google chromeTecnología 

Chrome tiene los días contados

Año 2003: Internet Explorer es utilizado por el 95 % de los internautas de todo el planeta. Año 2018: su cuota de mercado cae hasta el 11,87 %. Nada nuevo: la historia de internet es una sucesión de sistemas de navegación que nacieron, crecieron y cayeron arrasados por las innovaciones de las empresas competidoras. Y nada hace presagiar que, como sostuvo equivocadamente Fukuyama en 1992 respecto a la lucha ideológica, el vigente emperador Google Chrome vaya a suponer el fin de la conspiración por ocupar el trono de los navegadores.

Chrome ha celebrado esta semana su décimo aniversario como el navegador más utilizado del mundo, con una incontestable cuota del 62 %. A una enorme distancia le siguen Internet Explorer (11,87 %), Firefox (10,79 %), Edge, sucesor de IE (4,21 %), Safari –privativo de Apple– (3,83 %), el chino Sogou (1,58 %) y Opera (1,53 %). A pesar de su posición dominante, se encuentra muy lejos de ese 95 % que consiguió IE precisamente casi a los diez años de su creación. La misma diversificación tecnológica que diferencia a nuestra época actual de la que vivía internet en 2003 puede acelerar también la caída de Chrome.

El primer navegador de la historia fue World Wide Web, creado por el CERN en el remoto año 1988 y rebautizado enseguida como Nexus para evitar confusiones con el término WWW. Le siguió ViolaWWW, aunque el primero que alcanzó popularidad en la todavía reducidísima comunidad internauta fue Mosaic, lanzado en 1993. Duró apenas tres años, y en el camino fue superado por el primer navegador comercial de todos los tiempos: el famoso Netscape, creado en 1994 por Marc Andreessen, padre de Mosaic.

Y aquí empezó la competición en serio: ese mismo año nacía Internet Explorer, que en 1995 se integró como complemento de Windows 95, lo que lo colocaría en una posición de dominio a medida que el sistema operativo de Microsoft monopolizaba el mercado de los PC. Netscape fue adquirido por AOL por 4.200 millones de euros en 2001, la recordada época de los pelotazos «puntocom», pero siete años después fue cancelado: en total, 14 años de vida, cuatro más de los que tiene Chrome.

Por su parte, Windows 10 supuso el principio del fin de Internet Explorer, sustituido por el navegador Edge, que no termina de levantar cabeza. Entretanto, ahí están acechantes Firefox y Opera, y una miríada de navegadores minoritarios como Tor, Yandex o Maxthon. Sí, la historia continúa.

TWITTER MOSTRARÁ SI ESTÁS ON-LINE

Tal como hizo su CEO, Jack Dorsey, durante el mes de agosto, Twitter sigue dejando caer posibles novedades en su servicio. Ahora ha sido su jefa de producto, Sara Haider, quien ha anunciado que están planeando que la aplicación móvil muestre qué usuarios están o no en línea en cada momento. Lo ha sugerido en su propio perfil de Twitter (@pandemona), donde ha difundido una captura de pantalla en la que la imagen de perfil de los usuarios conectados aparece con un círculo verde sobreimpreso, mientras que el resto sigue tal cual. De implementarse esta funcionalidad, y tal como ya hace Whatsapp, cada usuario podrá decidir si la activa o no. Una forma de convertir Twitter en otra app de mensajería.

EL SEGURO TE VIGILA EN LAS REDES

Ya sabemos que lo que cuentas en redes sociales es utilizado por las empresas de marketing para adaptar la publicidad a tus gustos y características. Por eso es frecuente que en tu «timeline» aparezcan anuncios que se parecen sospechosamente a los viajes que has hecho, el coche que conduces o la ropa deportiva que usas. Lo que es menos conocido es que también las compañías de seguros contratan plataformas que analizan tu estilo de vida para evaluar si es más o menos compatible con tener un buen estado de salud general. Para ello estudian palabras como «borrachera», «deporte», «tabaco» o «comida» en tus publicaciones, que se analizan para indicar riesgo de enfermedades.

La Razon

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment