EducaciónEl ámbito editorial resiste al Covid y registra el...

El ámbito editorial resiste al Covid y registra el mayor desarrollo del siglo

-

Si en el planeta de la cultura hay un ámbito resistente a las turbulencias, ese es el del libro. Desde el instante en que toda la economía se hundiese en dos mil ocho por la crisis, el ámbito editorial viene sosteniendo una restauración sostenida que ni el Covid ha conseguido frenar. A la inversa, «una de las consecuencias positivas de la pandemia es que parte de la ciudadanía se ha rencontrado con la lectura». Lo afirma Daniel Fernández , presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), que este martes presentó el Informe de Comercio Interior del Libro del año dos mil veintiuno , unos resultados que calificó de «francamente buenos, por no decir extraordinarios». Código Desktop Imagen para móvil, amp y app Código móvil Código AMP dos mil novecientos ochenta Código APP La razón de este optimismo es que la facturación del ámbito editorial en el ejercicio pasado medró un cinco con seis por ciento con respecto al dos mil veinte, una vez que en los últimos tiempos el aumento rondara el uno con cinco o el dos por ciento. Esto supone un montante total de dos.576 millones de euros de facturación, una cantidad que sin embargo prosigue lejos de los más de tres mil millones registrados en dos mil ocho, cuando llegaron las vacas flacas, o los dos.773 millones de dos mil once. La facturación es buenísima, mas no es la más alta, resumieron los autores del estudio, que de todas formas recalcaron que en dos mil veintiuno se ha afianzado el «renacer de la lectura». dos.576 millones de euros Es la facturación del ámbito editorial en el año dos mil veintiuno Entre los motivos para la alegría resalta uno: que las ventas del libro infantil y juvenil medraron un diecisiete,8 por ciento. De todos y cada uno de los subsectores, este es el que mejor se ha comportado en términos interanuales, y eso que en dos mil veinte ya ensayó otra mejora notable. La ficción para adultos medró un ocho con dos por ciento, y en esta categoría es la novela moderna la que más penetración tiene entre los lectores, muy por delante de géneros como el policiaco o el romántico. La no ficción, responsable del veintinueve con nueve por ciento de la facturación total, acrecentó asimismo sus ventas en un siete con siete por ciento. Libros de divulgación general, prácticos o relacionados con temas como las ciencias sociales, la economía, el derecho o textos universitarios son los que conforman esta categoría. La nota negativa la ponen los libros de texto, que padecieron un descenso del tres con ocho por ciento, algo que está relacionado directamente con que dos mil veintiuno fue un año de transición cara una nueva ley educativa, motivo por el que muchas comunidades autónomas con modelos de ayudas a las familias por sistema de préstamo no renovaron los libros pertinentes, por haber cumplido los periodos de vigencia, apunta el informe. Los libros de texto son la enorme incógnita para el curso actual; en el mes de septiembre se espera que la nueva ley se comience a aplicar, mas hasta el pasado viernes solo se habían publicado diecisiete decretos de los noventa y dos que deberían aprobarse. «Esperamos que el los pies en el suelo se imponga», afirmó Antonio María Ávila , director de la FGEE. Las ventas del libro infantil y juvenil medraron un diecisiete,8 por ciento Los dos.576 millones de euros facturados en suma suponen la mejor cifra desde dos mil once y se corresponden con un aumento del seis con cuatro por ciento en los títulos editados, y todo en un contexto de encarecimiento de la cadena de suministro. La mejora del campo editorial, en consecuencia, está más relacionada con el incremento del número de títulos vendidos que con la subida de precios; en verdad, estos se han mantenido estables en trece con noventa y siete euros el ejemplar en papel y diez euros en digital. El informe habla de un total de ciento setenta y cuatro millones de ejemplares físicos vendidos, con tiradas medias de tres mil quinientos noventa ejemplares por cada título, a los que hay que sumar trece con cinco millones de descargas en soporte digital. tres mil quinientos noventa ejemplares Es la tirada media de los libros editados en papel; el coste de venta medio ronda los catorce euros «Tanto el aumento de las ventas como de los índices de lectura son noticias positivas tanto para el conjunto del ámbito editorial y asimismo para nuestro progreso cultural –dijo Daniel Fernández–. Debemos continuar trabajando para recobrar las cantidades del mercado exterior que aún prosiguen perjudicadas por todo lo ocurrido en estos dos años». Esta es exactamente la parte mala: las exportaciones del campo del libro menguaron un cero con siete por ciento, consecuencia de las limitaciones para la circulación de personas y recursos impuestas por la pandemia. Iberoamérica, con México a la cabeza, prosigue siendo el primordial destino de las exportaciones españolas. Las importaciones asimismo han caído, en concreto a los ciento seis millones de euros, cuando hasta el año pasado se venía superando la barrera de los doscientos millones. El saldo neto de la balanza comercial, sin embargo, se sostiene en positivo y ha mejorado en treinta y dos millones. «El libro ha cumplido –señaló Ávila–. El campo hace una aportación positiva a la balanza comercial de España». En ese sentido, Fernández destacó que el campo editorial ayuda a compensar las cuentas del país: «Somos impositores netos a las arcas del Estado. Pagamos más impuestos que las ayudas que podamos percibir. Somos un campo industrial, si bien cuesta que nos lo reconozcan. Suponemos prácticamente el 1 por ciento del Producto Interior Bruto».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados