Ciencia Espectaculares imágenes de los cuarenta y dos mayores asteroides...

Espectaculares imágenes de los cuarenta y dos mayores asteroides del Sistema Solar

-

Un equipo internacional de más de sesenta estudiosos termina de hacer pública una excepcional compilación de imágenes de los cuarenta y dos mayores objetos del cinturón de asteroides, un anillo de restos de la capacitación del Sistema Solar, ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter. Las fotografías, tomadas con el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO), en Chile, son las más limpias conseguidas hasta el momento de un conjunto tan grande de asteroides. Las observaciones descubrieron una extensa pluralidad de formas, desde esféricas a alargadas, irregulares o bien aun semejantes a un hueso de cánido, y van a ayudar a los astrónomos a entender mejor los orígenes de los asteroides de nuestro sistema. El trabajo se termina de publicar en ‘Astronomy & Astrophysics’.

«Hasta ahora -explica explica Pierre Vernazza, del Laboratorio de Astrofísica de Marsella, que dirigió el estudio-, solo se habían logrado imágenes en detalle de 3 grandes asteroides del cinturón primordial, Ceres, Vesta y Lutetia, que fueron visitados por las misiones espaciales Dawn y Rosetta de NASA y de la Agencia Espacial Europea, respectivamente. Nuestras observaciones en ESO han proporcionado imágenes limpias para considerablemente más objetivos, cuarenta y dos en total».

Formas ignotas
La escasez de imágenes detalladas de asteroides había impedido hasta el momento conocer las formas y densidades de la enorme mayoría de los objetos del cinturón. De ahí que, entre dos mil diecisiete y dos mil diecinueve, Vernazza y su equipo se plantearon atestar ese vacío haciendo una investigación pormenorizado de los asteroides primordiales.

La mayor parte de los cuarenta y dos objetos retratados tienen un tamaño superior a los cien quilómetros. Particularmente, el equipo consiguió imágenes de prácticamente todos los asteroides mayores a doscientos quilómetros del cinturón, veinte de los veintitres existentes. El equipo asimismo examinó los 2 objetos más grandes, Ceres y Vesta, cuyo diámetro se calcula en novecientos cuarenta y quinientos veinte quilómetros, respectivamente. Los 2 asteroides más pequeños de la muestra resultaron ser Urania y Ausonia, que miden unos noventa quilómetros.

Ausonia y Urania, los 2 objetos más pequeños retratados, cada uno de ellos de más o menos noventa quilómetros de diámetro

ESO / Vernazza et al./ Algoritmo MISTRAL (ONERA / CNRS)
Al reconstruir las formas de los objetos, el equipo descubrió que los asteroides observados se dividen eminentemente en 2 familias. Ciertos son prácticamente con perfección esféricos, como Hygiea y Ceres, al paso que otros tienen formas más alargadas, o bien aun curiosas, como es el caso de Cleopatra, que recuerda a la manera del hueso de un cánido.

Esta imagen equipara el tamaño del asteroide Cleopatra con la superficie del norte de Italia

ESO/M. Kornmesser/Marchis et al.

Las observaciones han tolerado al equipo limitar, con la mayor precisión conseguida hasta el instante, la manera en 3D y la masa de este especial asteroide llamado Cleopatra y que se semeja a un hueso de cánido

ESO
Al conjuntar las formas de los asteroides con información sobre sus masas, el equipo descubrió que las densidades cambian significativamente en las muestras. Los 4 asteroides menos espesos estudiados, incluyendo Lamberta y Sylvia, tienen densidades de unos uno con tres gramos por centímetro cúbico, más o menos exactamente la misma que tiene el lignito. Psyche y Kalliope, al contrario, tienen la mayor densidad, con tres con nueve y cuatro con cuatro gramos por centímetro cúbico, respectivamente, lo que es superior a la densidad del diamante (que es de tres con cinco gramos por centímetro cúbico).

Kalliope y Psyche, los 2 objetos más espesos retratados, que tienen una densidad de cuatro con cuatro y tres con nueve gramos por centímetro cúbico, respectivamente. Esto es más alto que la densidad del diamante (tres con cinco gramos por centímetro cúbico).

ESO / Vernazza et al./ Algoritmo MISTRAL (ONERA / CNRS)
Múltiples procedencias
Estas densidades tan diferentes sugieren que la composición de los asteroides cambia significativamente, y eso da a los astrónomos rastros esenciales sobre su origen. «Nuestras observaciones -asegura Josef Hanuš, de la Universidad Karlova en Praga y coautor del estudio- ofrecen sólida patentiza de una migración substancial de estos cuerpos desde su capacitación. Resumiendo, la gran pluralidad de composiciones solo puede entenderse si los cuerpos se produjeron en diferentes zonas del Sistema Solar». Particularmente, los resultados apoyan la teoría de que los asteroides menos espesos se formaron en zonas recónditas, alén de la órbita de Neptuno, para migrar después a su localización actual.

En un futuro próximo, los astrónomos van a poder conseguir imágenes de más asteroides con gran detalle merced al Extremely Large Telescope (ELT) de ESO, hoy día en construcción en Chile, que empezará a operar a fines de esta década. «Las observaciones con el ELT de los asteroides del cinturón primordial -asegura Vernazza- nos dejarán estudiar objetos con diámetros de entre treinta y cinco y ochenta quilómetros, en dependencia de su localización en el cinturón, y cráteres de entre diez y veinticinco kilómetros».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Nintendo Switch vs modelo OLED, ¿vale la pena mudar de consola?

Una pantalla más grande y mejor, conexión ethernet y...

La entrevista que ABC le arrancó a Chaplin en un tren

La Segunda Guerra Mundial puso a Charlie Chaplin en...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados