Cuánto dinero puedes ahorrarEconomía 

¿Cuánto dinero puedes ahorrar si solucionas por cuenta propia los problemas del hogar?

Hay problemas en casa que son comunes, que casi siempre suceden. La tendencia general indica que contratamos a terceros para que reparen y solucionen cada uno de los problemas. ¿Has calculado cuánto ahorrarías si la mayoría de los problemas los solucionaras por cuenta propia?

No. Tampoco podemos pedir que se hagan milagros, como cambiar toda la decoración en un día o instalar una chimenea nueva. Pero hay trabajos de reparación y de mantenimiento que sí se pueden hacer por cuenta propia, y que supondría, lógicamente, un ahorro de gastos de mano de obra.

De esa manera, sólo te ocuparás de comprar algunos materiales o las herramientas necesarias, ahorrando el precio mayoritario del asunto (mano de obra), sobre todo si tomamos al largo plazo como medida para las finanzas personales o familiares.

A continuación, disponemos de algunas tareas que puedes hacer por cuenta propia para ahorrar dinero en las finanzas del hogar.

El considerable gasto de los electrodomésticos

Los electrodomésticos son los aparatos más importantes del hogar, puesto que estos permiten desarrollar la mayoría de las tareas diarias en casa, desde cocinar o lavar hasta secar la ropa o conservar los alimentos en buen estado. Pero, ¿qué sucede cuando uno de estos electrodomésticos falla? Simple: contratamos a alguien para la reparación.

En promedio, reparar un electrodoméstico (sin importar cuál sea) puede costar entre 100 y 200 euros, sólo por concepto de mano de obra. Por esta razón, resulta mucho más sencillo documentarse sobre cada uno de los grandes aparatos que tenemos en casa, de modo que si surgiera un problema, pudieras repararlo sin la necesidad de pagarle a un tercero.

Además, con sitios como la tienda online de Fersay www.fersay.com, donde puedes comprar cualquier repuesto para electrodomésticos, todo será más sencillo y barato.

A veces resulta mejor contratar

Hay servicios, en cambio, que pueden ser mucho mejores cuando se contratan que cuando nos las arreglamos por cuenta propia. Tal sería el ejemplo de fontaneros Barcelona baratos.

En el caso de la fontanería, para reparar una cañería necesitas una cantidad de herramientas específicamente diseñadas para tal fin, que pueden salir mucho más costosas que pagar por el servicio, o por varios servicios inclusive.

Por eso, siempre debes analizar en qué caso es mejor tener las herramientas y los conocimientos para hacerlo por cuenta propia, y cuando es mucho más factible (a nivel financiero) contratar a personas que, además de todo, son especialistas en su oficio.

Y tratándose la fontanería de una labor precisa y que exige mucha entereza, siempre será mejor dejarlo en manos expertas antes de correr riesgos de daños colaterales.

Lo compras, lo instalas

Pocas veces nos detenemos a pensar en la cantidad de ocasiones que compramos productos o servicios con instalación incluida. Es decir, que no sólo pagamos por el producto, sino que pagamos un precio adicional por el servicio de instalación. ¿Y si nos ahorramos el precio de la instalación?

Algunos productos aplican.

Por ejemplo, puedes comprar un espejo en tiendas como EspejosDecorativos.org y luego de tenerlo en casa proceder a instalarlo por cuenta propia, utilizando las herramientas y los métodos de fijación que mejor queden con tu decoración o con el tamaño del espejo.

De la misma manera ocurre para otros productos, donde la instalación no es tan compleja. El ahorro puede notarse a fin de mes en la economía familiar si sumamos pequeñas cosas como esta.

Las posibilidades son innumerables

Para todo lo demás, siempre estará internet o los libros. Puedes aprender a cómo limpiar botas de gamuza, a cómo instalar un router wifi o a pulir los faros del coche, por ejemplo. Cada una de estas tareas de reparación, instalación o mantenimiento de tus objetos puede traducirse, invariablemente, en varios cientos de euros de ahorro anuales que gastaríamos en tintorería, manitas, personal de limpieza…

Y no. No es tan difícil cuando sabes qué trabajos puedes hacer por ti mismo y cuáles sí debes delegar en un tercero. Lo inadmisible es pagar por todo, y menos si sabes hacerlo.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment