Salud 

La carencia de sueño acelera el daño cerebral en alzhéimer

El sueño se está transformando poco a poco más en un factor determinante en nuestra salud. La semana pasada una investigación de España mostraba que la carencia de horas de sueño o bien el reposo de mala calidad podría ser una bomba de relojería para el corazón. El estudio demuestraba, por vez primera, que las personas que duermen menos de 6 horas de noche pueden tener más posibilidades de padecer un infarto o bien un ictus que las que descansan entre 7 y 8 horas al día. El sueño sería un factor de peligro cardiovascular tan potente como la obesidad, el tabaquismo o bien la carencia de ejercicio.

En verdad, dormir mal es un sello de la enfermedad de Alzheimer. Las personas con la nosología tienden a despertarse cansadas y sus noches se vuelven menos refrescantes conforme empeoran la pérdida de memoria y otros síntomas. Hace un mes un equipo de la de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.) vio que las personas mayores que tienen menos sueño profundo -que se precisa para afianzar los recuerdos y despertarse sintiéndote renovado- tienen niveles más altos de proteína cerebral tau. Tener tau elevado es un signo de la enfermedad de Alzheimer y se ha relacionado con daño cerebral y deterioro cognitivo.

El día de hoy, este conjunto de estudiosos publica en «Science» nuevos resultados sobre su trabajo y prueban que la carencia de sueño aumenta los niveles de esta proteína tau, clave en la enfermedad de Alzheimer. En verdad, en sus estudios en ratones, confirman que el insomnio acelera la propagación a través del cerebro de conjuntos tóxicos de tau, una apuntan de daño cerebral y un paso definitivo en el camino cara la demencia.

Nuestro estudio muestra que la interrupción del sueño hace que la proteína tau aumenta de manera rápida y se extienda con el tiempo

«Sabemos que los inconvenientes del sueño y el alzhéimer se asocian en parte mediante otra proteína diferente, la beta amiloide, mas nuestro estudio muestra que la interrupción del sueño hace que la proteína tau aumenta de forma rápida y se extienda con el tiempo», resalta el creador primordial, David Holtzman. Los estudiosos asimismo hallaron que la interrupción del sueño aumentaba la liberación de la proteína sinucleína, un sello propio de la enfermedad de Parkinson. Las personas con párkinson, como las que tienen alzhéimer, de manera frecuente padecen inconvenientes para dormir.

Los resultados pueden tener una enorme relevancia puesto que, sguieren los autores del trabajo, la carencia de sueño ayuda a fomentar la enfermedad con lo que unos buenos hábitos de sueño pueden asistir a conservar la salud cerebral. «Lo interesante de este estudio es que sugiere que los factores de la vida real, como el sueño, podrían afectar a la velocidad de propagación de la enfermedad a través del cerebro», agrega Holtzman.

Los estudiosos asimismo hallaron que la interrupción del sueño aumentaba la liberación de la proteína sinucleína, un sello propio de la enfermedad de Parkinson

La proteína tau se halla en general en el cerebro, aun en personas sanas, mas en determinadas nosologías puede agruparse en rollos que causa lesiones y auguran un deterioro cognitivo. Se sabe, señala el trabajo, que la proteína tau está elevada en las personas mayores que duermen mal, mas no estaba claro si la carencia de sueño estaba forzando de manera directa los niveles de tau cara arriba, o bien si los dos estaban asociados de alguna otra forma.

Ratones insomnes
La contestación a esta cuestión la han conseguido midiendo los niveles de tau en ratones y personas con sueño normal y perturbado. En ratones, criaturas nocturnas, vieron que los niveles de tau presentes en el líquido cefalorraquídeo que rodeaba a las células cerebrales eran más o menos un par de veces más altos a lo largo de la noche, cuando los animales estaban más lúcidos y activos, en vez de a lo largo del día, cuando dormían. Trastocar el reposo de los ratones a lo largo del día hizo que los niveles de tau diurnos se duplicasen.

Continuar despierto toda la noche hace que la gente se sienta agobiada y de mal humor y que se duerma a la primera ocasión

Para contrastar sus datos en humanos, los estudiosos consiguieron líquido cefalorraquídeo de 8 personas tras una noche normal de sueño y, en otra ocasión, después una noche en candela. Y los resultados mostraron que una noche de insomnio hizo que los niveles de tau se duplicasen.

Insomnes

Fichero
Continuar despierto toda la noche hace que la gente se sienta agobiada y de mal humor y que se duerma a la primera ocasión. Si bien es bastante difícil juzgar el estado anímico de los roedores, asimismo se recobraron de un día sin dormir durmiendo hasta después. Para descartar la posibilidad de que el agobio o bien los cambios de comportamiento explicasen los cambios en los niveles de tau, los científicos fabricaron ratones cambiados genéticamente que podrían sostenerse lúcidos a lo largo de horas inyectándoles un compuesto. Cuando el compuesto desaparece, los animales vuelven a su ciclo normal de sueño-vigilia, sin signos de agobio ni deSeo aparente de dormir extra.

Empleando estos ratones, los estudiosos hallaron que sostenerse despierto a lo largo de periodos prolongados hace que los niveles de tau aumenten.

Los resultados sugieren que tau se libera de forma rutinaria a lo largo de las horas de vigilia por la ocupación normal de meditar y hacer, y después esta liberación reduce a lo largo del sueño, lo que deja suprimir tau

En conjunto, los resultados sugieren que tau se libera de forma rutinaria a lo largo de las horas de vigilia por la ocupación normal de meditar y hacer, y después esta liberación reduce a lo largo del sueño, lo que deja quitar tau. La privación del sueño interrumpe este ciclo, lo que permite que la tau se acumule y aumente la probabilidad de que la proteína empiece a acumularse en confusiones perjudiciales.

«Dormir bien por noche es una cosa que todos debemos intentar hacer -asevera Holtzman-. Nuestros cerebros precisan tiempo para recobrarse del agobio del día. Aún no sabemos si dormir lo bastante conforme las personas avejentan resguardará contra la enfermedad de Alzheimer. Mas no puede hacer daño, y este y otros datos sugieren que aun puede asistir a retrasar el proceso de la enfermedad si esta ha comenzado».

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment