La canasta vuelve a sonreír en ZaragozaSociedad 

La canasta vuelve a sonreír en Zaragoza

Hay pocas urbes en España que vivan el baloncesto con la pasión que lo hace Zaragoza. Afición leal que a lo largo de años vivió huérfana por la desaparición del histórico CAI –disuelto por las deudas económicas a mediados de los 90– y que ahora ha recuperado la sonrisa tras la triunfante reconstrucción de la canasta maña. Reaparecer lento, mas sólido que ha encontrado en la dirección deportiva de Pep Cargol el pilar definitivo para regresar a situarse entre los mejores del baloncesto nacional.

«Hacía tiempo que no veía a la urbe tan ilusionada con el equipo. Acá el baloncesto se vive con mucha pasión y que haya esta comunión entre el equipo y la afición es algo fundamental», explica Cargol a ABC horas antes que el equipo se enfrente el día de hoy al Estudiantes (doce y treinta horas, Movistar+) en la Liga Endesa. Ahí, el C
asademont Zaragoza es tercero de la tabla
, solo superado por R. Madrid y Barna, a los que ha derrotado esta temporada. Hacía 3 décadas que eso no ocurría, lo que habla realmente bien del proyecto puesto en marcha por Cargol hace apenas un año y medio. Tras colgar las botas, el catalán se quedó viviendo en la capital aragonesa y lleva veinte años formando una parte del club que tomó el relevo al CAI tras su desaparición. «Desde que aterricé acá he sido prácticamente de todo. Adiestrador de la cantera, del equipo EBA, asistente y técnico primordial en el primer equipo… Fue hace prácticamente un par de años cuando el presidente me ofrece ser directivo deportivo y, si bien tardé unas horas en decidirme, acabé admitiendo pues era un reto único», apunta feliz el directivo deportivo del equipo que sorprende en España y que anda con paso firme en Europa.

La aventura no era fácil. No lo es para ningún equipo ACB, puesto que

las ataduras económicas complican mucho la construcción de cualquier proyecto a medio o bien largo plazo. «Lo primero que nos planteamos fue contagiar al público. Que se sintiesen nuevamente identificados con lo que veían en la pista y eso lo queríamos lograr dando espacio a jugadores de la casa y con una idea de juego alegre y vistosa. De ahí que apostamos por un adiestrador como Por favor Fisac –fundamental para nosotros– y le dimos confianza a jóvenes como Alocén, a los que rodeamos de veteranos como Fran Vázquez, a fin de que les ayudasen a crecer», apunta el exjugador.

En su primera temporada al frente, el equipo fue semifinalista de la ACB tras quitar al Baskonia. Éxito que allanó el camino para el futuro. «Ganar es esencial, mas en el momento de desarrollar un proyecto cuenta más la estabilidad y la seriedad que desprendemos como club. Eso hace que los jugadores deseen venir y que podamos retener el talento», asevera Cargol.

Feliz por de qué forma van las cosas, no pierde la perspectiva. «Vamos día tras día. Tenemos los pies en el suelo y sabemos bien cuáles son nuestros objetivos. Se trata de buscar el máximo en todos y cada parcela y desde ahí soñar con ambición, mas sin parar de ser realistas», concluye el arquitecto técnico de este Zaragoza que sueña sin límites.

La fórmula del éxito

Fisac, un técnico clave: Cargol se planteó devolver la ilusión a la afición a fin de que el Príncipe Felipe se llenase nuevamente. El juego alegre instaurado por el técnico, Por favor Fisac, ha obrado el milagro

Alocén y los jóvenes: En su idea de producir ilusión, el directivo deportivo apostó por una fórmula que integrase a jóvenes de la casa (como Alocén) con veteranos que pudiesen hacerles medrar –Fran Vázquez o bien Radovic–.

Estabilidad y también ilusión: Una de las claves de Cargol para retener el talento y atraer nuevos fichajes ha sido proyectar una imagen de seriedad en el club

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment