Ciencia Encuentran la madriguera de un siniestro verme gigante de...

Encuentran la madriguera de un siniestro verme gigante de hace veinte millones de años

-

Hace unos veinte millones de años, unos enormes vermes pudieron haber colonizado el lecho marino del continente euroasiático. Estas criaturas de 2 metros de longitud, que semejan sacadas del imaginario de Lovecraft, practicaban la caza de emboscada. Continuaban ocultas en sus largas y angostas madrigueras hasta el momento en que salían impulsadas cara arriba para capturar a sus incautas presas con sus mandíbulas y arrastrarlas al interior. Este escenario de pesadilla ha sido propuesto por un equipo de la Universidad Nacional de Taiwán tras descubrir unos sorprendentes indicios fósiles en los fondos marinos próximos a la isla. Los descubrimientos aparecen publicados en «Scientific Reports».

El nuevo indicio fósil (icnofósil), al que llamaron Pennichnus formosae, consiste en una madriguera en forma de «L», de más o menos dos metros de largo y dos o tres centímetros de diámetro. Para dar con exactamente el mismo, Ludvig Löwemark y sus colegas estudiaron trescientos diecinueve especímenes conservados en capas de fondo marino formadas a lo largo de la era del Mioceno en el nordeste de Taiwán. «En muchos casos solo pudimos ver una pequeña una parte del indicio fósil. No fue hasta el momento en que hallamos un ejemplar prácticamente completo en Yehliu Geopark que por último nos persuadimos de que nuestra interpretación era correcta», explica el estudioso a este periódico.

Predececesor del bobbit

Ilustración en 3D en los vermes tipo bobbit – Sassa Chen

Los indicios fósiles son estructuras geológicas como madrigueras, huellas y cavidades de raíces de plantas conservadas en rocas, que dejan sacar conclusiones sobre la morfología o bien el comportamiento de organismos viejos. Lo que nos sugiere la morfología de Pennichnus es que las madrigueras seguramente estaban habitadas por vermes marinos gigantes afines al verme bobbit (Eunice aphroditois), que aún se hallan hoy en día.

Los bobbit son predadores ventajistas que se sepultan en el fondo de los océanos y usan sus poderosas mandíbulas para atrapar presas como peces, calamares y pulpos, que después arrastran a sus madrigueras. Las dimensiones de los viejos vermes «son muy afines a las de los bobbit y la parte superior de las madrigueras asimismo coincide», apunta Löwemark.

Hasta el momento los científicos no han encontrado ningún resto del animal que ocupaba esas madrigeras mas, si eran familiares de los bobbit, seguramente asimismo tenían fieros mandíbulas. «Como no hemos encontrado el indicio fósil de ningún verme ‘bebé’ , pensamos que los que lo generaron no empezaron a vivir en el sustrato arenisco hasta el momento en que fueron adultos. Como en el caso de los bobbits modernos, los juveniles viven en libertad y los adultos edifican una madriguera donde quedarse», aclara el científico.

Moco como cemento
Los autores sugieren además de esto que el regreso de un verme viejo con su presa a la madriguera alteró el sedimento alrededor, ocasionando diferentes estructuras similares a plumas. Un análisis más detallado descubrió una alta concentración de hierro cara la sección superior de la madriguera. Esto puede señalarse que el verme reconstruyó su nido segregando moco para robustecer la pared, puesto que se sabe que las bacterias que se nutren del moco producido por los invertebrados marinos crean entornos ricos en hierro.

Si bien los vermes marinos han existido desde principios del Paleozoico, sus cuerpos se componen eminentemente de tejido blando y, en consecuencia, raras veces se preservan. Se piensa que el indicio fósil presentado en el estudio es el primero conocido de esta clase producido por un predador de emboscada subterráneo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Norteña Libros y el Getafe C.F. firman un pacto para fomentar la lectura

Innovación y inventiva. Las dos caracterizan tanto a la...

Harden firma un partido perfecto, nuevo desde mil novecientos setenta y siete

James Harden, miembro del trío de estrellas de los...

Menos del cinco por ciento de las enfermedades extrañas cuenta con tratamiento

Las enfermedades extrañas asimismo han sufrido el impacto de...

El peligro de ser los primeros y más papistas que el Papa

Avanzar cara una economía más sustentable no es una...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados