Salud La dieta Mediterránea mejora las funciones cognitivas y la...

La dieta Mediterránea mejora las funciones cognitivas y la memoria en ciertas personas

-

La dieta Mediterránea no solo tiene efectos ventajosos en la salud cardiovascular, sino asimismo les puede permitir prosperar su memoria y prevenir o bien retrasar los efectos del deterioro cognitivo asociado al envejecimiento.

Mas solamente ciertas personas se favorecen de tal efecto, concluye una investigación publicado en «Clinical Nutrition», que apuesta por alterar el género de intervenciones basadas en recomendaciones dietéticas para identificar a los colectivos con más contrariedades para beneficiarse de estas intervenciones de modo de vida, para personalizar las medidas y facilitar con lo que adopten las pautas de vida sana propuestas, logrando favorecer al unísono la prevención del deterioro cognitivo.

«Más adherencia a la dieta Mediterránea implica una mejora más grande en cognición», explica Natàlia Soldevila-Domènech, primera firmante del trabajo.

Mas las ventajas no son iguales para todo el planeta. Las mujeres, las personas de más edad, las que tienen un menor nivel educativo y aquellas con diabetes tipo dos son los colectivos que consiguen menos beneficios de proseguir esta dieta.

La estudiosa apunta que «a pesar de que vemos que las mujeres tienen una mejora de cognición inferior a la de los hombres, estas mejoras cognitivas se dieron en el conjunto de las y los participantes».

Una parte del equipo de investigación

HdM
Al unísono, los voluntarios y voluntarias con un desempeño cognitivo más bajo al comienzo del estudio en memoria y otras funciones cognitivas, son los que tienen menos adherencia a la dieta Mediterránea y los que tienen menos probabilidad de conseguir una reducción significativa de peso.

«Nos interesaba saber qué voluntarios perdían peso y cuáles no perdían, y porqué unos perdían y otros no, desde la perspectiva de la cognición y de su conducta», asegura Rafael de la Torre.

Los resultados señalan una relación directa entre la adherencia a la dieta Mediterránea y la mejora cognitiva. Con las recomendaciones del estudio, registraron mejoras de más de 0,60 puntos en cognición global y de cerca de 0,90 en la memoria

En concreto, las personas que al comienzo del estudio presentaban mejor memoria auditiva, más capacidad de planificación y de toma de resoluciones, menos tiempo de reacción y menor impulsividad, tenían entre un veinte por ciento y un cincuenta por ciento más de probabilidades de lograr la meta del estudio de perder un ocho por ciento de peso en 3 años.

Conforme los estudiosos, esto se explica por el hecho de que la mayor parte de las personas con estas capacidades cognitivas lograron una alta adherencia a la dieta Mediterránea hipocalórica que se tradujo en pérdidas de peso clínicamente relevantes.

La investigación, dirigida por el Instituto Centro de salud del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM-Centro de salud del Mar), el Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge (IDIBELL) y el Centro de salud Universitari de Bellvitge, todos del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Alimentación (CIBEROBN), prosiguió a lo largo de 3 años a un conjunto de cuatrocientos ochenta y siete voluntarios y voluntarias, repartidos prácticamente por igual entre hombres y mujeres y con una edad media de sesenta y cinco años.

Todos eran participantes en el ensayo PREDIMED-PLUS (PREvenciónDIetaMEDiterranea Plus), una investigación multicéntrico en el que participan veintitres centros estudiosos del Estado que examina el efecto de la dieta Mediterránea tradicional con limitación de energía, promoción de actividad física y también intervención conductual, en el perder peso y la prevención de la enfermedad cardiovascular.

Al comienzo del estudio, los participantes presentaban sobrepeso o bien obesidad y, por lo menos, 3 criterios de síndrome metabólico, el que incluye hipertensión, hiperglucemia, exceso de grasa en la cintura, niveles bajos de colesterol HDL y niveles elevados de triglicéridos.

El síndrome metabólico es muy usual, se presenta en más o menos 1 de cada 4 adultos en el planeta, y también implica un mayor peligro de padecer enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo dos y deterioro cognitivo.

Los estudiosos examinaron, mediante test neuropsicológicos, el estado cognitivo de los voluntarios al comienzo del estudio y tras uno y de 3 años. Se estableció su desempeño en memoria y en otras funciones cognitivas, incluyendo la capacidad de tomar resoluciones, razonar, prestar atención, planear o bien ignorar determinados impulsos.

Conforme estudios precedentes, en un periodo de 3 años, las personas con síndrome metabólico que no prosiguen ningún género de intervención, habrían presentado una minoración de prácticamente 0,40 puntos en su cognición global y de 0,10 puntos en su memoria.

Por el contrario, con las recomendaciones del estudio, registraron mejoras de más de 0,60 puntos en cognición global y de cerca de 0,90 en la memoria.

En el conjunto de los pacientes, los resultados señalan una relación directa entre la adherencia a la dieta Mediterránea y la mejora cognitiva. La adherencia a la dieta Mediterránea hipocalórica se mide con un cuestionario de diecisiete ítems que explora el consumo de aceite de oliva virgen extra y el número de raciones de verdura y piezas de fruta que se consumen al día, entre otros muchos. Puntuaciones por sobre los once puntos se consideran una alta adherencia a la dieta Mediterránea.

De esta forma, por cada punto de mejora de la adherencia a esta clase de nutrición, la memoria mejoró en 0,13 puntos. Esta mejora se puede deber, conforme los estudiosos, a el perder peso y al incremento de el ejercicio físico, que asimismo se asocia a una mejora de la calidad de vida.

En este sentido, el doctor de la Torre, uno de los estudiosos primordiales del estudio, apunta que este hecho «es esencial, teniendo presente que los cambios cognitivos pueden no ser perceptibles para las personas, mas pueden ser más relevantes si se combinan con mejoras en su calidad de vida».

Por su lado, Fernando Fernández-Aranda, líder del proyecto desde el IDIBELL y el Centro de salud de Bellvitge, señala que «gracias a este estudio hemos podido acotar ventajas de la dieta Mediterránea alén de el perder peso como la memoria verbal o bien la atención, que se ven meridianamente beneficiadas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

Nintendo Switch vs modelo OLED, ¿vale la pena mudar de consola?

Una pantalla más grande y mejor, conexión ethernet y...

La entrevista que ABC le arrancó a Chaplin en un tren

La Segunda Guerra Mundial puso a Charlie Chaplin en...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados