Esta molécula informa de un mayor peligro de alzhéimerSalud 

Esta molécula informa de un mayor peligro de alzhéimer

Estudiosos de la Capacitad de Medicina de la Universidad Case Western Reserve (EE.UU.) han identificado una nueva diana en la enfermedad de Alzheimer (EA) que podría valer para diseñar terapias centradas en el tratamiento de esta enfermedad neurodegenerativa en las primeras etapas de su progresión.

El descubrimiento ayuda a fortalecer un enfoque prometedor para la investigación de la enfermedad de Alzheimer: identificar y manipular procesos más precozmente en el desarrollo de la enfermedad con la esperanza de frenar su avance.

«Esta es parte del rompecabezas», estudiosa primordial del estudio, que se termina de publicar en la gaceta Science Advances. «Hemos descubierto una vía para la detección y el tratamiento antes que se genere una gran parte del daño de la enfermedad y mucho antes que aparezcan los síntomas clínicos».

Identificada por vez primera hace más de cien años, el alzhéimer es un trastorno neurodegenerativo relacionado con la edad que se asocia con depósitos de placas de proteína beta amiloide y rollos de proteína tau en el cerebro, así como la muerte progresiva de las células inquietas. Se ignora su causa y sus mayores factores de peligro son la edad, la genética y una lesión cerebral traumática anterior.

La nueva vía identificada ahora puede ser diana de posibles terapias que tengan como objetivo atenuar la degeneración de la materia blanca que afecta las funciones normales de los circuitos cerebrales.

La nueva vía identificada ahora puede ser diana de posibles terapias que tengan como objetivo atenuar la degeneración de la materia blanca que afecta las funciones normales de los circuitos cerebrales.

«Existe una creciente patentiza que asegura que la enfermedad se desarrolla mucho ya antes de lo que se pensaba, seguramente décadas antes que se pueda diagnosticar clínicamente la afección», afirmó el coautor del estudio Andrew A. Pieper.

Los estudiosos hallaron que la vía, famosa como Drp1-HK1-NLRP3, desempeña un papel clave en la interrupción del funcionamiento normal de las células cerebrales que generan la capa protectora de materia blanca para los nervios, famosa como mielina.

La disfunción y la muerte ocasional de estas células productoras de mielina, llamadas oligodendrocitos (OL), conducen a déficits cognitivos.

Los nuevos descubrimientos alumbran de qué manera los OL empiezan a fallar: la sobreexpresión de una determinada proteína (Drp1) en la vía últimamente descubierta.

Los estudiosos han visto que se genera una degeneración prácticamente total de los OL antes que se hagan evidentes los síntomas comunes del alzhéimer en la mayor parte de los pacientes.

El laboratorio de Qi ha patentado una pequeña molécula, famosa como inhibidor de péptidos, que regula la expresión de Drp1, frenando la degeneración de las células cerebrales.

El tratamiento, de esta forma, debería dirigirse a regular la expresión de Drp1, lo que ralentiza o bien reduce el daño a los OL productores de mielina.

En verdad, el laboratorio de Qi ha patentado una pequeña molécula, famosa como inhibidor de péptidos, que regula la expresión de Drp1, frenando la degeneración de las células cerebrales.

En su trabajo, han visto que la supresión de la expresión de Drp1 en modelos de ratón corrigió el defecto relacionado con la energía en los OL asociado con la hiperexpresión de esa proteína; este enfoque asimismo redujo la activación de los OL de inflamación, redujo el daño tisular en esos sitios del cerebro y mejoró el desempeño cognitivo.

La mayor parte de los diagnósticos de alzhéimer se hallan en pacientes mayores de sesenta y cinco, con lo que identificar la enfermedad en pacientes más jóvenes puede ser bastante difícil.

Muchos pacientes experimentan una pérdida significativa en la substancia blanca de su cerebro, esencial para la cognición, la emoción y la conciencia, ya antes de percibir un diagnóstico.

«Identificar de qué forma se desarrolla la EA en sus primeros procesos va a ayudar a los científicos a entender mejor de qué manera enfocar la investigación en posibles soluciones para los pacientes », asevera Pieper. «Los descubrimientos del laboratorio Qi pueden asistir a abordar la EA ya antes, lo que podría conducir a un mejor manejo de sus síntomas y progresión», agrega.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment