La economía se enchufa a las energías limpiasEconomía 

La economía se enchufa a las energías limpias

Mientras que actores como Schwarzenegger y Di Caprio anuncian que emprenderán en América Latina cerca de quinientos proyectos para la descarbonización del planeta, con un presupuesto de más de cuatro mil quinientos millones de euros, el resto del planeta (España incluida) procura pasear cara un escenario ideal de emisiones cero en el que, sin contar con tanta filantropía, tanto administraciones como empresas apuestan por la descarbonización, no ya como opción sino más bien como una apuesta obligada que, además de esto, puede suponer una esencial fuente de ocasiones de negocio.

La Cima del Tiempo que en poco transformará a España en foco mundial, va a ser una enorme ocasión para las compañías de relanzar sus estrategias medioambientales y de sostenibilidad dirigidas a combatir el cambio climático con la reducción de emisiones, un inconveniente de escala planetaria que debe acometerse con resolución y emergencia.

«Descarbonizar totalmente el ámbito energético es un reto enorme que requiere como condiciones indispensables el desarrollo tecnológico y la movilización de esenciales cantidades de inversión», apunta Joan Batalla, directivo general de la Fundación para la Sostenibilidad Energética y Ambiental (Funseam). Un campo que conoce de memoria –fue consejero de la Comisión Nacional de Energía (CNE)– y en el que «la innovación va a ser la única vía para dar soluciones y encarar desafíos relacionados con la eficacia, el impacto medioambiental o bien la seguridad del suministro».

Para este especialista, cuestiones como el desarrollo de nuevas tecnologías; la consolidación de las fuentes de generación renovable de naturaleza intermitente, como son la eólica y la solar fotovoltaica; la descentralización; la digitalización y la participación más activa de los usuarios van a configurar un campo energético muy diferente del hasta el momento conocido. El informe de Funseam, «La innovación en el campo energético en España», apunta que aun con soluciones renovables a nivel económico viables y escalables libres para cerca de 2 tercios del suministro energético mundial, aspectos como el desarrollo de la población y la creciente demanda de energía podrían complicar el propósito de descarbonización sin inversiones urgentes en investigación y desarrollo (I+D).

Cooperación
Para Batalla, «el ámbito energético requiere proseguir desarrollando tecnologías respetuosas con el medioambiente, limpias y competitivas y un sistema eléctrico inteligente capaz de integrar y administrar de forma flexible volúmenes crecientes de generación eléctrica de origen renovable, penetrando nuevos modelos de negocio»; y precisa que en este escenario, la innovación de forma colaborativa –open innovation– deja repartir los costos y peligros, sobre todo en proyectos que requieren grandes cantidades de capital y dar contestación a los requisitos de conocimientos poco a poco más especializados.

Cooperación que resulta particularmente relevante en el ámbito energético debido al singular impacto que tienen los fallos de mercado y la inseguridad propia del proceso innovador». Y tiene claro que el reto consiste en ser capaces de desajustar el desarrollo económico de las emisiones de CO2. «Con una demanda energética creciente en el futuro próximo, derivada de desarrollo de la población mundial, el reto consiste en ser capaces de dar contestación a las necesidades energéticas crecientes sin menoscabar la consecución de los objetivos climáticos», insiste.

Para José García-Quevedo, de la Cátedra de Sostenibilidad Energética y también Instituto de Economía de Barna de la Universidad de Barna, «sin avances esenciales en innovación no conseguiremos la descarbonización, se precisan soluciones nuevas y considerablemente más disruptivas que las presentes que nos dejen avanzar». Innovación que afecta a una gran parte de las actividades del ámbito energético como son, entre otras muchas, la generación de energías renovables, el almacenaje de energía, las redes eléctricas inteligentes o bien la provisión de nuevos servicios a los usuarios. También, resalta la necesidad de acentuar la cooperación público-privada y precisa que «las empresas están reaccionando, mas queda camino por recorrer, puesto que pese a la magnitud del esmero renovador, este resulta deficiente para el tamaño y la relevancia del ámbito, que se sostiene, por poner un ejemplo, muy bajo el industrial.

Más inversión
Los dos especialistas coinciden en que la innovación en energía en España puede favorecer la creación de nuevos negocios y actividades, como la generación de valor añadido y empleo. Sin embargo, insisten en que no se crea lo bastante en tecnologías energéticas y que es preciso acentuar los sacrificios en inversiones en I+D y también innovación para encarar los desafíos de la transición energética y del cambio climático.

Hasta trescientos sesenta y 4 mil trabajos se van a crear a resultas de la transición energética, conforme estimaciones del Gobierno

Unos doscientos treinta y 6 mil millones de inversión de cooperación pública y privada se movilizarán en España en la lucha contra el cambio climático

De exactamente la misma opinión es el especialista energético y maestro del European University Institute, Christopher Jones, quien últimamente presentó en España el informe «El papel del gas en la descarbonización del sistema energético de la UE», editado por la Fundación Naturgy. La Comisión Europea ha presentado un presupuesto de investigación de cien millones de euros para el periodo dos mil veinte-dos mil veinticinco, con el compromiso de destinar cuando menos un veinticinco por ciento a temas relacionados con los Pactos de la ciudad de París. Pese a ello, precisa que «la UE precisará establecer un ambicioso compromiso para la financiación del I+D relacionado con la atrapa y almacenaje de carbono, la producción de hidrógeno, como con el incremento de la eficiencia y la eficacia energética en costos del biogás».

Para Jones, el campo coupling (sistema integrado de gas y electricidad) es un reconocimiento de la necesidad de que la futura industria energética de la Unión Europea aproveche todas y cada una de las fuentes de energía positivas para el tiempo y les deje competir con libertad, impulsando los costos a la baja y brindando a la industria y a los ciudadanos la posibilidad de elegir; y estimulando la innovación. Para esto, apunta la relevancia del desarrollo auxiliar de redes inteligentes que le dejen operar sin incidentes.

Eléctricas punteras
La asesora de estrategia de PwC, que ha efectuado un análisis del campo eléctrico en este proceso de transición energética, apunta que la descarbonización y una mayor inversión en redes y en renovables son las apuestas estratégicas de las grandes eléctricas. Mas además de esto, se pone el acento en el desarrollo de nuevos servicios de valor añadido para los usuarios, como son los hogares inteligentes, la movilidad eléctrica, el autoconsumo o bien el almacenaje de energía.

Examina los pasos que dan las cuarenta mayores empresas eléctricas por capitalización bursátil del planeta, entre aquéllas que se hallan Iberdrola y Naturgy. El informe resalta la reorientación de las inversiones cara redes de distribución y las fuentes renovables, donde las tecnologías son ya competitivas, con lo que «van a jugar un papel esencial en la transición energética».

En innovación apunta que mejoran su apuesta y capacidad y que es «una cuestión capital para la mayor parte de las eléctricas», en tanto que 7 de las diez que más apuestan por la i+D son europeas. En sus centros se aborda «la aplicación de las nuevas tecnologías a las micro-redes, las urbes inteligentes o bien la movilidad eléctrica. Para Carlos Fernández Landa, asociado responsable de Energía de PwC, «el campo se halla en plena transformación. Al final de la próxima década la industria va a ser absolutamente diferente. La transición energética, el desarrollo de servicios de valor añadido, el mayor empleo de tecnologías limpias y eficaces marcarán la agenda de los próximos años, a lo largo de los que la innovación y los nuevos modelos de negocio estarán en el centro de las compañías».

Poder al consumidor
Además de esto, el informe hace hincapié en la apuesta por el desarrollo de servicios de valor añadido a los consumidores: «Estamos siendo testigos de una enorme actividad en el ámbito de energía retail. En todos y cada uno de los países y áreas geográficas, las grandes eléctricas trabajan activamente en su aproximación al mercado con productos B2B y B2C behind the meter –esto es, que no precisan estar conectados a una red de distribución–, primordialmente en 5 grandes áreas: la movilidad eléctrica, los hogares inteligentes, el autoconsumo, la energía distribuida y el almacenaje de energía».

Una investigación elaborado por UK Energy Research Centre en el que se identifican las primordiales acciones a hacer en el futuro próximo para poder respetar la neutralidad climática pone el acento en el hecho de que solo quedan 3 décadas para cumplir con el propósito de cero emisiones y que «el primordial reto de los responsables de las políticas públicas pasa por apresurar la innovación en un corto periodo de tiempo».

Entre las líneas de actuación apunta la necesidad de establecer un compromiso firme de inversión a gran escala de cara al desarrollo de tecnologías de atrapa, almacenaje y empleo de carbono. Además de esto, insiste en la relevancia de aprovechar las innovaciones existentes, como las tecnologías digitales para acrecentar la adopción por la parte de los usuarios de soluciones de eficacia energética.

Brotes verdes en el uso
La transición energética producirá 4 trabajos por cada uno de ellos que se destroce en el proceso de descarbonización, conforme datos de la OIT. Alén de las energías renovables, va a haber trabajo en el ecodiseño y el reciclaje, la prevención y el control de la polución, la agricultura ecológica o bien la rehabilitación energética de edificios. Muchas de estas ocasiones van a poder descubrirse en Greenweekend la villa de Madrid, del veintinueve de noviembre al 1 de diciembre. Un acontecimiento que desde hace 6 años impulsa ideas y proyectos de emprendedores del campo ambiental.

Busca de nuevas ideas
El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha reactivado sus inversiones en proyectos renovadores para avanzar en la descarbonización y la eficacia energética. Una busca de ideas y soluciones donde se tendrán presente elementos renovadores en tecnología, aplicaciones o bien mecanismos de participación. Se valorarán aquellos proyectos alineados con el almacenaje, la administración de la demanda, la implicación de la ciudadanía o bien la hibridación de tecnologías que faciliten su integración en internet. Y resaltan que, frente al nuevo escenario, se hace preciso impulsar soluciones más complejas para avanzar cara un sistema descarbonizado y eficaz.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment