Salud La inmunoterapia oral logra la remisión de la alergia...

La inmunoterapia oral logra la remisión de la alergia al cacahuete en uno de cada 5 pequeños pequeños

-

La inmunoterapia oral en pequeños de 1 a tres años de edad con mucha alergia al cacahuete ha probado ser eficiente para lograr la desensibilización a este comestible en la mayor parte de ellos y la remisión de la alergia en un quinto, conforme los resultados de un ensayo clínico financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus iniciales en inglés) llamado IMPACT y publicado en The Lancet.

La inmunoterapia consistió en una dosis oral diaria de harina de cacahuete a lo largo de dos,5 años. La remisión se definió como la capacidad de comer cinco gramos de proteína de cacahuete, equivalente a uno con cinco cucharadas de mantequilla de cacahuete, sin tener una reacción alérgica 6 meses tras llenar la inmunoterapia. Los pequeños más pequeños y los que empezaron el ensayo con niveles más bajos de anticuerpos concretos contra el cacahuete tenían más probabilidades de conseguir la remisión.

«Los resultados históricos del ensayo IMPACT sugieren una ventana de ocasión en la primera niñez para inducir la remisión de la alergia al cacahuete mediante la inmunoterapia oral», asegura Anthony S. Fauci, directivo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), que es parte integrante de NIH. «

Prácticamente ciento cincuenta pequeños de 1 a tres años participaron en el ensayo IMPACT en 5 centros médicos académicos en los E.U.. Solo los pequeños que tuvieron una reacción alérgica tras comer medio gramo de proteína de cacahute (cerca de uno con cinco cacahuetes) o bien menos fueron escogidos para participar en el estudio. Se les asignó al azar para percibir harina que contenía proteína de cacahuete o bien una harina de placebo de apariencia afín. Las harinas se mezclaron con comestibles como compota de manzana o bien pudin para asistir a disfrazar su sabor. Absolutamente nadie, salvo un farmacéutico y un nutricionista, sabía quién recibió harina de cacahuete o bien harina de placebo hasta el momento en que se compendiaron todos y cada uno de los datos y las visitas del estudio acabaron.

A lo largo de un periodo de treinta semanas, los pequeños del conjunto de tratamiento tomaron dosis al día que se acrecentaron gradualmente hasta lograr los dos gramos de proteína de cacahuete, equivalente a unos 6 cacahuetes. Entonces, los pequeños siguieron consumiendo su dosis diaria de harina de cacahuete o bien placebo a lo largo de un par de años más.

Ahora, los pequeños recibieron dosis gradualmente crecientes de proteína de cacahuete hasta un máximo amontonado de cinco gramos. Entonces suspendieron el tratamiento y evitaron el cacahuete a lo largo de 6 meses. Por último, los participantes se sometieron a un reto alimenticio repetido con cinco gramos de proteína de cacahuete, equivalente a unos dieciseis cacahutes. A los que no tuvieron una reacción alérgica a lo largo del reto se les nutrió entonces con ocho gramos de mantequilla de cacahuete, equivalente a dos cucharadas, en un día diferente para confirmar que podían comer cacahuete sin tener una reacción alérgica.

Al final del periodo de tratamiento, el setenta y uno por ciento de los pequeños que habían recibido harina de cacahuete estaban desensibilizados a este comestible, en comparación con solo el dos por ciento de los que habían recibido harina de placebo. La desensibilización se definió como poder comer cinco gramos de proteína de cacahuete a lo largo de la primera provocación alimenticia oral sin tener una reacción alérgica. Tras 6 meses de eludir el cacahuete tras el tratamiento, el veintiuno por ciento de los pequeños que habían recibido harina de cacahuete podían comer cinco gramos de proteína de cacahuete a lo largo de la segunda provocación alimenticia oral sin tener una reacción alérgica y, por ende, estaban en remisión. Al contrario, solo el dos por ciento de los pequeños que habían recibido harina de placebo estaban en remisión en ese instante.

Los estudiosos hallaron que los niveles más bajos de anticuerpos de inmunoglobulina Y también concretos del cacahuete al principio del ensayo y ser más jóvenes fueron factores que pronosticaron si un pequeño alcanzaría la remisión. En un análisis efectuado una vez que los estudiosos pudiesen ver los datos del estudio, hallaron una relación inversa entre la edad al principio del ensayo y la remisión, con el setenta y uno por ciento de los pequeños de 1 año, el treinta y cinco por ciento de los pequeños de dos años y diecinueve por ciento de los pequeños de tres años que experimentan remisión.

Si bien prácticamente todos los pequeños que recibieron harina de cacahuete tuvieron cuando menos una reacción relacionada con la dosis a lo largo del tratamiento, la mayor parte fueron de gravedad leve a moderada. .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos...

EE.UU. aprueba un discutido medicamento para la ELA

La Administración de Comestibles y Fármacos (FDA) aprobó el...

«Quantum» se pone a un punto de «Sled» cara la final de la Royal Cup Scarlino

La cuarta y penúltima jornada de la Royal Cup...

Raúl Zurita: «Si la poesía se termina, el planeta desaparece a los 5 minutos»

Raúl Zurita sale del elevador algo encorvado. Pasea despacio,...

Probamos los nuevos AirPods Pro: ¿los mejores auriculares que puedes adquirir para tu iPhone?

Apple no inventa nada, mas democratiza tecnologías como ninguna...

Más artículos...RELACIONADOS
Recomendados