Salud 

Cuidado con los regímenes -yo, aumentan el peligro de enfermedad cardiaca en mujeres

Los regímenes -yo, aquellas diseñadas para perder y recobrar peso de manera rápida de forma continuada, puede acrecentar el peligro de muerte por enfermedad cardiaca y además de esto, complicar a las mujeres el control de una pluralidad de factores de peligro de enfermedad cardiaca. Lo ha visto una investigación presentada en las Sesiones Científicas de la American Heart Association dos mil diecinueve.

«Un peso saludable es una forma de tener un corazón sano, mas sostener el peso es difícil; en verdad, las fluctuaciones en el peso pueden hacer que sea más bastante difícil conseguir una salud cardiovascular ideal», asevera Brooke Aggarwal, autora primordial del estudio y maestra en la Universidad de Columbia (EE.UU.).

Los estudiosos estudiaron a cuatrocientos ochenta y cinco mujeres que notificaron cuántas veces (salvo a lo largo de los embarazos) habían perdido cuando menos cinco kilogramos, solo para recobrar el peso en un año. Todas y cada una se valoraron con el American Heart Association – Life’s Simple siete, una medida que valora de qué manera las personas controlan esenciales factores de peligro de enfermedad cardiaca -incluyendo el índice de masa anatómico, colesterol, presión arterial, azúcar en la sangre, tabaquismo, actividad física y dieta-.

Un peso saludable es una forma de tener un corazón sano, mas sostener el peso es difícil; en verdad, las fluctuaciones en el peso pueden hacer que sea más bastante difícil conseguir una salud cardiovascular ideal

La mayor parte de las participantes (setenta y tres por ciento ) notificó cuando menos un episodio de pérdida de peso -yo, con un rango de cero a veinte capítulos. Los estudiosos descubrieron que las mujeres con uno o bien más capítulos de pérdida de peso del -yo tenían un ochenta y dos por ciento menos probabilidades de tener un índice de masa anatómico perfecto.

«Las mujeres sin antecedentes de embarazo seguramente eran más jóvenes y podrían ser aquellas que empezaron a llenar una oscilación de peso a una edad más temprana. Precisamos identificar los periodos críticos para el efecto de la variación del peso en el peligro de enfermedad cardiaca a lo largo del curso de la vida con la intención de saber si es peor cuando las mujeres empiezan una dieta de tipo montaña rusa a una edad temprana», asevera Aggarwal.

¿Y en hombres?
El estudio se restringe a no distinguir el perder peso no intencional y la intencional, y se fundamenta en datos con información aportada por las participantes y medidas tomadas en un instante. Aggarwal hace hincapié en que el equipo hoy en día no puede distinguir si los regímenes -yo presentan efectos desfavorables sobre los factores de ‘Life’s Simple 7’ o bien, más bien, que aquellas que no se adhieren a la guía ‘Life’s Simple 7’ tienen más contrariedades para sostener un bajo peso y acaban siguiendo una dieta -yo dieta con una mayor frecuencia. Los resultados del estudio en mujeres pueden no ser extrapolables a los hombres.

«Esperamos extender el estudio de 5 a diez años para confirmar estos resultados y observar los efectos a largo plazo», adelanta Aggarwal. «Sin embargo, ha habido investigaciones anteriores que mostraron resultados afines en los hombres, y los que pasaron por oscilaciones de peso tienen el doble de peligro de muerte cardiovascular en la mediana edad», concluye.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment