Elías Cohen: «Israel está tomando el camino de la teocracia»Educación 

Elías Cohen: «Israel está tomando el camino de la teocracia»

¿Terminaremos teniendo una teocracia?, es el interrogante que se hace Theodor Herzl en «El Estado Judío» (mil ochocientos noventa y seis). Más de un siglo después, el escritor Elías Cohen recoge el interrogante del padre del sionismo para redactar su primera novela: «Sueños de nación», una historia que se desarrolla bajo los factores de la novela de género y que, como en toda distopía, deja en el lector el poso de la inseguridad. «En teoría lo que hago es enfrentar un temor, una ansiedad que radica en muchos israelíes, y en muchos judíos de todo el planeta, que es, si un día Israel terminará siendo una teocracia», explica.

Tras la negativa de ciertas editoriales, el creador se dejó recomendar por Marco Chicot, que había pasado por afín experiencia años antes: renuncia de las editoriales por el hecho de que se marcha a retrasar el proceso hasta el momento en que des con una que te quiera publicar y te quemarás en el camino. Esta es la nueva vía. Y con ese consejo, Cohen procuró financiación, se hizo su campaña de marketing y recién publicado en España, ya organiza un lanzamiento de su novela internacionalmente.

«Sueños de nación» llega en un instante político en el que Israel encadena sus terceras elecciones sucesivas. Cohen, que aparte de escritor, es letrado y coopera en medios, ha trabajado para el Ministerio de Exteriores de Israel. Por su experteer, es siendo consciente de que el país de la Estrella de David pasa momentáneamente frágil. «Creo que Israel está tomando el camino de la teocracia pues la población ultraortodoxa medra a un ritmo superior a la del resto de la población. Y por el hecho de que asimismo está medrando el número de ciudadanos que asimismo son religiosos, a lo mejor no adscritos a la corriente ultraortodoxa, mas sí a lo que lleva por nombre religiosos nacionalistas, en los que hay ámbitos bastante radicales», explica examinando la tendencia sociológica y política del país.

Incluso de esta manera, el escritor insiste en que «Sueños de nación» es una ficción y que lo que le depare al pueblo de Israel, , cuando menos, no lo sabe. «No tengo una bola de cristal. Lo que deseo es que el libro sea una historia entretenida y chula, alén de cualquier diatriba política o bien cualquier escritura terapéutica para purgar un miedo», asegura, con la certidumbre de que su novela es ficción y con la inseguridad, como otros judíos, de no saber cara dónde se dirige Israel.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment