En busca del mejor ‘traje a medida’ contra la obesidadSalud 

En busca del mejor ‘traje a medida’ contra la obesidad

Para muchos las vacaciones veraniegas son el instante para hacer ese viaje soñado que no podemos hacer a lo largo del año, recorrer urbes o bien perderse por los rincones más insospechados… Mas para otros muchos, el verano es homónimo de tumbona o bien toalla, da lo mismo en la playa que en la piscina, vuelta y vuelta sin hacer nada.

Además de esto, el buen tiempo invita a comer fuera, llevar una dieta más desmandada, ingerir más alcohol… Y después en el mes de septiembre llegan los sustos por los kilogramos de más. Hace ya un tiempo que quedó atrás la creencia de que estar gordo era homónimo de buena salud y el sobrepeso y la obesidad se han transformado en un inconveniente poco a poco más apremiante cuyos números no dejan sitio a dudas. Conforme la Sociedad De España de Cardiología (SEC), uno de cada 5 españoles (veintiuno con seis por ciento ) tiene sobrepeso y prácticamente el cuarenta por ciento de la población presenta exceso de peso.

No todo el planeta engorda igual, ni con exactamente el mismo género de grasa y con exactamente las mismas repercusiones metabólicas», apunta esta especialista

Una epidemia claramente digna de cualquier enfermedad infecciosa si bien, como reconoce la doctora Clotilde Vázquez, jefe del Servicio de Endocrinología y Alimentación del Centro de salud Universitario Fundación Jiménez Díaz de la capital de España, realmente lo que ha constituido una invasión prácticamente viral es el sedentarismo, los cambios en el modo de vida, en la nutrición, etcétera «La comida veloz, la desregulación de los instantes para comer, eso sí que nos ha invadido asolando con nuestros hábitos vitales precedentes, y el inconveniente de todo esto es que cada organismo biológico responde de forma diferente. No todo el planeta engorda igual, ni con exactamente el mismo género de grasa y con exactamente las mismas repercusiones metabólicas», apunta esta especialista.

Las consultas acostumbran a llegar tras uno o bien múltiples intentos por perder peso que se vuelven en contra y tras los que aun se termina pesando más que ya antes.

Por este motivo, ahora que tras las vacaciones abundan los regímenes milagro y los tratamientos exprés para bajar el peso ganado en verano, esta especialista lo tiene claro: hay que dejarse de fórmulas mágicas y, mucho menos, únicas para todos. En verdad, a veces a las consultas acostumbran a llegar tras uno o bien múltiples intentos por perder peso que se vuelven en contra y tras los que aun se termina pesando más que ya antes.

Clasificar bien la obesidad de cada paciente para poder sanarla
Conforme explica la doctora Vázquez, si uno desea verdaderamente bajar de peso y que dicha pérdida perviva en el tiempo debe ponerse a cargo de un profesional médico especialista en Endocrinología y Alimentación que diseñe una estrategia adaptada en función de sus peculiaridades metabólicas. Tal y como si fuesen sastres, la idea es hacerle un ‘traje a medida’ a esos kilogramos de más a fin de que desaparezcan. «Realizamos estudios de todo género (hormonales, bioquímicos, calorimétricos, cuestionarios nutricionales y sobre el modo de vida, etcétera) para entender qué mecanismos han llevado al organismo a amontonar grasa de forma excesiva. Solo de esta forma podemos clasificar de veras la obesidad y dirigir nuestras actuaciones a sanarla, en vez de dar una dieta o bien aconsejar generalidades sobre el ejercicio», apunta esta especialista.

Se efectúan estudios de todo género (hormonales, bioquímicos, calorimétricos, cuestionarios nutricionales y sobre el modo de vida, etcétera)

De este modo, se determina exactamente en qué instante se ha producido el almacenamiento de grasa y cuáles son los mecanismos latentes del inconveniente por el hecho de que, a veces, a la enfermedad metabólica asimismo hay que incorporar causas sicológicas que favorecen dicha acumulación. Y una vez determinado, plantear unos objetivos y tratamientos que pueden ser asimismo farmacológicos. Si bien habitualmente, precisa, la solución no pasa por hacer grandes sacrificios como no comer, sino más bien aprender a hacerlo.

Si no comemos suficiente ponemos en marcha mecanismos de ahorro de nuestro organismo, que nos van a conducir a guardar más cuando se pueda

«Las dietas no son mejores por hacernos pasar hambre». En verdad, si no comemos suficiente ponemos en marcha mecanismos de ahorro de nuestro organismo, que nos van a conducir a guardar más cuando se pueda. Ni tampoco por limitar ningún principio inmediato seremos más efectivos. La conocida prohibición de los hidratos conduce con cierta frecuencia a pérdida de masa muscular y un rebote seboso. Y, eso sí, mucha actividad física. «No tiene por qué razón ser deporte extremo ni ha de ser extenuante, es suficiente con hacer ejercicios aeróbicos, y nuevamente adaptados, amoldados, y de esta manera nuestro metabolismo va a aprovechar mejor las ventajas nutricionales de lo que comamos», ha protegido

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment