Educación El último misterio de Patricia Highsmith

El último misterio de Patricia Highsmith

-

Patricia Highsmith apuntó en ‘Suspense’ (Círculo de Tiza),   una suerte de manual para redactar novelas de misterio, que la fortuna no es algo «que se pueda seducir o con lo que se pueda contar» cuando uno se dedica al oficio de darle a la tecla. «Los primeros 6 años de mi carrera no fueron exactamente agraciados –dijo–. Tal vez, para un escritor, la fortuna consista en que se le haga una buena publicidad en el instante más indicado». Y no es que a Highsmith le fuera exactamente mal: al año de publicar su primera novela, ‘Extraños en un tren’, Hitchcock ya la había transformado en película, y la saga Ripley, un tradicional del género policiaco, asimismo ha inspirado múltiples grabes. Highsmith vendió decenas y decenas de miles y miles de libros, mas si su nombre vuelve a tener publicidad estos días, veintisiete años tras su muerte, no tiene tanto que ver con su legado literario, sino más bien con su personalidad. «La imagen de Highsmith está marcada en buena medida por los últimos años de su vida en Suiza y por la reputación que arrastraba de escritora de novelas delincuentes sombría y misántropa», afirma Eva Vitija , autora del reportaje ‘Amando a Highsmith’ , incluido en el programa del Atlàntida Largometraje Fest y libre en Filmin hasta el veinticuatro de agosto. Era antisemita y desdeñaba a los negros y a las mujeres. Acostumbraba a decir que el noventa y ocho por ciento de la población mundial era imbécil. «Cuando empecé a estudiar sus diarios y me reuní con sus viejos amigos –continúa la cineasta–, me conmovió y sorprendió descubrir a una persona totalmente diferente: una escritora joven y preciosa con una veta exageradamente romántica y un estilo poético que llevó una vida cariñosa impresionantemente activa en la salvaje N. York de los años de la posguerra. Tenía una personalidad enternecedora e imborrable, y se enamoró de nuevas mujeres una y otra vez». De arriba abajo, Patricia Highsmith retratada en diferentes instantes de su vida Fotografías cortesía de los ficheros de la familia y del Swiss Social Archives Que la falsa identidad fuera uno de los temas fetiches de la autora texana no es casualidad. Coincidiendo con la edición de sus diarios –Anagrama publicará en castellano el treinta y uno de agosto un volumen de más de mil doscientos páginas, una de las grandes novedades de la temporada–, Vitija plantea en su reportaje comprobar la figura de la escritora desde su sexualidad. No en balde, a lo largo de años Highsmith vivió atormentada por su lesbianismo. En su adolescencia procuró relacionarse con hombres; aun hizo terapia para «enderezarse», como le demandó su madre, mas halló en esto tanto placer como «caerse en un cubo de ostras». Eran esos primeros años de su carrera «no exactamente afortunados». Escribía guiones para unos cómics de broma y, para abonar a su psicoanalista, trabajaba como tendera en un centro comercial. Allá vivió una iluminación: se enamoró completamente de una mujer que un poco antes de Navidad se había acercado a adquirir una muñeca para una de sus hijas. Esta aparición fue lo que inspiró su segunda novela, ‘Carol’ , que en mil novecientos cincuenta y dos salió publicada con el título ‘El coste de la sal’ y firmada con el seudónimo de Claire Morgan . Las protagonistas eran dos mujeres lesbianas que debieron superar todo género de contrariedades para estar juntas. Fue la primera novela gay con un final feliz. «’Carol’ dio la esperanza de que el amor entre mujeres era posible», resalta Vitija, autora del reportaje. En su adolescencia, procuró relacionarse con hombres; aun hizo terapia para «enderezarse», como le demandó su madre, mas halló en esto tanto placer como «caerse en un cubo de ostras» En EE.UU., donde el éxito siempre y en todo momento sorteó a Highsmith, el libro vendió un millón de ejemplares, mas la escritora solo se resolvió a reeditarlo con su firma 6 años ya antes de fallecer. Ni tan siquiera el reconocimiento la empujó a lidiar en público con su homosexualidad. Si en sus novelas hay tramas que navegan entre la culpa, la insensatez y las dobles identidades, es pues la autora de ‘El talento de Mr. Ripley’ lo vivió todo en primera persona. ‘Amando a Highsmith’, que incluye entrevistas a 3 de sus amantes, trata de descifrar el último misterio de la profesora del suspense, el de una autora que de puertas para afuera se mostraba insociable y desapacible, mas que en cambio era mujeriega y en su círculo íntimo era capaz de exhibir una vitalidad adolescente. Siempre y en toda circunstancia en enfrentamiento con su madre, alcoholizada, pasó los últimos años de su vida rodeada de gatos. «Mi vida es una crónica de fallos increíbles», escribió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

EE.UU. aprueba un discutido medicamento para la ELA

La Administración de Comestibles y Fármacos (FDA) aprobó el...

«Quantum» se pone a un punto de «Sled» cara la final de la Royal Cup Scarlino

La cuarta y penúltima jornada de la Royal Cup...

Raúl Zurita: «Si la poesía se termina, el planeta desaparece a los 5 minutos»

Raúl Zurita sale del elevador algo encorvado. Pasea despacio,...

Probamos los nuevos AirPods Pro: ¿los mejores auriculares que puedes adquirir para tu iPhone?

Apple no inventa nada, mas democratiza tecnologías como ninguna...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados