Elisabeth Eidenbenz, la enfermera que salvó la vida de cientos y cientos de pequeños y embarazadas españolesCiencia 

Elisabeth Eidenbenz, la enfermera que salvó la vida de cientos y cientos de pequeños y embarazadas españoles

La Segunda Guerra Mundial está infestada de ensayos nazis, injusticias, asesinatos y todo género de historias que tiñen las páginas de negro. En esa temporada, por primera vez, los médicos no vacilaron en atravesar la línea del mal y descuartizar de manera flagrante su juramento hipocrático.

Mas, por suerte, asimismo hay personajes que enderezaron los renglones torcidos, como fue el caso de la historia de la maternidad de la urbe de Elna.

Asilados españoles en Francia
Entre finales de enero y mediados de febrero de mil novecientos treinta y nueve llegaron al sur de Francia quinientos mil de asilados españoles que escapaban de las tropas rebeladas españolas. Bajo aquella cúpula azulada procuraban el cobijo del gobierno francés.

No obstante, una gran parte de aquel ejército de las alpargatas terminó ingresando en el campo de concentración francés de Argelès-sur-Mer. Sabemos que, entre las alambradas y el piélago, estuvieron aprehendidos hasta ochenta mil españoles.

Entre los asilados había ancianos, adultos, niños… y embarazadas. Todos padecían la carencia de higiene, una pésima nutrición, un frío terrorífico y enfermedades propias del hacinamiento.

La disentería, la neumonía, la tuberculosis y la fiebre tifoidea camparon a sus anchas; infecciones a las que se agregaron la tiña y la sarna. Tampoco faltaron las úlceras cutáneas y de las vías respiratorias generadas por las tempestades de arena.

Mortalidad perinatal cercana al noventa y cinco por ciento
Cuando llegaba el instante del parto las gestantes eran forzadas a dar a luz entre la paja de los establos. Poquitos días después, sin aguardar la más mínima restauración, madre y también hijo retornaban al lado del resto de los asilados.

No era totalmente inusual que las parturientas enterraran a los recién nacidos en la arena para resguardarlos del viento de tramontana que sopla en esa zona del sureste francés o bien darles de tomar agua del mar ante la carencia de biberones.

Todos estos datos dejan explicar por qué razón la mortalidad infantil en Argelès-sur-Mer llegó a lograr al 95 por ciento .

La maternidad de Elna
Elna es una localidad francesa de apenas 7 mil habitantes que se halla situada en la zona de Languedoc-Rosellón, apenas a diez minutos en vehículo de Perpiñán. Entre mil novecientos treinta y nueve y mil novecientos cuarenta y cinco fue sede de una maternidad improvisada en donde nacieron prácticamente seiscientos pequeños cuyas madres eran asiladas españolas.

Este oasis de los pies en el suelo se montó en el castillo de d´En Bardou, un edificio construido en mil novecientos y que a fines de la década de los treinta continuaba descuidado.

La Cruz Roja Internacional se ocupó del suministro de comestibles (leche condensada, queso, conservas, harina, arroz, biberones y medicinas), en los huertos de la maternidad se cultivaron verduras y frutas, y el centro dispuso de 3 enfermeras en plantilla fija. A esto hay que incorporar una comadre y un doctor que asistían de forma ocasional. El resto del equipo lo formaban mujeres voluntarias.

Sabemos que la media de partos mensuales en la maternidad de Elna fue de una veintena y que contó con cincuenta camas distribuidas en habitaciones de 4 a 8 camas. Tal vez una de sus peculiaridades era los nombres de las habitaciones: Barna, Bilbao, la villa de Madrid, Sevilla, Zaragoza, Santander, Marruecos, Polonia, Suiza y París.

La autor de este milagro fue una profesora y enfermera suiza –Elisabeth Eidenbenz (mil novecientos trece-dos mil once)–. Su osadía y tenacidad salvaron la vida de más de mil personas.

Terminada la batalla, cuando los cronistas se aproximaban a entrevistarla y conocer los preliminares de la historia, con la humildad propia de los grandes humanos, se limitaba a responder: «Yo solamente cumplía con mi deber».

M. Jara

Pedro Gargantilla es médico internista del Centro de salud de El Escorial (la villa de Madrid) y autor de múltiples libros de divulgación.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment