EducaciónCoppola, el hombre que subió al Olimpo y «se...

Coppola, el hombre que subió al Olimpo y «se volvió loco»

-

Francis Ford Coppola fingió un ataque de epilepsia en una de sus asambleas con los directivos de Paramount Pictures ya antes del rodaje de ‘El Padrino’ . El estudio no deseaba hacer una película sobre la Mafia y menos aún tener como protagonistas a Marlon Brando , aparentemente acabado, y al semidesconocido Al Pacino . El director, de treinta y dos años, se vio acorralado y se tiró al suelo entre conmociones. Ganó tiempo con la estrategia, tan increíble como otros acontencimientos que narra Iván Reguera en el libro ‘El hombre que podía hacer milagros’, editado por Roca medio siglo tras el estreno de una película que muchos consideran la mejor de toda la historia. En España se estrenó el veinte de octubre, 7 meses después que en U.S.A.. Este episodio y otros poco conocidos impulsaron a Reguera a contar aquel compendio de casualidades en forma de novela , nada que ver con los frecuentes ensayos, de los que se han amontonado docenas en los últimos meses. «Me di cuenta de que era tan orate el tema, tan absurdo, que era mejor contarlo en una novela. ¿Por qué no dialogarlo? Deseaba enseñar de qué forma era ese Hollywood, los platós, la casa de Coppola… Todos sabemos mucho de ‘El Padrino’, mas si estudias no sabemos tanto. ¿De qué manera pudo pasar todo aquello? Por eso pongo la palabra milagro en el título». Al autor de la novela, por otra parte, le da «rabia» que Coppola no publique sus memorias a fin de que podamos acceder a nuevos secretos. «¡Lo que podría contar! Como no se quiere fallecer, no desea ni pensarlo, mas ya tiene ochenta y tres años y va a ser una pérdida para el mundo». Por si las moscas, ‘El hombre que podía hacer milagros’ rellena ciertos huecos esenciales en la intrahistoria de un título que se vio comprometido por la Mafia hasta límites pasmosos. Aun Ali MacGraw , mujer del productor (y prostituto) Robert Evans recibió amenazas de muerte. Los propios estudios recurrieron al crimen aproximadamente organizado para asegurarse el concurso de Al Pacino, en otro episodio que ciertos lectores van a creer inventado. Cuando Paramount se decidió por fin por un actor al que desdeñaban por su estatura, este, agotado de aguardar, había firmado con MGM para rodar la comedia ‘Casi, prácticamente una mafia’. Ya el título parecía una gracieta vengativa. Cuando se enteró, a Coppola prácticamente le da un infarto, esta vez real. Evans debió recurrir a Sidney Korshak , su hombre para todo, que ya antes llegó a trabajar para Al Capone . A un tipo así no le faltan contactos. De alguna forma, consiguió que a la Metro se le atragantase la construcción de su gran hotel en Las Vegas. Fue otro milagro, tal vez forzado, por el que Pacino quedó libre. Tiene gracia que su substituto en ‘Casi, prácticamente una mafia’ fuera otro prometedor actor, Robert de Niro , que en la segunda una parte de ‘El Padrino’ dio vida a Vito Corleone de joven. Marlon Brando y Francis Ford Coppola, a lo largo del rodaje de ‘El Padrino’ Lo que relata el libro es bastante difícil de creer: «No me agrada charlar de porcentajes, mas el ochenta o ochenta y cinco por ciento es cierto. No sé de qué manera charlaban los mafiosos, mas los he ubicado donde quedaban, en sus restorán preferidos. La gente creerá que me invento cosas, como el atentado de Colombo o el desmayo de Coppola, mas su ataque de epilepsia en la junta es real, y que los mafiosos se reían de Brando cuando rodaba, y que contrataron como actores a miembros de la Mafia, como el asesino Lenny Montana (Luca Brasi). Coppola no solo aceptó; le pareció estupendo, más realista». Lo curioso, como se cuenta en la novela, es que entre las demandas de Colombo, jefe de una de las ‘cinco familias’ que controlaban N. York, la más famosa es que desapareciese del guion la palabra mafia, que realmente solo figuraba una vez en todo el texto. Fue la concesión más fácil para conseguir la ‘paz social’ a lo largo del rodaje. Tampoco Mario Puzo , autor de la novela que inspiró la película y otro de los protagonistas del libro de Reguera, tenía idea de lo que era la Mafia. «Solo conocía a algún prestamista, por el hecho de que era ludópata, mas no conocía a las 5 familias ni los bares que dirigían. Se documentó, eso sí, y esbozó una Mafia aproximadamente real, que entonces Coppola pulió en el guion. Lo más interesante es que los propios criminales adoptaron conductas que la película se había inventado, algo que a Coppola le incordiaba mucho, por el hecho de que quería decir que no habían entendido nada. El besamanos tampoco existía. Comenzaron a hacerlo al ver la película, como poner la música de Nino Rota en sus bodas». Un caballo de veras Hay algo que sí idearon Puzo y Coppola y fue la escena de la cabeza de caballo, que además de esto es de las más recordadas. «Es un icono. Se han hecho hasta juguetes. Yo he visto peluches para la cama y es maravilloso», narra Iván Reguera encantado. «Lo mejor es que utilizaron un caballo de veras. Es tremendo y muy refulgente que a alguien se le ocurriese la idea de ir a una factoría de carne para animales en las que emplean caballos. Les van a sobrar las cabezas, pensaron, y lo llevaron desde Los Ángeles en una nevera. Escogieron uno negro y después debieron ponerle la cana blanca. No pudieron ni ensayar la escena. Es una insensatez. Es todo tan libresco que era mejor redactar la novela. Ciertos no se lo van a creer, mas si procuran van a ver que no me lo he inventado». Al final, les salió una genialidad, si bien Coppola estuvo a puntito de ser despedido cada semana de rodaje y los actores vivían sumidos en la inseguridad. Al Pacino, en verdad, le afirmó un día a Diane Keaton : «Estamos rodando la peor película de la historia y nuestras carreras están acabadas». «Sí, se lo afirmó en la escena de la boda, al vivir un rodaje tan desmandado. En esa escena, Coppola se dejó llevar y la gente se emborrachaba de veras. No pudo quedar más realista». Al Pacino y Francis Ford Coppola Europa Press «Francis tenía una personalidad arrolladora», describe Reguera, y maravilló a George Lucas cuando hizo teatro en la universidad, mas asimismo era un desastre, como¡ ratificó en el rodaje de ‘Apocalypse Now’ . Se volvió totalmente desquiciado. Perdió el juicio y tenía inconvenientes de bipolaridad. Tomaba litio. En ‘Apocalypse Now’ le salió bien la jugada, mas en ‘Corazonada’ se fue por el acantilado y estuvo pagando deudas a los bancos una década, hasta ‘Drácula’ ». El creador asimismo considera injusto meditar que aquel tremendo éxito de mil novecientos setenta y dos, «el primer ‘blockbuster’ del nuevo Hollywood’», fue fruto de la casualidad. « Scorsese supo recobrarse de la coca y del desfase de los setenta. Al final, fue el más listo de la clase. Lucas fue el más vendido y Coppola el más equivocado. Tampoco escogió buenos argumentistas. Cometió muchos fallos. Venía del Olimpo, de lo más alto. Ganó 3 Oscar con el ‘Padrino II’ y ese año la Palma de Oro en Cannes. Tuvo prestigio y taquillazos. Y de pronto, se va a Filipinas y se le va la cabeza. Volvió otro Coppola, otra persona».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados