derecho al olvidoTecnología 

¿Cómo ejercer el derecho al olvido?

Más de 200.000 españoles han pedido a Google que borre de internet algunos de sus datos, según la última estadística proporcionada por el buscador el pasado mes de febrero. Los que quieren hacerlo y aún no han dado ese paso son, seguramente, muchos más. Pero no siempre saben qué pasos tienen que dar.

Esta posibilidad, conocida comúnmente como “derecho al olvido”, está amparada por el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, que obliga a los buscadores de internet a dar todo tipo de facilidades para suprimir de la red cualquier dato personal con cuya publicación no esté de acuerdo la persona interesada. Y son unos cuantos, por cierto, algunos con carácter malicioso y otros, simplemente, errores de una fuente no bien documentada o información que ya no está actualizada.

Para descubrirlo basta con dedicar unos minutos al “egosurfing”, un término que los expertos utilizan para definir el hábito tan extendido de entrar en internet para averiguar “qué dice de mí”.

Pero, ¿cómo se pueden borrar esos datos personales de internet? ¿Cómo se puede ejercer el derecho al olvido? El Instituto de Ciberseguridad (Incibe), el órgano del Gobierno dedicado a garantizar la seguridad en internet, ha actualizado sus recomendaciones para llevarlo a cabo:

1. Decide qué información quieres que se suprima. El Reglamento General de Protección de Datos ampara a los usuarios para ejercer su derecho a solicitar, bajo ciertas condiciones, que los enlaces de sus datos personales no figuren en los motores de búsqueda al introducir el nombre u otro dato personal. Pero –matizan en el Incibe- la eliminación de un enlace de un buscador no implica la desaparición de la información de carácter personal publicada en Internet. Este borrado sólo afecta a los motores de búsqueda que enlazan a dicho contenido.

2. Elige el buscador ante el que hacer la petición. Google es, con diferencia, el rey absoluto de las búsquedas en España, y tiene una página dedicada expresamente a ejercer el derecho al olvido. También la tienen Yahoo o Bing. Una vez hecha la petición, hay que rellenar los datos que solicitan, como el nombre completo. Además, en caso de solicitarlo para otra persona, hay que identificarse aclarando que “Actúo en nombre de…”.

3. Detalla cuál es la URL que se quiere eliminar y por qué, procurando ser lo más precisos posible. A continuación, se demuestra la identidad adjuntando una imagen de nuestro Documento Nacional de Identidad. Si no aparece esta posibilidad, se puede pedir amparo a la Agencia Española de Protección de Datos a través de este formulario.

Además, el Incibe recuerda que todos los sitios web deben incluir en algún lugar el aviso legal, la política de privacidad y el “quiénes somos”, en el que como mínimo debe figurar la denominación social, CIF, domicilio social (dirección postal) o información mercantil.

La Razon

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment