Sociedad El Bernabéu se queda sin pipas

El Bernabéu se queda sin pipas

-

Era día de partido en el Bernabéu, mas nada se parecía a lo que se vivía ya antes de la pandemia. Eran los aledaños del coliSeo blanco una amalgama de grúas, vallas y camiones que iban y venían sin reposo. No se para jamás en las obras, ni tan siquiera cuando quedan apenas unos minutos a fin de que el balón ruede nuevamente en el césped recién plantado del estadio madridista. Era prácticamente lo único que lucía íntegro y también limpio. Que olía a nuevo y a normalidad. Todo lo demás era una aventura para el asociado.

La primera cosa que llamaba la atención, alén de la definitiva patentiza de las obras, era la ausencia de puestos de venta itinerante. La carencia de espacio en los alrededores ha dejado sin pipas al Bernabéu. Imposible adquirir tampoco una bufanda o bien una camiseta fuera de la tienda oficial. Negocios que no volverán por el momento y que dejaron sin una parte de su esencia el regreso del futbol a Chamartín.

El entorno, festivo mas melancólico, no llenaba esta vez las calles, de forma extraña vacías a solo unas horas del comienzo del partido. La de Marceliano Santa María, epicentro de los cantos y el jolgorio, estaba de manera extraña sosegada, extraña a ese regreso tan aguardado. Muchos apasionados deambulaban huérfanos, puesto que los bares donde acostumbraban a juntarse con sus amigos han desaparecido por culpa de la pandemia o bien han sido reemplazados por cadenas de comida veloz. Suyos son ahora los grandes locales, lo que ha reducido la oferta tradicional. En el Cobijo, uno de esos lugares de siempre y en todo momento, se alegran por la vuelta del futbol, mas ven lejana la vuelta a la normalidad. «Han venido unos pocos, mas esto va a tardar en ser lo que era», explican a ABC. Otros, no han tenido tanta suerte. Han cerrado muchos de esos bares próximos, golpeados por las obras y asimismo por el coronavirus que dejó vacías las oficinas de Azca. Sin aquellos clientes del servicio, son ahora los obreros los que dejan subsistir a muchos restaurants.

En uno de ellos, se juntaron el día de ayer 5 amigos en su primera asamblea tras 560 distanciados del estadio. David, Borja, Encarna, Juanjo y Miguelo son parte de un conjunto apasionado por el la capital de España que ha tenido en el móvil el substituto a estas tertulias prepartido. No es exactamente lo mismo, mas de esta manera han mitigado el dolor por no poder reunirse. En sus conversaciones había mucho de la emoción del primer día. Sentimiento de alegría que no va a ser completo hasta el momento en que todos y cada uno de los miembros puedan estar presentes en el estadio.

La reventa no descansa ni en pandemia
Tocaba entrar pronto. De esta forma lo afirmaba cuando menos en la entrada, donde se aconsejaba acceder a una hora específica para eludir aglomeraciones. Camino a la puerta, cosas que no cambian. Individuos que revenden ilusión. «Tickets, entradas para hoy». Ni tan siquiera las limitaciones evitan una sangría que prosigue viva con o bien sin pandemia. Negocio ilegal que hacía el día de ayer su agosto particular, puesto que la complicad para sacar un billete y la creciente llegada de turistas asistió a la reventa.

Acceder al estadio resultaba fácil, puesto que el la villa de Madrid se afanó en que hubiese un voluntario cada pocos metros. Eso sí, los controles fueron laxos, ni cacheo ni revisión nominal de las entradas. Era un día de buena voluntad. Dentro, la primera mirada que generalmente apunta al césped era el día de ayer para el techo inexistente. Dedo al cielo. Allá donde en unos meses lucirá la cubierta más conocida de la capital española. La nueva piel del Bernabéu.

Los jugadores blancos, comentando las obras en el calentamientoPor ahora solo hay un esqueleto y mucho polvo. Por la tibia megafonía suena el ‘Pepas’ de Farruko y la gente se viene arriba. Se funden los bailes con los abrazos de rencuentro mientras que se marchan llenando las gradas. Un decir, puesto que apenas hubo una cuarta parte de entrada. veinte agraciados que tenían ganas de celebración. No estaban entre ellos más que unos pocos de la grada de animación, trasladada esta vez de sitio puesto que apenas había asientos libres en el anillo más próximo al césped.

Pocos baños y muchas ganas
La ausencia de pipas impulsó la alegría. Aplausos en la salida de los porteros, en la llegada de los jugadores y en el anuncio de la victoria del equipo de baloncesto en la final de la Supercopa. Prácticamente cualquier motivo era bueno para sacar a resplandecer las ganas. En ciertos asientos podían verse ramos de flores por los fallecidos a lo largo de la pandemia. Homenaje que el club hizo extensivo con un minuto de silencio ya antes de iniciar el encuentro.

Ya antes, el éxtasis de la noche, en el recuerdo a Lorenzo Sanz. Un acto en el que participaron su familia y múltiples de las leyendas que hicieron grande la historia del club bajo su orden. Honores para uno de los grandes presidentes de la temporada moderna del equipo. Hubo lágrimas ahora, no solo por el recuerdo del líder, sino más bien pues su ausencia es asimismo la de cientos y cientos de asociados y abonados.

Homaneje a Lorenzo SanzSin nada que llevarse a la boca -estaba prohibido comer y tomar nada que no fuese agua-, dejó sin instante bocadillo a los apasionados. Es el peaje de la pandemia. El de las obras fue el que forzó a hacer cola para poder acceder al baño en el reposo. La mayor parte de los mingitorios han sido desmontados ya y eso dejaba sin muchas opciones al seguidor blanco. Una de las incomodidades de la noche en el Bernabéu, solventada esta vez con buena cara. Los tantos atenuaron cualquier inconveniente en una noche mágica que entregó a Vinicius a la grada como un premio. Se le fue la pinza al brasileiro, abrazado a los seguidores olvidando cualquier recomendación o bien regla. El pináculo de un encuentro que es historia del madridismo. Un regreso al Bernabéu alegre y melancólico, en el que las pipas deberán aguardar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

La dieta Mediterránea mejora las funciones cognitivas y la memoria en ciertas personas

La dieta Mediterránea no solo tiene efectos ventajosos en...

Ilja Leonard Pfeijffer: «La añoranza está en el centro de la identidad europea»

Ilja Leonard Pfeijffer es holandés, mas radica desde hace...

WhatsApp: el nuevo truco de la 'app' para chatear con las tiendas más próximas

WhatsApp ha incorporado un directorio de negocios locales como...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados