La pintura a la vista de Rubén GuerreroCultura 

La pintura a la vista de Rubén Guerrero

Desde La pieza maestra ignota de Balzac, Didi-Huberman desarrolló la idea de la pintura entendida como una trama que, semejante a la carne, presenta un conjunto de elementos latentes o bien estructura interna que la forman y determinan su aspecto. Hasta el Impresionismo la pintura se hacía a través de la aplicación de capas: procedimiento aditivo que daba como resultado una imagen. Cuando el proceso pictórico tomó otros caminos organizativos, lo latente se sublevó en frente de lo ostensible, lo interno en frente de lo exterior, situándose, habitualmente, al mismo nivel visual. Se generó de esta manera una exposición palmaria de ese proceso en el que se hacían evidentes las operaciones del pintor, cobrando estas una dimensión estética y dialéctica de primera importancia.

De esta manera, las obras que ahora presenta Rubén Guerrero (mil novecientos setenta y seis) en F2 semejan el producto de una trama cuyos cabos no se eclipsan, que muestra resquicios -y más que resquicios- de su busca, de sus especulaciones formales, gesticulares y cromáticas. Podríamos charlar de una abstracción enriquecida por la acumulación de estímulos, que van desde el reflejo de una realidad difusa -sugestiva mas indefinible- cara una formulación independiente, que no precisa de la constatación de referencia externa. En este sentido, resulta bien interesante arreglar en sus dibujos, puesto que en ellos hallamos, separadamente, ese planeta polimórfico que entonces se entrama en sus cuadros: composiciones abiertas que respiran merced a la desenvuelta libertad con la que se conduce en la realización de sus obras.

Rubén Guerrero

Système D
. Galería F2. la villa de Madrid. C/ Doctor Fourquet, veintiocho. Hasta el treinta de diciembre.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment