CulturaIceta defiende el contrato de Borja-Villel: «Se ha hecho...

Iceta defiende el contrato de Borja-Villel: «Se ha hecho ajustándose a derecho»

-

No ha sabido simple conocer la postura de Cultura sobre la situación establecido del directivo del MuSeo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel , quien, como ha desvelado este diario , lleva diez años al frente del primordial centro de arte moderno de España «al margen de la ley». El departamento que dirige Miquel Iceta renunció a contestar el día de ayer a las preguntas planteadas por ABC, y hoy, en un acto citado para festejar el Estatuto del Artista, su jefe de prensa no estaba por la tarea de que hiciese declaraciones. Mas al ministro no le ha quedado más antídoto que contestar 3 preguntas de los cronistas, si bien haya sido a la carrera. ¿Por qué el Gobierno no ha atendido al requerimiento del Tribunal de Cuentas para regular el contrato de Borja-Villel? «Nosotros pensamos que el contrato se ha hecho ajustándose a derecho. Es un contrato que es cierto que es anterior a la ley, mas creo que la nota del Reina Sofía lo explica meridianamente. Y es bastante curioso que se suscite esto poquitos días antes que se acabe, mas bueno», ha dicho, con relación a que esta semana expira el orden del presente directivo del centro. ¿Es buen aspirante para regresar a presentarse? «Se va a poder presentar quien desee. Yo no soy quién para juzgar a los aspirantes. Se va a crear una comisión y va a haber un jurado que aspiramos que sea internacional». ¿Se publicarán los nombres de ese jurado? «Naturalmente, claro». El Gobierno se alinea así con la versión ofrecida el día de ayer domingo por el MuSeo Reina Sofía , que a última hora mandó una nota informativa en la que negaba el «fraude de ley», con el razonamiento de que el contrato de Borja-Villel «incluye una cláusula que contempla posibilidad de prórroga si las dos partes, el empleador (en un caso así el Ministerio) y el directivo la suscriben». A la oposición, en cambio, todo lo ocurrido le suena fatal. PP, Vox y Ciudadanos denuncian la carencia de trasparencia del Gobierno y la «alergia» de la administración a los concursos públicos. Noticias Relacionadas estandar Si Manuel Borja-Villel, directivo del Reina Sofía «en fraude de ley» Jesús García Calero estandar Si La reelección de Borja-Villel como directivo del Reina Sofía podría ser impugnada Jesús García Calero «Es esencial la alternancia entre quienes dirigen organismos públicos como el Reina Sofía: le da calidad y trasparencia a la corporación, más aún cuando hay una ley propia que lo plantea así», apunta Sol Cruz-Guzmán , portavoz parlamentaria de Cultura del PP. «Hay que cumplir los mecanismos de control y las leyes para eludir que alguien se conserve en un puesto. El ministro es el último responsable de que se cumplan las reglas. Debe tomar cartas en el tema. Sería extraño que Borja-Villel volviese a presentarse; si se han puesto unas reglas para eludir que alguien se conserve en el cargo… sería raro». A la miembro del Congreso de los Diputados popular le preocupa asimismo la «deriva» que tiene el Ministerio de Cultura con el uso de los muSeos y el anhelo de Iceta por hacer «una revisión histórica por medio de nuestro patrimonio artístico». Un caso, asevera Cruz-Guzmán, es la exposición temporal que estos días recuerda en el Reina Sofía los veinte años del hundimiento del petrolero Prestige en frente de las costas gallegas, que incluye piezas vinculadas con luchas y reivindicaciones políticas: juegos de cartas que «se remontan al republicanismo decimonónico» con «barajas ecologistas, feministas, irenistas o antirracistas». José Ramírez del Río , de Vox, critica por su lado «la deriva poco a poco más sectaria» del Reina Sofía, con «compras de obras sin concurso de personas ligadas a la extrema izquierda de Hispanoamérica». A juicio del miembro del Congreso de los Diputados, «que la persona que toma estas resoluciones esté en una situación tan irregular hace que pueda tratarse de una manera de buscar el favor de una parte del Gobierno actual, lo que evidentemente daña la administración de este muSeo». En el mes de febrero se abre un nuevo concurso para dirigir el Reina Sofía y Borja-Villel podría presentarse nuevamente. «Estos acuerdos bipartidistas –dice Ramírez del Río– siempre y en todo momento suponen una aceptación sumisa por la parte del PP de una imposición del PSOE». Por la parte de Ciudadanos, el miembro del Congreso de los Diputados Guillermo Díaz resalta que irregularidades como la protagonizada por el directivo del Reina Sofía están relacionadas con «la alergia a la concurrencia competitiva, al concurso público, a la valoración del mérito y la capacidad que tienen los consecutivos gobiernos de España, por el hecho de que esta es una situación que viene de atrás». Díaz, que en las próximas horas presentará una iniciativa parlamentaria, mantiene que «la Administración debe permitir la entrada de los mejores y, sobre todo, abrirse a la libre competencia de perfiles para dirigir sitios tan esenciales como el Reina Sofía». MÁS INFORMACIÓN nueva Si El Reina Sofía niega el «fraude de ley» de Borja-Villel y critica la información sobre las irregularidades nueva Si De presocráticos a posmodernos César Antonio Molina, ministro de Cultura entre dos mil siete y dos mil nueve «Su tiempo se ha cumplido. Los directivos asimismo se jubilan» César Antonio Molina , el exministro socialista que puso en marcha el Código de Buenas Prácticas para eludir ‘dedazos’ en los nombramientos de directivos de muSeos y que firmó el primer contrato de Borja-Villel en el Reina Sofía, en dos mil ocho, ha afirmado que ese código se puso en marcha para eludir inconvenientes como el que estos días pone encima de la mesa ABC: «Un cargo público no es patrimonio de una persona. No se puede sobreponer al primer pacto otros que deshacen o cambian el espíritu de su nombramiento. Su tiempo se ha cumplido, como el de todos y cada uno de los directivos que no desean ser eternos. La vida avanza y hay que dejar paso a las nuevas generaciones. Los directivos asimismo se jubilan». A juicio de César Antonio Molina, «el Borja-Villel que fue nombrado hace 15 años no es exactamente el mismo de hoy», el que en 3 días abandonará su cargo, con la incógnita de si se volverá a presentar para un nuevo orden. «Su acción inicial, que fue espléndida a lo largo de sus primeros 7 años, ha ido derivando a posturas ideológicas y políticas que infringen el espacio de discute en libertad y imparcialidad que debe tener una corporación cultural. Además, ello ha coincidido con un creciente e inaguantable menosprecio cara el arte de España contemporáneo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados