«El silencio del pantano»: Lo que oculta el subsuelo valencianoCultura 

«El silencio del pantano»: Lo que oculta el subsuelo valenciano

Pedro Alonso se quita la máscara de Dalí (y Berlín) para protagonizar «El silencio del pantano», una película inspirada en la novela homónima de Juanjo Braulio. Ambientada en Valencia, la ópera prima de Marc Vigil se traslada a un instante en el que se recogen los platos rotos de esa gran celebración de la corrupción. En la historia aparecen unos personajes de incierta ética que podrían ser de cualquier otra urbe de España, «o del mundo». «Es un retrato del poder actual, del que se ejercita desde muchos sitios», explica el director, que ha trabajado en grandes series patrias como «Malaka» o bien «Vivir sin permiso» ya antes de dar el salto a la enorme pantalla.

Como cualquier thriller que se preste, cuenta con un narrador dominante, «Q», un cronista reconvertido en escritor de novela negra. En 2 de sus libros publicados, ambientados en su Valencia natal, relata sanguinolentos asesinatos usando como telón de fondo la corrupción política y del ánima humana. Envuelto en la escritura de su tercer libro, propondrá a aquel que se acerque a la sala el interrogante de cuánta ficción hay en esos relatos. «Es el personaje más dañado en el que he trabajo, y mira que he hecho personajes desequilibrados o bien éticamente insostenibles. Mas «Q» es muy disociado, es un orificio negro de energía. Todo cuanto le echaba se lo comía», narra Pedro Alonso a este periódico.

La trama arranca con la desaparición de un exconseller de la Generalitat, un corrupto encargado de lavar el dinero del tráfico de drogas de la urbe. Mas la existencia de «Q» y su deSeo de justicia provocado por el odio que siente cara los que le rodean toman relevancia conforme avanza el metraje. «Parte de la película es que te quedas dándole vueltas a lo que has visto, que completes la historia. Es un filme que juega mucho con la manera del relato», confiesa el directivo, Marc Vigil.

Adiós a los héroes
La película «El silencio del pantano» vuelve a poner a un antihéroe al frente de la historia. «El cambio más esencial en la ficción de los últimos diez años es que los héroes ya son los antihéroes, por el hecho de que vivimos en un planeta sin referencias, donde lo que es bueno y malo ha saltado por los aires y seguramente es un retrato del instante en el que estamos», agrega el actor, que termina de retornar del Amazonas, donde ha terminado de redactar el que va a ser su primer libro, una parábola del destino que le hace, si cabe, guardar un vínculo más fuerte con su personaje en este filme.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment