Salud La crisis del Covid-diecinueve deja al descubierto las faltas...

La crisis del Covid-diecinueve deja al descubierto las faltas de los sistemas de salud en el manejo del SIDA

-

¿Qué es la salud? Cada vez está más claro que no se trata de la ausencia de enfermedad sino se asocia con la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS). Y esto es singularmente esencial en las enfermedades crónicas, como el SIDA, donde las personas que son portadoras del virus encaran retos únicos y concretos.

Ahora, un equipo multidisciplinar de cuarenta y cuatro personas especialistas en SIDA publica en la gaceta «Nature Communications» un documento de acuerdo sobre las acciones para progresar el bienestar en un largo plazo de estas personas.

Ordenado por Jeffrey Lazarus, del Instituto de Salud Global de Barna (ISGlobal), el texto busca guiar a los actores globales, regionales, nacionales y locales en el desarrollo y también implementación de una atención sanitaria integral y centrada en las personas, que garantice el mejor resultado para las personas que viven con SIDA.

«La crisis ocasionada por el Covid-diecinueve ha lanzado luz sobre inconvenientes que han sido evidentes a lo largo de mucho tiempo», apunta Lazarus quien resalta que los sistemas de salud deben distanciarse del «paradigma de la atención aguda» y adoptar un enfoque de atención a «largo plazo».

Además de esto, agrega, «la compartimentación y la fragmentación de la atención evitan que los sistemas de salud examinen la salud y el bienestar del paciente de forma integral, teniendo presente las posibles comorbilidades y el impacto de una enfermedad en el bienestar general de una persona».

Por esta razón, tal como se destaca en el documento, el enfoque centrado en el paciente y la CVR» son «conceptos cruciales» en este cambio de paradigma tan preciso cara un enfoque de atención multidisciplinario, holístico y en un largo plazo.

Explica Lazarus que la CVRS cubre aspectos relacionados con el «bienestar general» de una persona y trasciende los simples resultados clínicos.

Por el hecho de que, como apunta la estudiosa María José Fuster, de la Sociedad De España Interdisciplinaria del Sida (SEISIDA), «la eficacia en los cuidados del SIDA no se puede medir solamente con resultados biomédicos».

La calidad de vida relacionada con la salud es un aspecto central para asegurar la salud en un largo plazo de las personas con SIDA

Fuster, que es parte de un equipo multidisciplinar de cuarenta y cuatro personas especialistas en SIDA que han elaborado el acuerdo, resalta que «la calidad de vida relacionada con la salud es un aspecto central para asegurar la salud en un largo plazo de las personas con SIDA, pues influye en los resultados de salud directa y también indirectamente».

En el caso del SIDA, apunta por su lado Lazarus, la CVRS engloba aspectos «biomédicos (como la multimorbilidad, el manejo del dolor y la fatiga), cuestiones relacionadas con el bienestar personal normalmente (como la salud mental, el estigma y la discriminación, incluyendo el autoestigma y la culpa), y salud y derechos reproductivos, aislamiento social, marginación y denegación de atención médica».

En circunstancias en las que se dispone de tratamiento y prevención eficientes y, no obstante, persisten múltiples barreras, «»la CVRS da una herramienta para valorar absolutamente el estado de salud y un medio para respaldar la prestación de atención integral», asegura.

La introducción de las terapias antirretrovirales en mil novecientos noventa y seis redujo la incidencia de las nosologías y muertes ligadas al SIDA y el sida

No se debe olvidar que la introducción de las terapias antirretrovirales en mil novecientos noventa y seis redujo la incidencia de las nosologías y muertes ligadas al SIDA y el sida. A fines del dos mil diecinueve, el sesenta y siete por ciento de las personas que vivía con SIDA había empezado el tratamiento antirretroviral (ART) y el cincuenta y nueve por ciento había conseguido la eliminación viral. No obstante, pese a ello, las personas que viven con SIDA tienen, de forma frecuente, una menor calidad de vida y bienestar.

Las recomendaciones del acuerdo, que se pueden ver en este link, incluyen un abordaje integral del bienestar de las personas con SIDA a través de la supresión del estigma y la discriminación relacionados con el SIDA en el contexto sanitario y el abordaje de la multimorbilidad como una parte de los cuidados en un largo plazo.

Conforme Mª José Fuster, «se precisa un avance en el modelo de atención a las personas con SIDA que incluya el manejo de los inconvenientes relacionados con la calidad de vida relacionada con la salud».

Así como la estrategia del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA/UNAIDS), esta declaración consensuada plantea una visión sobre la forma de convertir la atención al SIDA en el futuro próximo.

La declaración aboga que, aparte de continuar trabajando en un acceso universal y equitativo al tratamiento antirretroviral, se hace preciso que los sistemas de salud asimismo deben ampliar el foco de atención para asegurar que las personas con SIDA alcancen el máximo estándar de salud física y mental posible, alén de la simple eliminación viral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

El Covid-diecinueve persistente es poco usual en los pequeños

La infección por el SARS-CoV-dos, el virus que causa...

Pavor en la anterior de Champions entre el Dinamo Zagreb y el Legia Varsovia

Los Olimpiadas acaparan estos días la atención de los...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados