Ciencia Éxito del segundo lanzamiento de la nave reutilizable Crew...

Éxito del segundo lanzamiento de la nave reutilizable Crew Dragon con 4 astronautas a bordo

-

Tras un retraso de veinticuatro horas por el mal tiempo, la segunda misión tripulada a bordo de la Crew Dragon despegaba desde Cabo Cañaveral puntualmente, a las once y cincuenta y dos hora peninsular. Y prácticamente como un baile compasado, todos y cada uno de los pasos salían conforme lo planeado: desde un increíble lanzamiento que coloreaba de amarillo y naranja el cielo con ciertas nubes sobre Florida; a la sincronización entre el instante en el que la cápsula con los 4 tripulantes a bordo alcanzaba la órbita terrestre mientras que, al unísono, el cohete Falcon nueve efectuaba un amerizaje perfecto sobre el navío ‘Of Course I Still Love You’, que desea decir «por supuesto que te prosigo queriendo» en inglés, un nombre concebido por el siempre y en toda circunstancia controvertido Elon Musk. Él es el creador de SpaceX, la compañía en la que la NASA ha puesto una gran parte de sus esperanzas no solo para parar de depender de las naves Soyuz rusas en el transporte de astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS), sino más bien para arrancar su ambicioso programa Artemis y regresar a llevar al hombre (y a la primera mujer) a la Luna. Y, de ahí, a Marte.

Múltiples factores hacían de este un lanzamiento especial: tanto la cápsula como el cohete, concebidos por SpaceX, serían vueltos a utilizar por segunda vez en una misión oficial; por vez primera viajarían 4 astronautas, llenando todos y cada uno de los asientos de la Crew Dragon; y entre los miembros de la tripulación, había 2 asociados internacionales, uno de ellos un europeo. Los 4 astronautas a bordo (Shane Kimbrough y Megan McArthur, de la NASA; Akihiko Hoshide, de Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón; y el francés Thomas Pesquet, de la Agencia Espacial Europea) se mostraban sonrientes ya antes de poner con rumbo a la ISS, donde continuarán 6 meses. Allá efectuarán diferentes ensayos en gravedad cero hasta el momento en que retornen a casa, el treinta y uno de octubre.

Volviendo a utilizar los automóviles

La cápsula Crew Dragon, que fue bautizada por sus primeros tripulantes, los astronautas estadounidenses Bob Behnken y Doug Hurley, como Endeavour, ha pasado una serie de pruebas ya antes de ser de nuevo vuelta a utilizar. El Endeavour continuó atracado en la ISS a lo largo de un par de meses ya antes de volver a la Tierra en el mes de agosto de dos mil veinte, cuando aterrizó de manera exitosa en el Golfo de México. Tras ser recuperada por SpaceX, la compañía hizo intensas inspecciones para reacondicionarla y ponerla en perfectas condiciones ya antes del viaje de la misión Crew-dos.

A lo largo de los exámenes se encontraron imperfecciones en el escudo térmico más graves de lo aguardado, aunque estas partes han sido sustituidas para las nuevas maniobras. Además de esto, se efectuaron trabajos auxiliares en el casco de la nave y se cambiaron las válvulas internas que requerían ser cambiadas. Tras estas pruebas, la Endeavour fue transportada a Cabo Cañaveral para pasar más exámenes como pruebas de interferencia electromagnética, verificación acústica y de sistemas.

Ensayos en gravedad cero
Los astronautas de la Crew-dos se unirán a los otros miembros de la Expedición sesenta y cinco, el astronauta de la NASA Mark Vande Hei y los cosmonautas Oleg Novitskiy y Pyotr Dubrov, de Roscosmos, para una misión de 6 meses que realizará ensayos científicos en órbita terrestre baja.

Un caso de estos ensayos son las pruebas con pequeños microchips de tejido, que son modelos de órganos humanos con múltiples géneros de células artificiales que se comportan de forma afín a las naturales. Estos chips pueden permitir identificar terapias seguras y eficaces (fármacos o bien vacunas) considerablemente más velozmente que el proceso estándar aprovechando que en gravedad cero el cuerpo humano padece una aceleración del envejecimiento y de la progresión de las enfermedades. «Los científicos usan chips de tejido expertos en el espacio para modelar enfermedades que afectan órganos concretos del cuerpo humano, mas que pueden tardar meses o bien años en desarrollarse en la Tierra».

«Sabemos que las células se comunican entre sí y que esta comunicación es esencial para el funcionamiento adecuado», asevera Liz Warren, directiva senior de programas del Laboratorio Nacional de EE. UU. de la ISS. «No comprendemos absolutamente por qué razón, mas en microgravedad, la comunicación de célula a célula marcha de forma diferente a como lo hace en un matraz de cultivo celular en la Tierra. Las células asimismo se añaden o bien se juntan de forma diferente en microgravedad. Estas peculiaridades dejan que las células se comporten más como lo hacen cuando están en el cuerpo. Por ende, la microgravedad semeja brindar una ocasión única para la ingeniería de tejidos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

WhatsApp: ¿De qué manera admitir las nuevas condiciones?

WhatsApp ha anunciado cambios en su política de condiciones...

China aterriza en Marte con su sonda Tianwen-1

El programa espacial chino ha alcanzado esta mañana un...

Renacen los viejos oficios para subsistir en tiempos de pandemia

El parón económico decretado en España terminó de un...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados