenzó todo. Daniel Sempere y su padre descorrieron el telón y ‘La sombra del viento’ comenzó a romper récords, uno tras otro. Sergio Vila-Sanjuán, uno de los sus primeros valedores, recordó el instante preciso, allí por dos mil tres, en que la ‘zafonmanía’ explotó el Alemania tras la entusiasta recomendación del entonces ministro de Temas Exteriores alemán, Joschka Fischer, al tiempo que Sergi Doria, autor de ‘Guía de la Barna de Carlos Ruiz Zafón’, no vaciló en situar al autor de ‘El juego del ángel’ entre nombres de peso como Converses Dickens y Stephen King.

«Ha dejado un enorme vacío y muchos lugares ligados a su recuerdo», agregó Eduardo Mendoza, quien recordó que trabó amistad con Zafón a lo largo de sus estancias en la ciudad de Londres. «Era un hombre apabullado por el éxito que había tenido, mas en la ciudad de Londres era mismo», reconoció.

Un vídeo con testimonios de lectores, genuinos guardianes del legado de Zafón, y las palabras de agradecimiento de Mari Carmen Bellver, esposa del escritor, coronaron un homenaje que dejó asimismo una solicitud nada disparatada. «Si fuera el regidor, haría un Camposanto de los libros Olvidados y lo llamaría Carlos Ruiz Zafón», sugirió desde la pantalla un joven lector. Ahí queda eso, regidora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

El Covid-diecinueve persistente es poco usual en los pequeños

La infección por el SARS-CoV-dos, el virus que causa...

Pavor en la anterior de Champions entre el Dinamo Zagreb y el Legia Varsovia

Los Olimpiadas acaparan estos días la atención de los...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados