Sociedad 

Cómo mudarse a otra ciudad sin morir en el intento

El trabajo es la principal razón para lanzarse a esta aventura

Empaquetar las pertenencias y marcharse a otro lugar es una decisión valiente. Entre otras razones, por lo que supone afrontar una mudanza. Aunque en España cada vez estamos normalizando más esta práctica. Según empresas especializadas en el sector como Anyvan, casi un 50% de los españoles estaría dispuesto a cambiar de ciudad por motivos laborales.

Los profesionales de la psicología coinciden en que enfrentarse a una mudanza es una de las situaciones más estresantes por las que puede pasar una persona en su vida. Por eso para mudanzas en Valencia, Barcelona, Madrid… lo mejor es dejarlo todo en manos de una empresa profesional, que se encargue de hacerte la vida más fácil en ese proceso de mudanza y transporte de las pertenencias hasta el nuevo hogar.

Los motivos más comunes para cambiar de ciudad

Porque además de todo lo explicado, las razones que llevan a tomar la decisión de cambiar de ciudad son de lo más variado, pero en ocasiones implican separarse de la familia o pareja, una situación que ya apena bastante, y esto unido al hecho de que, enfrentarse a un nuevo reto laboral puede crear una situación de ansiedad cuyo culmen es la preocupación por la mudanza, por eso es interesante dejarse ayudar en este proceso.

No hay una forma de hacer que la mudanza se haga sola, pero sí se puede realizar el proceso más fácil si lo planificamos. Hay que organizarse muy bien y con tiempo, y aprovechar para hacer una limpieza en la que quedarnos sólo con lo que realmente vayamos a necesitar.

Es completamente normal tener miedo a lo desconocido, pero se ha de tener presente que no es un ‘adiós’ para siempre, sino que lo que está por delante es una nueva etapa y que el camino siempre se puede hacer de vuelta. El nuevo destino nos va a proporcionar un importante desarrollo, tanto personal como profesional.

Razones para lanzarse a la aventura

Tomar la decisión de cambiar de ciudad no es fácil, y normalmente son los más jóvenes quienes se muestran más flexibles a ese cambio. Ningún proyecto es perfecto, todos tienen sus pros y sus contras, pero la inestabilidad laboral empuja, sobre todo a los más jóvenes sin cargas familiares, a tomar un nuevo rumbo. Su capacidad de adaptación a los cambios es admirable.

Cuando ya se tienen hijos y estos han comenzado su etapa escolar es más complicado trasladar a toda la familia a un nuevo ámbito. Además, en estos casos el hecho de tener familiares cerca como los abuelos, que nos ayudan en nuestro día a día, es normal pensarlo dos veces antes de salir de la zona de confort.

El trabajo suele ser la primera razón, básicamente porque la estabilidad económica empuja, aunque también se puede deber a razones personales, principalmente agrupación familiar o tener una relación sentimental. Pero entre los más jóvenes el trabajo es el argumento estrella. Suelen ser personas con talento más que demostrado pero que aspiran a algo más que a lo que les ofrece el mercado laboral en su ciudad las que dan el paso definitivo a mudarse.

Las personas más inteligentes son las que más cambian de casa

Un análisis de los movimientos migratorios indica que las personas con un cociente intelectual más alto tienden a desplazarse a las grandes urbes, por las que se sienten especialmente atraídos. Pero también un seguimiento de los movimientos muestra una tendencia a terminar regresando al punto de origen con el paso de los años.

En todo caso, cambiar de ciudad es una decisión muy importante, tanto si es voluntaria como si no lo es tanto. Y lo importante es informarse bien sobre el destino y tener la mente abierta al cambio.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment