Juan Gea: «Si viajase en el tiempo, me agradaría pasarme por finales de los años 70» Cultura 

Juan Gea: «Si viajase en el tiempo, me agradaría pasarme por finales de los años 70»

Confiesa Juan Gea (Valencia, mil novecientos cincuenta y tres) que no desespera de que las tablas se recobren de esta crisis -«el teatro ha estado herido de gravedad muy frecuentemente, mas jamás muerto»-, y desea poder seguir con las giras de El inusual caso de Martín Piche y Por los pelos, 2 amenas piezas que estaban cosechando una estupenda recepción. Tiene «un enorme mono de escenario». Mientras, lleva el confinamiento «con mucha paciencia». Se considera «con suerte»: «Vivo cerca de la sierra, con un tanto de jardín, y me entretengo…

LEER MÁS
La relación entre la culpa y el alimento Cultura 

La relación entre la culpa y el alimento

¿Qué es la Gran Exhibición de Crueldades?, se pregunta J. G. Ballard en su libro del mismo título. La contestación es sencilla: no es un muSeo insensato, es el cuerpo. El interior del cuerpo, aquello que más nos horroriza y que jamás desearíamos ver. Mas hay otra Gran Exhibición de Crueldades tal vez todavía peor. Es el alimento. Lo que entra en el cuerpo y se transforma en el cuerpo. El acto de masticar y de tragar, el horror de tener que matar para vivir. Este horror es viejo y…

LEER MÁS
Olga Merino, la cadena de la sangre Cultura 

Olga Merino, la cadena de la sangre

Ángela, Angie, protagonista y voz narradora de La forastera, la nueva novela de la cronista y escritora Olga Merino (Barna, mil novecientos sesenta y cinco) se tomó la juventud a grandes sorbos en la Inglaterra de Margaret Thatcher. En la ciudad de Londres, efectúa variados trabajos hasta el momento en que un pintor, ofuscado hasta el desvarío con su arte, la contrata como modelo. Con él sostiene una relación sentimental tan intensa tal como lo son quienes la viven. Mas la Angie que ahora nos habla ha traspasado la cincuentena…

LEER MÁS
El nacimiento de Joselito, el rey de los toreros Cultura 

El nacimiento de Joselito, el rey de los toreros

Lo que va de Gelves a Talavera, una cuarta parte de siglo que marcó claramente la historia del toreo. En el mes de mayo, la vida y la muerte; en el mes de mayo, la luz y la tiniebla. El ocho de mayo de mil ochocientos noventa y cinco nació en el pueblo hispalense de Gelves quien por derecho propio alcanzó el trono de la tauromaquia. Y lo hizo joven, muy joven, que en plena juventud y habiendo sembrando los pilares por los que tendría que discurrir el toreo, llegó…

LEER MÁS
Una amarga visión de Barna Cultura 

Una amarga visión de Barna

«Todos están muertos», eso repite semiinconsciente en el centro de salud Clínic de Barna un chico que, ensangrentado y con claros síntomas de agotamiento, se ha desplomado horas ya antes a unos metros de la comisaría de la plaza de España. Además del suyo, en el pormenorizado análisis que le han efectuado al ingresarlo en el centro sanitario, han identificado en su cuerpo el indicio de otros 3 conjuntos sanguíneos, y eso huele a asesinato múltiple… mas absolutamente nadie sabe de dónde ha salido el chaval ni el papel que…

LEER MÁS
El renombrado matador que solicitó un jamón como requisito para torear en la capital de España Cultura 

El renombrado matador que solicitó un jamón como requisito para torear en la capital de España

«En la capital de España, que toree San Isidro», cuentan que espetó El Guerra. Mas Guerrita, «que recogía insuperablemente la tradición taurina de un siglo y era en cierta forma el toreo hecho hombre» (El Cossío), sí actuó en la plaza madrileña. Y una de las veces puso una curiosa condición: aparte de los honorarios en miles y miles de pesetas, demandó la entrega de un jamón serrano al empresario, Indalecio Mosquera, al que Uriarte llamó «el hombre de las lentes de oro». La cosa venía del año precedente, conforme…

LEER MÁS
Manuel Astur y el crimen del concejo Cultura 

Manuel Astur y el crimen del concejo

Escribe Manuel Astur (Sama de Grado, Asturias, mil novecientos ochenta) en San, el libro de los milagros sobre el futuro y lo define como «una promesa representando a la que no vivir el único paraíso posible: este momento en el que navegamos como en una isla móvil, este tiempo en el que estamos». Quién le iba a decir a él que, dos días tras la llegada de su inusual novela a las librerías, la propagación del coronavirus nos conduciría a la cuarentena y, con ella, el mensaje de su historia,…

LEER MÁS
La vida de sultán del toro «Milhijas» con su gineceo de victorinas Cultura 

La vida de sultán del toro «Milhijas» con su gineceo de victorinas

Lleva por nombre «Milhijas» y vive en un paraíso verde en el término extremeño de Portezuelo. Herrado con el número nueve y de unos quinientos kilogramos de peso, este toro de Victorino Martín se ganó el perdón de la vida el pasado veinticuatro de agosto en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Pepe Ética lo absolvió en la corrida magallánica y bordó el toreo por instantes. Ahora vive en la finca cacereña de la A coronada con su lote de cubrición. «Milhijas» fue un toro de ensueño. De este modo lo contaba…

LEER MÁS
Alfonso Zapico: «Estaré en deuda con Joyce eternamente por prestarme su vida aventurera» Cultura 

Alfonso Zapico: «Estaré en deuda con Joyce eternamente por prestarme su vida aventurera»

Pasada ya prácticamente una década, Alfonso Zapico (Blimea, mil novecientos ochenta y uno) se planteó enseñar los pasos de James Joyce, autor del conocido Ulysses, y que dio como resultado la novela gráfica Dublinés (Astiberri), obra por la que fue premiado con el Nacional de Cómic. Centrada en la vida del autor irlandés recorrió los instantes, conversaciones, dificultades y aventuras con las que se fue edificando una de las grandes figuras del siglo veinte. Una obra que marcó un punto de inflexión en la enorme carrera gráfica que lleva hasta…

LEER MÁS
Una necropsia ridícula del encuentro Franco-Hitler en Hendaya Cultura 

Una necropsia ridícula del encuentro Franco-Hitler en Hendaya

Al acabar la Guerra Civil, Franco se sintió dueño del sitio, emperador de España. Al estilo de El Gran Dictador de Chaplin, el Caudillo bailó con un globo de sus posesiones en un despacho con ecos hasta arreglar en que, de verdad, estaba pinchado y nada debía redondez en aquella España. El dictador miró alrededor, más bien a su derecha, en pos de alguien que le prestase urgentemente un inflador en Europa. A lo largo de unos meses que «no estremecieron al mundo», Franco y Hitler estuvieron negociando la fórmula…

LEER MÁS