Claves para salir del confinamiento con buena caraSalud 

Claves para salir del confinamiento con buena cara

La sobreexposición a dispositivos electrónicos, la carencia de radiación solar, el exceso de higiene y las alergias cutáneas a las mascarillas son las consecuencias del confinamiento en nuestro organismo. Les contamos de qué manera hacer en frente de estos daños a lo largo de la vuelta a la normalidad.

Tecnomales

Tecnofatiga (agotamiento mental frente al desbordamiento de la información que dan), síndrome de la vibración espectro (tener la sensación en todo instante de que el teléfono está vibrando, si bien esté apagado), nomofobia (temor irracional a continuar un intervalo de tiempo sin el móvil), «text neck» («cuello de texto» es el término anglosajón que define los dolores de cuello y la zona cervical debidos al abuso de dispositivos electrónicos) y aislamiento por continuar sumergido en el ambiente virtual. Estos son ciertos síndromes con los que nos enfrentaremos al salir del confinamiento por la utilización apremiante de los dispositivos electrónicos.

La primera medida para «curarse» es reconocer que los padecemos y aprender a administrarlos. Ciertos centros de bienestar más reconocidos (Sha Wellness Clinic, Villa Padierna Thermas de Carratraca, Barceló Sancti Petri Spa Complejo turístico, hoteles Mandarin Oriental etcétera) han incluido programas concretos de «desintoxicación tecnológica» que enseñan a regentar propiciamente el tiempo que empleamos en los equipos digitales, desamparar los hábitos de conducta adictiva y a superar los efectos físicos de la exposición continuada a la tecnología.

Asimismo los spas han incorporado en sus «menús» el [email protected], un masaje que termina con el dedo en gatillo (un agarrotamiento de los pulgares que hace preciso chasquearlos para no estar molesto), el «dolor del teclado» (la tensión en los ligamentos de la muñeca que se genera cuando se apoyan estas en la mesa al redactar con el PC) y las contracturas en el cuello por utilizar el móvil con los codos apoyados mientras que se está tumbado en cama. Y los salones de belleza están ya listos para tratar la pérdida de solidez de la piel del cuello, la papada, las líneas marioneta y el atravieso nasogeniano producidas por las bajadas de cabeza en frente de los dispositivos.

«Digital Aging»
El exceso de luz perceptible, y singularmente de luz azul que hemos recibido (las pantallas que estimamos blancas verdaderamente emiten entre un veinticinco-cuarenta por ciento de luz azul) puede traducirse en envejecimiento de la piel. «Esa luz azul penetra en las capas más profundas de la piel y estimula la creación de radicales libres, reduciendo la elasticidad de la piel y incrementando el peligro de arrugas y también hiperpigmentación, de forma especial en la barbilla y los pómulos», explican desde Instituto Médico Ricart.

La doctora Beatriz Beltrán agrega que hay patentiza de que activa la opsina tres, que induce esas máculas, curiosamente, en personas con fototipos elevados tipo III (piel bastante morena), embarazadas y pacientes que se han sometido a láseres y peelings abrasivos. Conforme el doctor Ángel Martín de Clínica Menorca, provoca además de esto «una minoración en las acuaporinas, moléculas que asisten a la piel a sostener su hidratación, y acelera la destrucción del colágeno en la dermis, con un mecanismo muy afín al ocasionado por los rayos UVA».

¿De qué manera poner freno a estos daños? La primera medida incluir en nuestra rutina de belleza protectores solares de extenso espectro: que resguarden de los rayos UVA, UVB, IR mas asimismo de la HEV (High Energy Perceptible o bien luz azul). «Como no todos y cada uno de los que lo hacen lo señalan en su envase, sabed que los filtros minerales con óxido ferroso son los que resguardan contra la luz azul», apunta Carmen Galera, directiva médica de DermaForYou (Talavera de la Reina).

La doctora Josefina Royo, directiva del Instituto Médico Láser recomienda además de esto emplear sueros con vitamina C por el día por su alto poder antioxidante, y una hidratación adecuada. «También podemos tomar suplementos antioxidantes como el Polypodium Lecuocotomos (Heliocare, Goah Clinic…), uno de los más potentes como fotoprotector oral», agrega. «Por último, una dieta rica en antioxidantes, vitaminas del conjunto B, colágeno y ácido hialurónico pueden frenar los daños de las pantallas», asegura el doctor José María Ricart.

Déficit de vitamina liposoluble de tipo D
Teniendo presente que hemos disminuido las horas de radiación solar debido a la cuarentena, ¿sería aconsejable tomar suplementos de vitamina liposoluble D? «La vitamina liposoluble D es esencial para sostener el equilibrio mineral del cuerpo. Se hace cargo de sostener sanos y fuertes nuestros huesos, puesto que se encarga de regular los niveles de calcio y fósforo, y su déficit puede provocar osteoporosis, osteopenia, mayor tendencia a las fracturas óseas, inconvenientes de hipertensión e inclusive nosologías del estado anímico como la depresión», explica el doctor Lajo Plaza. «La forma de vitamina liposoluble D sintetizada en los humanos (vitamina D3) se sintetiza en la piel por la acción de la luz ultravioleta B».

Curiosamente, en un país de sol como España, el ochenta y cuatro por ciento de la población padece de déficit de vitamina liposoluble de tipo D, y tras este confinamiento, esa cantidad va a ser más elevada. La doctora Paula Rosso del Centro Médico Lajo Plaza aconseja tomar el sol entre quince y veinte minutos al día, con la cara protegida con SPF cincuenta (vamos a tener la piel frágil tras tanto tiempo sin percibir radiación), y exponiendo brazos o bien piernas sin protección. La otra vía para acrecentar sus niveles es una dieta a base de pescado azul (sobre todo salmón, atún y sardinas), marisco (ostras, gambas y langostinos), setas, aguacate (el vegetal más rico en esta vitamina) y huevos (se concentra en especial en la yema).

«En caso de no continuar una dieta que aporte las cantidades precisas, es conveniente tomar suplementos de Vitamina D3 en una dosis de cinco mil UI al día en adultos y seiscientos UI en niños», cuenta el doctor Luis López Tallaj. «Estos índices -explica este especialista en medicina antienvejecimiento por la Universidad de Sevilla y miembro de la Sociedad De España de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (SEMAL)-, estimulan el sistema inmunológico y resguardan contra los virus (en un caso así el coronavirus), entre otros muchos beneficios. Asimismo juegan un papel clave en el mantenimiento de la función cognitiva conforme avejentamos, y cooperan en los procesos de pérdida de peso».

Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia, aconseja tomar algún probiótico «porque la capacidad de sintetizar toda la vitamina liposoluble D que precisamos reduce con la edad mas asimismo si padecemos alguna nosología intestinal. Y si bien no existe evidencia a nivel científico del efecto de los probióticos frente al Covid-diecinueve, sí existen numerosas patentizas del papel que juegan en otras infecciones virales similares».

Perturbaciones de la piel
El exceso de higiene en las manos, el empleo continuado de mascarillas e inclusive la presencia del Covid-diecinueve en el organismo han puesto a prueba nuestra piel. El abuso de geles desinfectantes genera
dermatitis de las manos (los aromatizados son los más beligerantes) y el doctor Ricardo Ruiz, de Clínica Dermatológica Internacional, aconseja el lavado de manos con agua y jabón por el hecho de que «es más eficiente para desinficionar, puesto que el virus está rodeado de una capa de lípidos (grasa) y el jabón destroza esa capa de lípidos, destrozando al virus de forma inmediata, y después el agua arrastra los virus destruidos».

Después utilizar de manera inmediata una crema hidratante para prevenir eczemas, preferentemente sin perfume o bien aun vaselina pura. «Si la dermatitis aparece, hay que continuar lavándolas y también hidratándolas, emplear guantes de algodón bajo los de látex, y aplicarse alguna crema con un corticoide a lo largo de cortos períodos de tiempo (2 o bien 3 días). Desde CDI nos agradan cremas que tengan Clobetasol, como el Clovate o bien el Declobán. Exponer las manos al sol a lo largo de diez minutos a diario asimismo mejora la dermatitis».

Asímismo, el empleo de mascarillas genera irritaciones y úlceras por la fricción. Como explica la farmacéutica Mar Sieira «al llevarse ajustadas y a lo largo de un periodo larguísimo, pueden generar dermatitis, sequedad, granos, eczemas, e inclusive rosácea» Para evitarlo, el dermatólogo Ricardo Ruiz, recomienda que nos apliquemos vaselina pura en la zona de roce. Y la doctora Paloma Borregón aconseja los sticks anti rozaduras de los zapatos por el hecho de que se aplican más de manera fácil en la línea de rascadura. «También sirven las cremas de manos llamadas cremas barrera (forman un película protectora sobre la piel) como las de Neutrogena».

Cuando la dermatitis aparece, al doctor Ruiz le agradan las cremas con una cortisona suave (adventán, lexxema, elocom, diprogenta…) a lo largo de dos o bien tres noches seguidas. Mar Sieira asegura que los daños asimismo pueden ser minimizados eludiendo el empleo de maquillaje para permitir a la piel respirar mejor». Anima a efectuar exfoliaciones si se tiene la piel mixta y o bien grasa. «Si vamos a emplear mascarilla quirúrgica día a día, este paso es indispensable para prevenir brotes de acné».

En lo que se refiere a las personas perjudicadas por coronavirus, una investigación efectuado por el Centro de salud Alessandro Manzono en Lecco (Italia) revela que un veinte,4 por ciento de pacientes positivos han tenido manifestaciones cutáneas como exantema (rubicundeces por todo el cuerpo), erupción variceloforme (lesiones afines a las de la varicela) y urticaria (brotes que pican). «Las 2 primeras no tienen tratamiento mas podemos aliviarlas con crema hidratante ligera y fresca (se puede tener en la nevera) y la tercera con un antihistamínico una vez al día, o bien 2 si es intensísimo el picor. Hay que eludir siempre y en toda circunstancia el rascado a fin de que no queden marcas», señala la doctora Borregón.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment