El secreto de las mujeres para defenderse mejor del Covid-diecinueveSalud 

El secreto de las mujeres para defenderse mejor del Covid-diecinueve

No es nuevo. En el mes de abril, las estadísticas del Covid-diecinueve ya comenzaron a indicar un fenómeno curioso: el coronavirus es más grave y mortal en los hombres que en las mujeres, pese a que se inficionan por igual. Entonces, se atribuyó esta desventaja a las enfermedades crónicas (tabaquismo, hipertensión, enfermedades cardio y cerebrovasculares, Epoc y diabetes) con las que conviven muchos de los varones, relacionadas con un modo de vida que a lo largo de décadas ha sido menos saludable que el de las mujeres. Y es verdad que convivir con estas nosologías se ha relacionado con un peor pronóstico de Covid-diecinueve, en especial en el momento en que una misma persona padece múltiples al tiempo, algo que es más usual cuanto mayor es el paciente.

En verdad, los resultados preliminares del Registro clínico SEMI-COVID-diecinueve, el mayor de España y de los más extensos del planeta, con datos de quince pacientes, y la participación de más de seiscientos internistas de ciento cincuenta centros de salud españoles, señalan que el perfil del paciente que ingresa por Covid-1
nueve es el de una persona mayor, predominantemente varón y con comorbilidades esenciales, en muchas ocasiones hipertensos, obesos y dislipémicos (colesterol, triglicéridos o bien los dos). Asimismo es frecuente la comorbilidad cardiovascular ─insuficiencia cardiaca, fibrilación auricular y cardiopatía isquémica─. Prácticamente una tercera parte precisaron oxígeno ya desde su llegada a Emergencias y prácticamente todos ingresaron con neumonías ─más del ochenta por ciento ─, muchas de ellas graves.

Mas al razonamiento del modo de vida, se han ido sumando otros que explicarían con más precisión el motivo de esta diferencia entre hombres y mujeres. «Una de la hipótesis de forma fuerte es que el virus se queja a un receptor de la superficie de las células, el ACE2, que los hombres expresan más que las mujeres. Esto es, a mismo número de virus, tienen más lugar para colocarse», explica a ABC el doctor José Manuel Ramos Rincón, organizador del Conjunto de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad De España de Medicina Interna (SEMI). Exactamente, una investigación en cuatro mil pacientes publicado en mayo en «European Heart Journal» confirmaba que los hombres tienen niveles más elevados en sangre de la enzima convertidora de angiotensina 2(ACE2), que ayuda a Covid-diecinueve a inficionar células sanas.

En el último mes, otras 2 investigaciones esenciales han apuntado a lo que semeja ser otro talón de aquiles de los hombres frente al Covid-19: sus defensas. En la primera de ellas, publicada a fines de agosto en «Nature», estudiosos de Yale, al equiparar pacientes masculinos y femeninos, hallaron diferencias clave en la contestación inmune a lo largo de las primeras fases de la infección, como niveles más altos para los hombres de múltiples géneros de proteínas inflamatorias llamadas citocinas, que se despliegan como una parte del primer contraataque general a los patógenos invasores. No obstante, en casos graves de Covid-diecinueve, un exceso de citocinas, la famosa como «tormenta de citocinas», hace que se acumule líquido en los pulmones, privando al cuerpo de oxígeno, lo que puede provocar shock, daño tisular y fallo multiorgánico. Las concentraciones más tempranas de citocinas en los hombres hacen que estos resultados sean más probables.

Al contrario, las mujeres tenían una activación más robusta que los hombres de las células T, glóbulos blancos del sistema inmunológico adaptativo que pueden reconocer virus invasores individuales y quitarlos. Las observaciones de los pacientes a lo largo del tiempo descubrieron que las contestaciones deficientes de las células T en los hombres llevaron a un agravamiento de la enfermedad. Cuando las pacientes tenían niveles de citocinas innatas muy elevados, asimismo empeoraban. Además de esto, se observó que los hombres mayores, mas no las mujeres de exactamente la misma edad, tenían contestaciones de células T significativamente peores que los pacientes más jóvenes.

«Lo que cada vez comienza a ser más claro es que la contestación inmunitaria es absolutamente diferente en hombres y mujeres. Ya sabíamos por poner un ejemplo que las mujeres montan contestaciones inmunitarias más potentes en el caso de las vacunas y que hay bastantes enfermedades infecciosas a las que los hombres son más propensos», asegura a ABC el doctor Ignacio J. Molina, Catedrático de Inmunología en el Centro de Investigación Biomédica de la Universidad de Granada. Esta diferencia no nos debe asombrar, conforme el especialista, puesto que existe «una conexión entre las hormonas sexuales y el sistema inmunitario». Esa repercusión es la que hace, por poner un ejemplo, que asimismo las enfermedades autoinmunes (cuando el sistema inmunitario ataca las células sanas de su cuerpo por fallo) sean más usuales en el sexo femenino.

Cromosoma X
La segunda investigación, que termina de publicarse en «Science» y cuenta con participación de España, prueba que el diez con dos por ciento de las personas que pasa el Covid-diecinueve con sintomatología grave tiene anticuerpos que bloquean una molécula propia del sistema inmunitario: el interferón tipo 1 (IFN), lo que impide una adecuada defensa frente al virus. Y quienes tienen mayores posibilidades de padecer esta perturbación, conforme con los resultados del estudio, son . De los ciento uno pacientes con estos anticuerpos contra los interferones de tipo I, un total de noventa y cinco eran hombres. Los autores de esta investigación trabajan con la hipótesis de que esta diferencia de sexo deba ver con la presencia de algún factor genético, que podría estar localizado en el cromosoma X, que de alguna manera favorezca la aparición de este fenómeno autoinmune singularmente en hombres.

El doctor Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad De España de Inmunología (SEI) asegura que el sistema inmunitario para su adecuado funcionamiento se encuentra regulado por distintos factores, entre ellos factores hormonales, como por poner un ejemplo los estrógenos, y asimismo genéticos. Las mujeres tienen 2 cromosomas X (XX), en contraste a los hombres, que tienen uno (XY). «Es en el cromosoma X donde se codifican muchos genes reguladores de la contestación inmunitaria y posiblemente al portar 2 cromosomas X las mujeres tengan mayor peligro de enfermedades autoinmunes. En el caso de la Covid-diecinueve, ciertos de esos genes del cromosoma X podrían ser causantes de menor carga viral, menor nivel inflamación o bien aun de una mayor producción de anticuerpos neutralizantes. De esta manera la expresión de un gen, TLR7, es mayor en las mujeres que en los hombres y aumentaría la contestación inmunitaria innata, que se genera al primer contacto con un virus y favorecería una resistencia a la infección», explica a ABC el doctor López Hoyos.

Si esta diferencia entre sexos se confirmase en otros estudios, se podrían optimar los tratamientos de Covid-diecinueve con una orientación terapéutica más adaptada.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment