La hostelería todavía no padece el mal trago de la desaceleraciónEconomía 

La hostelería todavía no padece el mal trago de la desaceleración

El campo de la hostelería de España sigue teniendo un peso esencial en la economía nacional, representado un seis,2 por ciento del Producto Interior Bruto. En el dos mil dieciocho los trescientos catorce mil trescientos once establecimientos registrados facturaron ciento veintitres mil seiscientos doce millones de euros (un tres con uno por ciento más que el curso precedente) y dieron empleo a uno con siete millones de trabajadores, tal como resalta el Anuario de la Hostelería de España dos mil diecinueve. En el ámbito hay motivos para estar satisfechos, sobre todo pues «estamos en un remonte positivo de la cantidad de negocios y se ha olvidado la crisis», apuntó Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España, a lo largo de la presentación del informe.

No obstante, no faltaron los mensajes de inquietud por el impacto que la desaceleración y la inseguridad puedan tener en una actividad altamente sensible a la evolución de la conyuntura econonómica. La situación de inestabilidad que vive Cataluña también se traduce en cifras, donde el campo ha crecido un uno con cinco por ciento frente al ritmo del seis por ciento al que lo hace la capital de España.

«Probablemente Cataluña pierde peso, pierde ocasión de desarrollo todavía mayor», asegura Emilio Galllego sobre el impacto del pulso secesionista. Mas no semeja que haya motivos a fin de que brinquen las alarmas. En líneas generales este año el desarrollo estable se sostiene. Entre enero y septiembre la facturación de las actividades cosechó un incremento del tres con nueve por ciento en comparación con mismo periodo de dos mil dieciocho. Mas en el campo asimismo se habla algo de falta de confianza y reconocen que la inestabilidad a nivel político afecta. «Estamos en una situación atípica, aguardamos que se resuelva. Este campo es altamente sensible, un ecosistema compuesto con muchas empresas y se deben tomar medidas en los desequilibrios que existen», advierte Gallego.

Desde Hostelería de España recuerdan que la restauración del campo se está generando de forma muy dispar en todo el territorio nacional. «Canarias y Baleares se han recuperado realmente bien, zonas con fuerte demanda turística internacional», señaló el secretario general. No obstante, «La Rioja, Castilla León, Castilla La Mácula y Asturias prosiguen aún en negativo», agregó. O sea, las compañías pierden capacidad de producción mas son rentables.

Del referido peso del seis,2 por ciento del Producto Interior Bruto que representa la hostelería, un cuatro con siete por ciento procede de los servicios de restauración y un uno con cinco por ciento del alojamiento. Sin embargo, pese al incremento de la facturación, este peso en el Producto Interior Bruto nacional ha bajado un punto en comparación con dos mil diecisiete debido al reajuste de las distintas actividades y al mayor control de la economía sumergida.

Entre los datos más positivos del ámbito se halla el del empleo, que vuelve a batir récord con setenta y uno contratados más en hostelería que el año precedente. Y el máximo de ejemplo se consiguió en los meses de verano, julio y agosto, que se superó por primera vez la cantidad de uno con ocho millones de trabajadores. En la rama de la restauración se superaron los uno con tres millones de trabajos y en las actividades de alojamiento los cuatrocientos. La ocupación aumentó en las dos ramas si bien fue mayor en el subsector de la restauración. La media de empleo alcanzada en hostelería en comparación con conjunto de la población ocupada de España fue del ocho con ocho por ciento en dos mil dieciocho. Es por lo tanto la tercera situación de empleo tras el conjunto de la industria (doce con ocho por ciento ) y el comercio (quince con seis por ciento ). En el aspecto laboral asimismo se mentó el peso de los autónomos que volvieron a evolucionar de forma positiva con un incremento del seis,4 por ciento . Son un total de trescientos treinta y tres mil quinientos cincuenta trabajadores y representan el diecinueve con cinco por ciento del empleo del ámbito.

Un veinticuatro con ocho por ciento de los trabajos son a tiempo parcial, algo que para la Hostelería de España refleja el papel de estas empresas en contratar «personas con mayores contrariedades de inserción laboral como son los demandantes de un primer empleo, quienes desean compaginar con otras actividades o bien procuran una retribución extra», matizó Emilio Gallego.

Por su lado, José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España, recordó que uno de los mayores desafíos del ámbito «es el del personal y la formación». Desean tener plantillas más formadas con una capacitación más conveniente, «corta, intensa, permanente y flexible», al unísono que ser «más atractivos desde el punto de vista laboral».

Cierre de bares
Los bares son los establecimientos más abundantes del ámbito si bien llevan años en descenso. «Desde dos mil diez entre dos mil y tres mil bares cierran cada año», recordó Gallego. En dos mil dieciocho sostuvieron el ritmo de caída del año precedente, que en los últimos ejercicios se había suavizado y no llega al 1 por ciento , sumando ciento ochenta y tres mil trescientos seis establecimientos (mil ciento veinticuatro menos que el año precedente). Los bares suponen algo más del cincuenta y ocho por ciento de los establecimientos del conjunto del ámbito hostelero y pese a descender en número, su producción aumentó moderadamente (un 0,2 por ciento ) hasta los treinta y seis y doscientos ochenta y nueve millones de euros.

«Se está generando una auténtica reestructuración del campo, con independencia de la coyuntura económica de España. Cierran establecimientos de pequeño tamaño y abren restaurantes», especifica Emilio Gallego.

Los restaurants están por detrás en volumen, con cerca de setenta y nueve establecimientos, un tres con uno por ciento que en dos mil diecisiete. El peso de estos locales en el conjunto de la hostelería supera el veinticinco por ciento y supone el mayor porcentaje de la producción, con algo más de cuarenta y siete millones de euros, un tres con nueve por ciento más.

Nuevas tendencias
«Somo el campo que más dicha vende y el escaparate de gran lujo del primer ámbito. Nosotros decidimos a qué sabe España. Sabe bien y cada vez mejor», deseó resaltar el presidente de Hostelería España. «Diversidad y flexibilidad, 2 campos que nos definen», agregó. José Luis Yzuel abordó asimismo las nuevas tendencias del ámbito que «demanda salud, comida saludable, sostenibilidad y relacionarse mejor con el clima».

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment