La historia de la primera canción que llegó al espacio profundoCiencia 

La historia de la primera canción que llegó al espacio profundo

En el mes de febrero del año dos mil ocho la NASA empleó su Deep Space Network para trasmitir «Across the Universe» de los Beatles por todo el cosmos. La canción viajó a trescientos quilómetros por segundo cara la estrella North Star Polaris, ubicada a unos cuatrocientos treinta y uno años luz de nuestro planeta.

Deep Space Network es una red internacional de antenas que ayuda a las emisiones de exploración en el cosmos. En el lanzamiento de la canción cooperó el complejo de comunicaciones que tiene la NASA en Robledo de Chavela, en la capital española.

No era la primera canción del conjunto de Liverpool en ser empleada por la NASA para este género de acontecimientos. La habían antecedido títulos tan míticos como «Good Day Shunshine», «Here Comes the Sun»; «Ticket to Ride» y «A hard Day’s Night», aunque es verdad que jamás ya antes se había mandado al espacio profundo.

«Across de Universe» cuenta la historia amorosa entre un chaval y una muchacha, en la que se pasa gaceta a la ideología de los años sesenta. En palabras de John Lennon fue la composición más hermosa y poética creada por él, cuando la escribió todo «brillaba como un millón de soles».

La NASA escogió esa legendaria canción pues se memoraba el cuarenta aniversario de la grabación de exactamente la misma y el cincuenta aniversario de la fundación de la agencia espacial de Norteamérica. Para poder «lanzarla» fue preciso lograr los permisos de Paul McCartney, Yoko Ono y las 2 discográficas con derechos sobre la música de los Beatles.

McCartney solicitó mandar al espacio un saludo muy especial: «Manden mi amor a los extraterrestres». Por su lado, Yoko Ono calificó el envío de «un acontecimiento importante».

El sonido del Cosmos llega a la Tierra
A mediados de septiembre de dos mil quince dos detectores de ondas gravitatorias situados en U.S.A. recibieron una señal procedente del cosmos jamás ya antes detectada. ¿Era la contestación a la canción de los Beatles? ¿Les había agradado a los alienígenas?

El sonido procedía de la colisión de 2 orificios negros, esas zonas del espacio tan pequeñas y masivas que representan un punto de no retorno, a unos tres mil millones de años luz de la Tierra.

Cuando 2 orificios negros chocan se funden en uno más grande, de un diámetro aproximado a la suma de los radios, lo que quiere decir que el nuevo orificio tiene un volumen considerablemente mayor. Conforme se fusionan los orificios negros emiten ondas gravitatorias, que representan una parte de su masa transformada en energía.

La detección de estas ondas gravitaciones –la percepción de distorsión en el espacio-tiempo- es considerada como uno de los avances más esenciales en las últimas décadas en física.

No deja de fascinarnos que en mil novecientos quince –hace más de un siglo- Albert Einstein pronosticó estas ondas gravitatorias, mas a lo largo de todo este tiempo no hemos tenido los medios convenientes para revisar su existencia.

Pedro Gargantilla es médico internista del Centro de salud de El Escorial (la capital española) y autor de múltiples libros de divulgación.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment