EducaciónEl señor Königsberg y la ley del más enclenque...

El señor Königsberg y la ley del más enclenque y obseso

-

El señor Königsberg se levanta siempre y en todo momento a las 5 y media de la mañana, mastica 24 veces cada mordisco del desayuno, se pone la camisa abrochándose un botón con la derecha y otro con la izquierda, fija sus calcetines con ligas y se limpia las lentes aprovechado los semáforos en colorado. Abrigo, sombrero y a trabajar. Día a día igual, uno tras otro. Ya puede venir un apocalipsis o bien una invasión extraterrestre que ahí va a estar el señor Königsberg, con su carro de manías y sus férreas rutinas, convirtiendo lo excepcional en un día cualquiera. Otro más.

«Es un personaje estático que se niega al cambio, un tipo neurasténico y obsesivo que no cambia su rutina pase lo que pase», explica Juan Jacinto Muñoz Rengel (Málaga, mil novecientos setenta y cuatro) para presentar al protagonista de ‘La capacidad de querer del señor Königsberg’, un festín de géneros y cataclismos literarios del que surge, hermético y también inmutable, Paul Königsberg, oficinista de vida gris y habilidades sociales tirando a inexistentes que, no obstante, se transformará en pieza clave para el futuro de la humanidad.

Un vuelta de tuerca al darwinismo social con la que el creador de ‘El asesino hipocondríaco’ disfraza el caos que nos circunda de descabellada distopía y pone a los mandos al más inesperado superviviente. «Al final debe haber de todo -medita el creador-. Y de algo debe servir el cobarde. Mi reto era lograr que sus manías, todo lo que lo transforma en alguien rechazado y marginal, en alguien enclenque, sean lo que lo salva».

Dicho y hecho, cuando los extraterrestres deciden invadir la urbe de la ciudad de Nueva York y sus ciudadanos, valientes o bien cobardes, comienzan a caer como moscas, el señor Königsberg prosigue a lo propio.

Abrigo, sombrero y a trabajar. Día a día igual y, ahí está la clave, día tras día por un puente diferente. «No entra en pavor, prosigue con su vida y eso hace que sea el ejemplar que se salve», resalta Muñoz Rengel. En la batidora de la que sale tan inmutable ejemplar el creador de ‘Una historia de la mentira’ lanza una pizca Baterbly, una paradoja matemática (sí, la de Königsberg) y una absoluta falta de prejuicios en el momento de enmarañar y entremezclar géneros. Tampoco es coincidencia que el protagonista tome su nombre de la localidad natal de Kant, otro ‘freak’ de tomo y espinazo cuyas idas y venidas servían a sus vecinos para poner los relojes en hora.

De este modo, de despropósito en despropósito hasta la victoria final, Muñoz Rengel medita en la novela sobre la soledad, el acoso escolar, las disfunciones familiares (ojo con la madre) y el culto al trabajo mientras que se entretiene rompiendo fronteras y barriendo etiquetas. «No es solo derretir géneros; es que la propia novela fue mutando», apunta. Un contraste más que evidente con la imperturbabilidad del señor Königsberg que se traduce en un distopía que va de lo pulp a lo apocalíptico y de lo humorístico a lo fabuloso sin apenas despeinarse.

Desbordando el género
Una fórmula para ciertos audaz que para Muñoz Rengel no es más que el signo de los tiempos ahora que lo fabuloso ha desbordado sus márgenes. «Con lo fabuloso se ha ganado mucho terreno en los diez últimos años en España y eso explica que editoriales más literarias se hayan audaz a publicar ese género de género», explica.

Un alivio tras décadas de literatura de forma deliberada ceñuda y en la que cualquier excursión alén del realismo era vista como poco más que una herejía. «En España hemos pasado una ráfaga malísima, tras la Guerra Civil y la posguerra, de no atrevernos a redactar nada que no fuese serio. Si te dedicabas a lo fabuloso eran tontadas. No obstante, en América Latina hacían todo género de cosas: realismo mágico, fabuloso rutinario, Borges… Esa tradición nos ha salvado, pues nos ha probado que se puede hacer literatura desacomplejada y sin ningún género de lastre y ser alta literatura», explica un autor que prepara una nueva incursión al género, esta vez con una novela de terror sicológico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Explican por qué el cáncer de pulmón no responde bien a la inmunoterapia

La inmunoterapia -tratamiento farmacológico que estimula al sistema inmunitario...

Xavi: «Estamos en un buen instante mas hay que darle continuidad»

El F.C. Barcelona empieza este domingo la segunda vuelta...

Manuel Vilas: «El placer rige el planeta, y más en el capitalismo»

Manuel Vilas (Barbastro, mil novecientos sesenta y dos) tuvo...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados