Ciencia Ingenuity: despega una forma nueva de explorar Marte

Ingenuity: despega una forma nueva de explorar Marte

-

Los primeros vuelos del helicóptero Ingenuity en Marte podrían parecer muy simples. El pasado lunes, el instrumento, compuesto por un cuerpo del tamaño de una caja de pañuelos, 4 patas y unas aspas desmedidas, se elevó unos 3 metros en el aire, se quedó allá un instante, viró noventa y seis grados y aterrizó. Una maniobra que duró apenas treinta y nueve segundos y que recordaba a la que un pequeño inexperto podría hacer con un juguete volador. En su segunda prueba, llevada a cabo el jueves, el aparato fue un tanto más allí. Flotó ciertos segundos más, subió hasta los 5 metros y efectuó un movimiento lateral. El día de hoy domingo se espera la tercera.

Tal vez estas tentativas aéreas no resulten muy gimnásticas, mas este cacharro que ha costado a la NASA ochenta y cinco millones de dólares estadounidenses (unos setenta millones de euros) supone una proeza tecnológica que ha sido equiparada con la de los hermanos Wright sobre las dunas de Kitty Hawk, Carolina del Norte, en mil novecientos tres. Y allá los Wright solo soportaron 12 segundos. Las agencias espaciales ya habían mandado aeronaves a la deriva a otros planetas. Por servirnos de un ejemplo, las misiones Vega 1 y Vega dos de la Unión Soviética llevaron globos a la atmosfera de Venus en mil novecientos ochenta y cinco. Mas el vuelo del Ingenuity es el primero controlado y motorizado en otro planeta, lo que ha abierto las puertas a una forma nueva de exploración planetaria, alcanzando lugares el día de hoy imposibles para los automóviles con ruedas.

«Es un logro tecnológico brutal», asegura Juan Ángel Vaquerizo, organizador de la Unidad de Cultura Científica del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC). El «asalto» a Marte por el aire tras mandar orbitadores, posar robots y echar a rodar automóviles parecía el «paso lógico», mas «es formidablemente complejo, pues el planeta colorado es muy, muy diferente a la Tierra», explica.

Para comenzar, la densidad de la atmosfera marciana es bajísima, menos del 1 por ciento de la terrestre, lo que fuerza a coronar al ultraligero Ingenuity (uno con ocho kilogramos en la Tierra y 3 veces menos en Marte) con unas zapas enormes (uno con veinte metros) que viran a una velocidad increíble de dos.500 revoluciones por minuto, en el momento en que un helicóptero en la Tierra lo hace a quinientos. A esas contrariedades se aúnan unas temperaturas nocturnas de -90º C y el hecho de que todo el vuelo se hace de forma automática a cuatrocientos setenta millones de quilómetros de distancia. Desde entonces, nada que ver con lanzar un fácil dron al aire.

Grutas y cañones

El Ingenuity llegó al cráter Jezero en el mes de febrero en las supones del rover Perseverance. El robot circuló hasta una zona llana y parcialmente libre de rocas y lo depositó en lo que se transformaría en el primer ‘aeródromo’ en Marte. Después, rodó a unos sesenta y cinco metros de distancia para poder retratar y grabar en vídeo al helicóptero y mandarle instrucciones de forma segura.

La primera tentativa del dron se retardó una semana por un inconveniente de software que impidió que pasase al modo vuelo. Pese a ese retraso, Germán Martínez, del Instituto Planetario y Lunar de Houston (Texas), piensa que esta misión «es un éxito rotundo. Todo marcha de cine. Esto no es suerte, sino más bien la consecuencia de un proceso de aprendizaje de medio siglo». A su juicio, el Ingenuity, «supone un salto gigante en la exploración de Marte. Esta tecnología nos dejará llegar a sitios con un interés científico tremendo, mas que no son de forma fácil alcanzables para los rovers actuales».

Martínez, que es uno de los estudiosos primordiales del instrumento MEDA, la estación meteorológica de España a bordo del rover Perseverance en Marte, imagina drones que asistan en la busca de indicios de vida. «Serán capaces de acceder a grutas subterráneas, en donde las condiciones de habitabilidad podrían ser considerablemente más convenientes que en la superficie por el hecho de que están protegidas de la radiación solar dañina y gozan de unos microclimas potencialmente más estables», afirma. Además de esto, asimismo podrían ser realmente útiles en trabajos de reconocimiento del terreno para las futuras colonias humanas. Si llegamos a establecernos en Marte, «será preciso edificar infraestructuras que utilicen materiales autóctonos, como el agua (helada o bien adsorbida) de su subsuelo, o bien el CO2 de su atmosfera, que puede ser transformado en oxígeno como terminamos de probar con el instrumento MOXIE (en el Perseverance). Los drones pueden identificar estos recursos en los alrededores».

El segundo vuelo del Ingenuity, capturado por las cámaras del Perseverance

NASA / JPL-Caltech / MSSS

Trasladar humanos

«Ingenuity es un demostrador. Es un paso anterior para crear ingenios voladores que puedan sobrevolar cañones o bien zonas escarpadas a los que un rover no puede llegar y que un orbitador a cientos de quilómetros no puede retratar con detalle», apunta Vaquerizo. Los futuros helicópteros «podrán llevar instrumentos para examinar el terreno y nos van a dar información de primera mano», agrega. Además de esto, podrían transportar mercaderías e inclusive trasladar humanos de un sitio a otro.

Lo interesante es que cada vuelo de prueba -5 en suma y tal vez se programen más- aportará nuevos datos que servirán para edificar los futuros helicópteros marcianos. El tamaño de las hélices o bien el sistema de amortiguación, por servirnos de un ejemplo, van a ser diferentes en función de su carga útil, si llevan instrumentación o bien aun tripulación. «Quizás pueda construirse uno que tenga al unísono ruedas y propulsión áerea y se desplace de una forma o bien otra conforme sus necesidades. Se nos abre un planeta que no podemos imaginar», asevera el astrofísico.

Para eso va a haber que dar muchos pasos. Una de las cosas que los estudiosos han aprendido del primer vuelo es que el polvo marciano no se comportó como aguardaban. Pensaban que el despegue levantaría un enorme penacho, mas no fue de esta forma. Puede parecer un detalle menor, mas nada es menor en el momento de volar en otro planeta. «Aprendes el comportamiento del ambiente del mismo modo que los astronautas del Apolo once lo hicieron al moverse por la Luna», apunta Vaquerizo.

Misión Dragonfly
Por el momento, la NASA no ha desarrollado un programa concreto de nuevos drones a Marte mas sí una misión, Dragonfly, para mandar uno a la superficie de Coloso, luna de Saturno, en dos mil veintiseis. El dron va a llegar a su destino final 8 años después. Entonces, efectuará múltiples vuelos en pos de compuestos orgánicos durante una distancia total de unos ciento setenta y cinco km, el doble de la distancia recorrida por todos y cada uno de los rovers en Marte. «De todas y cada una formas, cada planeta presenta sus dificultades. Por servirnos de un ejemplo, al paso que en Marte la densidad en superficie es cien veces menor que en la Tierra, y por consiguiente es muy complicado hacer volar drones, en la superficie de Gigante es múltiples veces mayor. No obstante, las temperaturas son verdaderamente heladas (-180º C), considerablemente más frías que en Marte», explica Martínez.

El Ingenuity está desarrollado para perdurar solo unos treinta días marcianos, que acaban el cuatro de mayo. Posiblemente colapse por su diseño. Después, la atención de los científicos volverá al Perseverance, cuyo objetivo es buscar indicios de vida en Marte y recoger muestras de rocas que un día van a ser traídas a la Tierra. Mientras que el rover se afana en sus labores, el valiente Ingenuity va a dormir un eterno sueño marciano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

WhatsApp: ¿De qué manera admitir las nuevas condiciones?

WhatsApp ha anunciado cambios en su política de condiciones...

China aterriza en Marte con su sonda Tianwen-1

El programa espacial chino ha alcanzado esta mañana un...

Renacen los viejos oficios para subsistir en tiempos de pandemia

El parón económico decretado en España terminó de un...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados