Cultura El primer Dickens en español llegó a Cádiz en...

El primer Dickens en español llegó a Cádiz en mil ochocientos cuarenta y cuatro

-

El pódium lo ocupaba hasta no hace mucho ‘La campana de difuntos’, traducción de ‘The Chimes’ que se publicó a España en mil ochocientos cuarenta y siete, mas la cosa tenía trampa, puesto que el relato con el que Hables Dickens
prosiguió tirando del hilo de ‘Cuento de Navidad’ llegó a España dando un rodeo por medio de la traducción francesa. Del inglés al francés y de ahí al castellano. Con lo que era la primera, sí, mas no la primera traducción directa del inglés, honor que corresponde desde este momento a un fragmento del capítulo XI de la incontenible y carcajeable ‘Los papeles póstumos del Club Pickwick’. 

De este modo lo ha documentando en la gaceta ‘Dickens Quarterly’ el maestro y también estudioso de la Universidad de Barna John Stone, quien, además de esto, mantiene que el primer Dickens en español llegó a España en mil ochocientos cuarenta y cuatro como una parte de ‘El pasatiempo: compilación de novelas originales y traducidas del alemán, inglés, italiano y francés’, volumen publicado que Cádiz en mil ochocientos cuarenta y cuatro que reunía textos de
Agnes Strickland, Friedrich von Schiller, John Galt, Alfred de Vigny, Abraham Elder y, claro, Converses Dickens. Narraciones cuyas traducciones no aparecen acreditadas y que, lo menos en el caso de Dickens, Stone advierte la mano de

Guillermo Macpherson,
el enorme traductor de Shakespeare en España a lo largo del siglo XIX. Stone, maestro de Lenguas y Literaturas Modernas y de Estudios Ingleses de la Capacitad de Lingüística y Comunicación, encontró el volumen de ‘El pasatiempo’ en la Biblioteca de Cataluña.

 «L
a traducción ha de ser directa, en tanto que el texto fuente se ha omitido en las versiones en francés, el idioma intercesor más probable», defiende Stone, para quien la llegada por mar de libros provenientes de editoriales británicas a urbes ribereñas como Cádiz es una de las razones para esta primeriza traducción directa del inglés. Y es que, conforme Stone, los libros en inglés llegados a la capital española en exactamente la misma temporada eran, en su mayor parte, libros impresos en Francia fuera de copyright o ediciones inglesas importadas en Francia y reenviadas más tarde en España. En este sentido, agrega, a lo largo de la primera mitad del siglo XIX los españoles se familiarizaron con la literatura inglesa merced a la interacción de inmigrantes de habla inglesa con los liberales devueltos de su exilio londinense.

Concretamente, el descubrimiento corresponde a la traducción de ‘A madman’s manuscript’, surrealista injerto del capítulo XI de ‘Los papeles póstumos del Club Pickwick’ que Samuel Pickwick lee a lo largo de una noche de insomnio en la pequeña aldea de Cobham.«¡Sí! ¡Un orate! ¡De qué manera me habría herido el corazón esta palabra hace unos años!», que puede leerse de pluma y letra de Dickens en esta novela que se publicó por por partes mensuales entre mil ochocientos treinta y seis y mil ochocientos treinta y siete y apareció en un solo volumen en mil ochocientos treinta y siete.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

¿Es conveniente dejar de emplear mascarillas al aire libre?

Al principio de la pandemia de Covid-diecinueve, con el...

quinientos ochenta millones de francoparlantes

Toda vez que tiene ocasión, el presidente Emmanuel Macron...

Los podcasts van a llegar a Fb la próxima semana

La función de publicar y oír podcasts de audio...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados