Salud Consiguen reprogramar células del corazón a un estado fetal...

Consiguen reprogramar células del corazón a un estado fetal que impulsa su regeneración

-

Uno de los mayores desafíos de los cardiólogos es recobrar el corazón tras un ataque cardiaco. La lesión que provoca un infarto en el corazón limita su capacidad para palpitar de forma eficaz. Desde hace ya tiempo los estudiosos tratan de regenerar el corazón con diferentes opciones alternativas, mas el éxito ha sido limitado.

Mas, ¿qué sucedería si los científicos pudiesen reprogramar células de tejido cicatricial, llamadas fibroblastos, en células del músculo cardiaco sanas llamadas cardiomiocitos? Pese a los grandes avances en este campo, la reprogramación cardiaca humana prosigue siendo un enorme reto.

Ahora, un equipo de estudiosos de Alemania y Canadá ha descubierto una vía por la que es posible reprogramar el músculo cardiaco para arreglar el tejido dañado.

En un artículo publicado en la gaceta «Science», se describe su enfoque para arreglar corazones dañados en ratones y los esperanzadores resultados conseguidos.

Hay 2 tipos primordiales de ataques cardiacos.

El primero se genera cuando algo impide que el corazón lata, al paso que el segundo ocurre cuando el flujo sanguíneo se limita a ciertas áreas del corazón, eludiendo que el músculo en esa ubicación lata.

En primer caso es, en la mayor parte de las ocasiones, fatal; la única forma de evitarlo es hacer que a el corazón pueda reiniciarse muy velozmente.

No obstante, el segundo, si bien es menos grave, puede dejar cicatrices permanentes y desgastantes, que conduce a una insuficiencia cardiaca y comprometen la calidad de vida de una persona en un largo plazo.

Los estudiosos del Instituto Max Planck para la Investigación Cardiaca y Pulmonar y del Instituto Alemán para la Investigación Cardiovascular (Alemania) aseguran que es posible eludir estas cicatrices reprogramando las células cardiacas o bien cardiomiocitos para transformarlas en células madre que creen nuevo tejido cardiaco funcional.

Se sabe que la regeneración de cardiomiocitos es un proceso lentísimo en los corazones de mamíferos adultos, lo que limita la regeneración del miocardio dañado; no obstante, no ocurre lo mismo en los fetos, cuyos corazones tienen un potencial regenerativo notable debido a la presencia de cardiomiocitos menos maduros y con capacidad de proliferación.

Mas hasta el momento, los ensayos clínicos basados en la introducción de células madre en el corazón no han probado capacidad regenerativa.

No obstante, los estudios de regeneración cardiaca espontánea y también inducida en modelos animales sugieren un cambio de paradigma cara la reactivación de mecanismos regenerativos endógenos.

Los peces y los anfibios son capaces de regenerar el corazón y, si bien de forma tradicional se estimaba que los mamíferos no tenían esta capacidad, últimamente se ha probado que el corazón dañado puede regenerarse en ratones recién nacidos. Desafortunadamente, en mamíferos adultos, incluyendo el humano, la capacidad regenerativa del corazón es residual y también deficiente para recobrar su función de forma natural.

Últimamente se ha probado que el corazón dañado puede regenerarse en ratones recién nacidos. Desafortunadamente, en mamíferos adultos, incluyendo el humano, la capacidad regenerativa del corazón es residual

El trabajo de «Science» se ha basado en investigaciones anteriores que probaron que, en el caso de un bebé que experimenta daño cardiaco en el útero, el corazón puede repararse a sí mismo pues las células cardiacas se hallan en un estado más embrionario que deja el rejuvenecimiento.

Tras múltiples años de esmero, los estudiosos han descubierto de qué manera hacer que los cardiomiocitos adultos fueran de nuevo cardiomiocitos de tipo fetal reprogramando los factores utilizando los factores de Yamanaka c-Myc, Klf4, Sox2 y Oct4.[Shinya Yamanaka recibió el Premio Nobel de Medicina dos mil doce al lado de John B. Gurdon por sus trabajos en medicina regenerativa que probaron que se puede dar marcha atrás al reloj biológico y reprogramar células adultas y distinguidas para devolverlas a su estado inicial.

En este estudio se muestra que dichos factores se expresan para la renovación celular. La reprogramación asimismo incluyó un interruptor de encendido / apagado que empleaba el antibiótico doxiciclina .

Los estudiosos probaron su enfoque administrando doxiciclina a un conjunto de ratones con células reprogramadas inmediatamente antes y tras inducir daño cardiaco.

De este modo descubrieron que, en los dos escenarios, se generó la regeneración del corazón con la consecuente mejora de la función cardiaca.

Mas cuando se administró doxiciclina a ratones de prueba afines 6 días tras probar daño cardiaco se descubrió que no tenía ningún impacto. Por consiguiente, escriben en su artículo, «la ventana de reparación es corta».

Se está generando un cambio esencial en la investigación en la regeneración cardiaca, puesto que hace unos años apenas se podía meditar que fuera posible regenerar el corazón tras una lesión

Y, otro aspecto que se ha relacionado con la reprogramación celular, cuando se administró doxiciclina a lo largo de un periodo demasiado largo, se desarrollaron tumores.

Pese a que se requiere considerablemente más trabajo para determinar si este enfoque afín podría marchar para los humanos y si se puede efectuar sin acrecentar el peligro de cáncer, la verdad es que se está generando un cambio esencial en la investigación en la regeneración cardiaca, puesto que hace unos años apenas se podía meditar que fuera posible regenerar el corazón tras una lesión, reconocía en una entrevista en ABC
Eldad Tzahor, del Instituto de Ciencia Weizmann (Israel).

«Ahora sabemos que se pueden renovar las células y estas, por su parte, regenerar el corazón. Este no tiene la capacidad de autoregenerarse, mas sí es posible cultivar células madre en el laboratorio, fomentar que se distingan a células madre cardiacas y transfundirlas al corazón a fin de que se integren con los cardiomiocitos existentes y que «rellenen» la lesión cardiaca regenerando de este modo el tejido y revirtiendo el daño».

En España, la Red de Terapia Celular (TerCel) tiene como propósito fomentar la investigación en terapia celular, una forma de medicina regenerativa que incluye el trasplante de células madre para la reparación de los tejidos o bien órganos dañados. Su objetivo es facilitar el traslado de los avances científicos en este campo al Sistema Nacional de Salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

La entrevista que ABC le arrancó a Chaplin en un tren

La Segunda Guerra Mundial puso a Charlie Chaplin en...

Las células del corazón tienen su ritmo circadiano

Los científicos han probado por vez primera que las...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados