Desvelan nuevas funciones del sistema inmune que asisten a sostener la salud de los órganosSalud 

Desvelan nuevas funciones del sistema inmune que asisten a sostener la salud de los órganos

Los neutrófilos, las células más rebosantes de nuestro sistema inmune innato, semejan tener considerablemente más funciones en el organismo de las que se pensaba. Lo aseguran el día de hoy en la gaceta Cell estudiosos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) en una investigación que muestra que estas células adquieren nuevas peculiaridades cuando acceden a los tejidos. Dichas peculiaridades asisten a sostener las funciones vitales de los órganos.

El descubrimiento, afirman, abre nuevas posibilidades terapéuticas para el tratamiento de múltiples enfermedades, como el cáncer.

Las células del sistema inmune nos defienden contra patógenos externos; o sea, nos resguardan contra microorganismos que producen y desarrollan enfermedades y, además de esto, asisten a arreglar daños en nuestro organismo como heridas o bien fracturas óseas.

En estos tipos celulares están los linfocitos y a las células del sistema inmune innato, explica Andrés Noble. “Los linfocitos generan anticuerpos concretos contra virus o bien bacterias para desarrollar inmunidad dados estos patógenos. Las células del sistema inmune innato, no obstante, nos proveen de una contestación veloz mas inespecífica, que a veces pueden provocar una contestación inflamatoria incontrolada, como la observada en los pulmones de pacientes graves con COVID-19”.

Día tras día, la medula ósea fabrica ingentes cantidades de neutrófilos y, desde ahí, llegan a la sangre y se distribuyen a casi todos los tejidos de nuestro cuerpo. Estas células tienen una vida cortísima, menos de veinticuatro horas, con lo que siempre y en toda circunstancia se ha pensado que su capacidad para amoldarse y adquirir nuevas funciones era limitadísima.

Mas en el estudio que ahora se publica en Celll, se ha visto que la integración de estas células de la sangre a los tejidos hace que adquieran propiedades ignotas previamente.

Lo alucinante, destaca este científico, «es que cada órgano semeja adquirir funciones que son útiles para ese tejido en concreto».

De este modo por servirnos de un ejemplo, en el caso del pulmón, explica, «hemos visto que los neutrófilos adquieren la capacidad de asistir en la capacitación de vasos sanguíneos, al paso que en la piel podrían favorecer la integridad del epitelio cutáneo. Esta plasticidad para generar cambios en las propiedades de las células se ha identificado en individuos sanos, lo que sugiere que estos leucocitos participan en una enorme pluralidad de funciones normales en nuestro organismo, y que no solo se restringen a pelear contra las infecciones».

Los especialistas creen esencial descifrar los mecanismos que controlan la función de estas células por el hecho de que, de esta forma, «podremos desarrollar nuevas terapias para explotar su plasticidad en nuestro beneficio«-», comenta Iván Ballesteros, autor primordial del estudio.

En el caso del cáncer, por servirnos de un ejemplo, los tumores precisan producir la capacitación de nuevos vasos sanguíneos para medrar. Para frenar el desarrollo tumoral, es necesario identificar de qué manera los tumores afectan a la plasticidad del sistema inmune para fomentar la capacitación de estos vasos.«Nuestros resultados -apunta Ballesteros- sugieren que los mecanismos de plasticidad inmune en los neutrófilos existen con independencia de la presencia de enfermedad, con lo que asimismo deben tener una función ventajosa que a veces se trunca en contextos patológicos».

La heterogeneidad de los neutrófilos ya había sido identificada en diferentes nosologías. En verdad, en el caso del cáncer estos cambios sirven para predecir la enfermedad y, en individuos con trasplante medular, asistir a regenerar el tejido sanguíneo.

No obstante, los mecanismos por los que se establece esta hiperplasticidad son incluso poco conocidos, con lo que los resultados de este estudio van a ser clave para comprender las bases de dicha heterogeneidad.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment