Economía El dinero digital del BCE va a tener poco...

El dinero digital del BCE va a tener poco que ver con el bitcoin

-

Hay quien tiende a identificar el bitcoin, y otros criptoactivos, con el dinero digital que terminarán emitiendo en unos años el BCE y sus colegas de otros países. Mas hablamos de instrumentos bastante diferentes.

El CBDC (dinero digital de banco central, por sus iniciales en inglés) es una nueva versión del dinero actual, en pos de una mayor eficacia en los sistemas de pago. Y acá reside la primera una gran diferencia con el bitcoin y, normalmente, con los criptoactivos actuales, que no son dinero. Cuando menos por el momento. Pues no cumplen ninguna de las funciones básicas del mismo. Ni ser un medio de pago, al no resultar en general admitidos, alén de intentos exóticos como en El Salvador, que vamos a ver como termina. Ni servir como depósito de valor, por el hecho de que la variación de su costo es brutal y el peligro inconmensurable. Y, precisamente por eso, no vale tampoco como unidad de cuenta. Son activos financieros intangibles que no devengan ningún flujo monetario a ingresar, en contraste a la renta fija o bien la variable.

Otra diferencia básica entre los dos es el carácter oficial del CBDC en frente de la independencia y descentralización que presentan el bitcoin y afines. Quizá sea este el factor que más está empujando la urgencia de los criptoactivos tras una década de política monetaria muy expansiva en la que los bancos transmisores han anegado de dinero los mercados. Provocando miedo a su desvalorización, si bien en los países financieramente desarrollados la inflación no ha despuntado hasta hace poco. Lo que no ocurriría, de entrada, con los criptoactivos independientes. En el bitcoin, por servirnos de un ejemplo, la oferta está limitada. Sus defensores estiman que les resguardaría de las frecuentes maniobras de los Estados para aguar sus deudas. Lo que resulta singularmente temible en países de gran inflación como, por servirnos de un ejemplo, ciertos sudamericanos.

«A diferencia de los criptoactivos, el dinero digital del banco central va a ser transparente y su empleo podría ser conocido sin dificultades»

Claro que todo tiene su contraparte y acá hallamos una nueva diferencia. Las monedas oficiales son dinero seguro, con el respaldo del banco central, y de esta manera va a ocurrir con el CBDC. Aun los activos financieros en ellas llamados acostumbran a estar cubiertos por mecanismos de protección como los seguros de depósitos. Mientras que los criptoactivos, por una parte, no tienen valor intrínseco, al carecer de flujos, y su valor depende únicamente de la oferta y demanda. Y, por otro, su desamparo es grande ante cualquier pérdida de valor o bien ante irregularidades en un planeta digital frágil a la piratería…

Otra una gran diferencia es que el CBDC va a ser transparente y su empleo podría ser conocido sin contrariedades. En esto, desde entonces, se distingue aun del dinero actual por el hecho de que, si bien los depósitos bancarios dejan indicio, la utilización de billetes en efectivo no lo hace. Exactamente de ahí que hay quien acusa a los bancos centrales de estar fomentando un mayor control de la población (ya se sabe que las teorías conspiratorias abundan recientemente…) y buscar la desaparición del efectivo. Es cierto que –teóricamente– semeja que sería posible que todos y cada uno de los ciudadanos acabasen teniendo una cuenta en el banco central. Mas, si fuera de esta manera, sería limitando los saldos a un monto pequeño, para no distorsionar el ámbito bancario y conservar la estabilidad financiera (asimismo el CBDC se podría instrumentar por medio de los propios bancos privados). Puesto que bien, en frente de esa trasparencia, los criptoactivos son opacos e inclusive esta semeja una característica muy buscada por un lado de los intervinientes en su tráfico. En verdad, hay organismos oficiales que les acusan de valer para lavar dinero y encubrir actividades ilegales.

Para finalizar, lo que no podemos olvidar es que los bancos centrales –y los gobiernos– tienen en su mano la regulación. Tienen la sartén por el mango y, si se proponen lanzar dinero digital, es pues desean proseguir teniéndola. Desde entonces, es poco imaginable que se la dejen quitar y creo que solo aceptarán los criptoactivos privados, sin tomar medidas, mientras que no conminen su monopolio. Mas, si su capitalización creciese mucho, es probable un despliegue de reglas que los intentara frenar.

Carmelo Tajadura es economista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Nintendo Switch vs modelo OLED, ¿vale la pena mudar de consola?

Una pantalla más grande y mejor, conexión ethernet y...

La entrevista que ABC le arrancó a Chaplin en un tren

La Segunda Guerra Mundial puso a Charlie Chaplin en...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados