La FIFA va a crear un banco mundial para supervisar todos y cada uno de los fichajesSociedad 

La FIFA va a crear un banco mundial para supervisar todos y cada uno de los fichajes

Fatigado de desayunar casi todos los días leyendo informaciones relativas a traspasos millonarios, sospechas de la prensa por pagos de comisiones o bien inciertos fichajes, Gianni Infantino ha decidido poner punto y final a todos y cada uno de los recelos y suspicacias que rodean al planeta del futbol. El presidente de la FIFA ha decidido arbolar la bandera de la trasparencia como único camino para dotar de verosimilitud a un deporte cuya magnitud ha crecido exponencialmente en los últimos tiempos.

Regular las reglas que rigen a todos y cada uno de los representantes, la trasferencia internacional de menores, precisar el empleo de la ventana invernal de fichajes o bien limitar la cantidad de cesiones de un mismo club son ciertas propuestas que están a puntito de aprobarse. «Estamos trabajando muy esmeradamente en el nuevo sistema de traspasos de futbolistas internacionalmente. Hay múltiples temas que al presidente Infantino le preocupan», asegura Emilio García Silvero, Chief Legal Officer at FIFA (Directivo Jurídico del organismo mundial).

El ejecutivo atiende a ABC a lo largo del World Soccer Congress que se festeja en Barna. Desvela que la FIFA estudia un segundo bloque que va a tener un enorme impacto mediático. La resolución más novedosa y concluyentes va a ser la creación de un banco que pertenecerá al organismo futbolístico y que regulará todo el flujo de dinero que se mueve en un traspaso internacional. La FIFA recibiría la cantidad acordada por el traspaso por la parte del club comprador, repartiría las pertinentes comisiones, descontaría los abonos en término de capacitación y solidaridad para ingresárselo a los clubes en los que había militado el futbolista cuando era joven y pagaría a la entidad vendedora. El controvertido traspaso de Neymar al Barna, que prosigue dirimiéndose en los juzgados, es el claro ejemplo de lo que no sucedería jamás más.

Objetivo, la trasparencia
García Silvero lo explica detalladamente. «Pretendemos trasmitir trasparencia en lo que se refiere a las comisiones, al dinero que se paga a los agentes y asimismo en lo que se refiere a de qué forma se les paga. La FIFA trabaja en un proyecto que tiene por nombre cleaning house, que es una suerte de banco, corporación o bien sociedad que va a encauzar todo el dinero que se paga a los clubes por formar a los jugadores o bien el que los clubes paguen a los agentes. Y esta empresa va a examinar que todo está adecuado ya antes de abonar las cantidades a los representantes y a los clubes», asegura el directivo jurídico. «Cuando un jugador internacional es traspasado, el club que lo adquiere debe abonar el 5 por ciento a los clubes que lo han formado», agrega García Silvero, que advierte: «Hoy en día estimamos que anualmente se pierden más de cuatrocientos millones de dólares americanos por esos pagos. La regla afirma que el que adquiere debe abonar y el adjudicatario debería demandarlo, mas si el club que adquiere a un jugador no paga o bien si el club formador no se entera del traspaso, el dinero no llega. Deseamos terminar con eso, asegurar que todas y cada una de las cantidades que fluyen en el mercado del futbol cumplen con la regla y que ese dinero es traspasado a los que han formado a los jugadores. Garantizaremos transparencia».

Tras el Fair Play Financiero, la creación de una Liga de Naciones, la reestructuración del Mundial de clubes o bien la Liga Mundial de Futbol Femenino para escojas nacionales, es el proyecto más ambicioso que se plantea el organismo encabezado por Infantino, resuelto a terminar con las noticias de corrupción que a diario ocupan páginas en todos y cada uno de los diarios deportivos.

Los agentes y representantes asimismo están en el punto de atención de Infantino. Y más desde el momento en que en dos mil quince se desmarcasen de la FIFA y pasasen a llamarse intercesores, regulados por cada una de las Federaciones. El organismo mundial desea recobrar el control por el hecho de que son una parte esencial del sistema, si bien comprende que debe haber reglas concretas para ellos. Lejos de entrar en una guerra imponiendo reglas, la FIFA desea convenirlas mas les advierte que no pueden estar fuera del sistema. «Hay muchas cosas por discutir. Reglas nuevas para los agentes, que se cumplan y garanticen que no haya enfrentamiento de intereses cuando hay traspasos», asegura García Silvero.

Valorar a los futbolistas
De forma más embrionaria, la FIFA está valorando la posibilidad de valorar a los jugadores a fin de que los traspasos se ajusten lo máximo posible a su valor real en el mercado. Sin embargo, si bien está sobre la mesa y se han recibido diferentes propuestas, es una cuestión compleja por el hecho de que desde exactamente el mismo organismo se reconoce que «es bastante difícil cuantificar el valor de un futbolista». Ni tan siquiera la existencia de un algoritmo deja de forma meridianamente clara concretar cuánto valdría un jugador. «No sé si el mercado responde a un algoritmo específico, mas se ha planteado y se puede debatir», asegura García Silvero, que no ve esta cuestión como prioritaria en estos instantes.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment