Diez consejos para personas con esclerodermiaSalud 

Diez consejos para personas con esclerodermia

La esclerodermia es una enfermedad reumática autoinmune sistémica en la que el sistema inmunitario se activa y ataca por fallo a los tejidos sanos del propio cuerpo generando una perturbación del colágeno. Afecta primordialmente a la piel, si bien asimismo puede provocar daños en órganos como los pulmones, los riñones, el estómago y el corazón, aparte de en las articulaciones.

Este sábado, veintinueve de junio, se festeja el «Día Mundial de la Esclerodermia» y por esta razón desde la Sociedad De España de Reumatología y en el marco de la campaña «Ponle nombre al reuma» han preparado un decálogo, con la cooperación de la doctora Patricia Carreira, reumatóloga del Centro de salud Universitario doce de Octubre de la villa de Madrid, que va a ser útil para los pacientes con esta enfermedad, que se estima afecta a 1 de cada cincuenta.000 personas, y es más usual en mujeres de entre treinta y cincuenta años.

1) Asiste al reumatólogo lo antes posible. Desde un comienzo, el reumatólogo puede clasificar y hacer un pronóstico de la gravedad de la enfermedad, y advertir al paciente sobre qué dificultades son posibles, la manera de observarlas y el tratamiento más apropiado para exactamente las mismas.

dos) ¡Cuidado con el frío! Los pacientes con esclerodermia tienen cambios de coloración de las manos que, cuando se exponen al frío, se vuelven exageradamente pálidas y después violáceas, acompañándose en ocasiones de dolor o bien hormigueo. Estos síntomas se llaman «fenómeno de Raynaud». Ciertos pacientes presentan además de esto úlceras en las puntas de los dedos, secundarias a la carencia de riego sanguíneo, que son exageradamente dolorosas, tardan en sanar y también interfieren mucho en la vida rutinaria de los pacientes. Para prevenir el Raynaud y las úlceras es indispensable resguardarse adecuadamente del frío, empleando guantes, calcetines y calzado convenientes. Asimismo es esencial resguardarse el cuerpo con ropa de abrigo, pues el fenómeno de Raynaud puede aparecer no solo con el frío en las manos, sino más bien cuando se siente frío en el cuerpo. Ciertos pacientes usan calentadores de manos, pequeños aparatos que marchan con pilas, que son realmente útiles y pueden llevarse de manera fácil en el bolsillo.

tres) Deja de fumar. El tabaco provoca una contracción de las arterias que llevan la sangre a los dedos, y por esta razón empeora mucho el fenómeno de Raynaud. Las personas con esclerodermia que fuman tienen considerablemente más posibilidades de tener úlceras en los dedos, que son una de las dificultades más dolorosas en la enfermedad. Además de esto, el tabaco daña los pulmones, y puede empeorar la afectación pulmonar que tienen ciertos pacientes. Para finalizar, del mismo modo que en las personas sanas, fumar aumenta el peligro de infarto de miocardio o bien de accidente vascular cerebral (ictus), como de sufrir cáncer.

cuatro) Evita situaciones que produzcan agobio o bien ansiedad. Se ha probado que el agobio asimismo aumenta la contracción de las arterias que llevan la sangre a los dedos, y empeora el fenómeno de Raynaud. Muchos pacientes con esclerodermia refieren, además de esto, que empeoran sus síntomas cuando padecen una situación de agobio. Como en todas y cada una de las enfermedades crónicas, un estado anímico relajado ayuda a encontrarse mejor y a tener más energía para enfrentarse a los inconvenientes que provoca la enfermedad.

cinco) La piel se debe cuidar apropiadamente. Uno de los signos propios de esta enfermedad es el endurecimiento de la piel, debido a una acumulación excesiva de fibras de colágeno, que adquiere una consistencia fibrosa y dura, que en ocasiones limita el movimiento de las articulaciones. El endurecimiento acostumbra a acompañarse de sequedad de la piel, en ocasiones intensísima. Es indispensable tener una higiene conveniente y una hidratación incesante de la piel. Cualquier crema o bien loción hidratante puede ser útil, singularmente las que poseen urea.

seis) Ejercita las zonas perjudicadas. Es indispensable efectuar ejercicio, para sostenerse lo más diligente y en forma posible. Todos y cada uno de los pacientes deberían hacer ejercicio, cada uno de ellos conforme a sus posibilidades físicas, y dependiendo del género de dificultades que presente. Además de esto, es conveniente ejercitar el movimiento de las zonas perjudicadas (manos, pies, rodillas, codos, etcétera) para eludir la atrofia de los músculos, la rigidez de las articulaciones y sobre todo las contracturas articulares. La fisioterapia puede progresar la movilidad de las manos y de la cara. En ciertos casos la rehabilitación especializada puede asistir a progresar las contracturas y la movilidad articular.

siete) No olvides comentar síntomas esenciales. La aparición de síntomas cardiorrespiratorios, como complicad respiratoria, palpitaciones, o bien la detección de cifras de tensión elevadas, pueden ser debidos a dificultades graves de la enfermedad, que prácticamente siempre y en todo momento pueden tratarse de forma eficiente si se diagnostican a tiempo, con lo que deben comunicarse de forma urgente al especialista.

ocho) Tómate la tensión. Es esencial que los pacientes con esclerodermia, singularmente a lo largo de los primeros años de la enfermedad, se midan habitualmente la tensión. La hipertensión arterial puede aparecer de manera brusca en ciertos pacientes, y si no se controla de manera rápida, puede dañar los riñones, generando una insuficiencia nefrítico. La mejor forma de prevenir esta complicación -si bien es rarísima, es una de las más graves de la enfermedad- es supervisar la tensión lo antes posible, con los fármacos convenientes. Una cosa tan fácil como tomarte la tensión puede asistir a diagnosticarla pronto, para poder tratarla inmediatamente.

nueve) Es esencial que cumplas con el tratamiento indicado. El curso de la enfermedad es crónico y todavía no hay medicamentos que curen la enfermedad, mas sí que el pronóstico y la gravedad pueden cambiar mucho si se recibe o bien no el tratamiento conveniente. Los fármacos que te indique tu reumatólogo van a depender del género de afectación que tengas por la enfermedad. En ocasiones estos tratamientos son esenciales para supervisar los síntomas, por servirnos de un ejemplo fármacos para el fenómeno de Raynaud o bien para los ardores estomacales. Otras veces, el médico aconsejará tratamientos para procurar supervisar la actividad inmunológica de la enfermedad, como los inmunosupresores. Por lo general, todos y cada uno de los fármacos inmunosupresores requieren controles metódicos para prevenir sus posibles efectos secundarios, y es fundamental efectuarlos. La enfermera de Reumatología generalmente explica los posibles efectos que pueden tener los tratamientos, y va a dar las indicaciones precisas en el caso de que aparezca algún inconveniente.

diez) Ojo con ciertos medicamentos. Ciertos fármacos pueden empeorar el fenómeno de Raynaud, singularmente los betabloqueantes, que se emplean para tratar la tensión y ciertos inconvenientes cardiacos, y los ergotamínicos, que se emplean para tratar las jaquecas. Si se toma alguno de estos fármacos, hay que decirle al especialista que se sufre esclerodermia y Raynaud, por el hecho de que muy seguramente pueda señalarse un tratamiento diferente.

Ten cuidado con los «tratamientos mágicos» que pueden ofrecer, mediante personas que no tienen ni los conocimientos ni la experiencia precisa en la enfermedad. Ciertos productos llamados «naturales», ciertamente lo son, y seguramente no generen ningún daño. Mas otros no son verdaderamente tan «naturales», y pueden ocasionar efectos secundarios muy indeseables. Consulta siempre y en toda circunstancia con tu reumatólogo ya antes de empezar ningún tratamiento «alternativo».

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment