La prudencia evitará que las Navidades sean un acontecimiento ‘supercontagiador’ del coronavirusSalud 

La prudencia evitará que las Navidades sean un acontecimiento ‘supercontagiador’ del coronavirus

EE.UU. está padeciendo un aumento trágico de nuevos casos de covid-diecinueve un par de semanas tras la celebración de Acción de Gracias, que ciertos especialistas han calificado ya como el acontecimiento más ‘supercontagiador’ del coronavirus registrado en ese país.

Los supercontagiadores no son particularmente individuos que por unas peculiaridades determinadas, en especial relacionadas con su comportamiento social, serían responsables, conforme ciertos estudios, del ochenta por ciento de los contagios por SARS-CoV-dos, sino más bien asimismo acontecimientos que favorecen la interacción social como, por servirnos de un ejemplo, las Navidades.

Sabemos, explica a ABC Salud Antoni Trilla, jefe del Servicio de Medicina Precautoria del Centro de salud Clínic de Barna, catedrático de Salud Pública de la Universidad de Barna (UB) y decano de su capacitad de Medicina, «que hay ciertos individuos que pueden tener esa capacidad».

Recuerda este especialista el caso de una mujer en Corea del S. que, pese a tener síntomas no se hizo el test para determinar si tenía el virus y que, tras acudir por lo menos a 4 servicios religiosos de una Iglesia, inficionó prácticamente a mil personas.

«Pero el inconveniente es que no hay un patrón que defina a estas personas para poder identificarlas y, de este modo, prevenir los contagios. Sí sabemos que la mayor parte presenta síntomas y que su carga viral -cantidad de virus en su organismo- es elevada», apunta Trilla.

Los supercontagiadores serían responsables, conforme ciertos estudios, del ochenta por ciento de los contagios por SARS-CoV-dos

Se piensa que, estas personas con gran cantidad de virus en las vías respiratorias altas, o sea nariz y boca, responden a un comportamiento social determinado: «personas que participan en acontecimientos, tumultuarios o bien familiares, en espacios cerrados o bien mal ventilados, que no emplean la mascarilla correctamente o bien que charlan alto o bien cantan».

Y, como advierte Trillla, no se trata de que participe bastantes personas. «Basta una asamblea familiar, de 2 o bien 3 familias, en espacios cerrados y mal ventilados, no se debe olvidar que estamos en invierno, que se alargue en el tiempo, a fin de que se genere un ‘supercontagio’».

Cada vez existen más patentizas que prueban que los acontecimientos que reúnen a bastantes personas, si bien sean en conjuntos pequeños, desempeñan un papel clave en la activa de la pandemia.

De esta manera, un reciente estudio publicado en «Science» trazaba el origen de la primera ola en Boston y lo atribuye, preferiblemente a 2 eventos: una conferencia de negocios internacional y un una asamblea de especialistas en enfermería. Dado a que los virus que circulaban en la conferencia tenían por firmas genómicas diferentes, los autores del estudio pudieron rastrear sus efectos siguientes mucho alén del acontecimiento de superpropagación en sí.

Basta una asamblea familiar, de 2 o bien 3 familias, en espacios cerrados y mal ventilados, no se debe olvidar que estamos en invierno, que se alargue en el tiempo, a fin de que se genere un ‘supercontagio’

El trabajo «proporciona una patentiza poderosa de la relevancia de los acontecimientos de superpropagación en la configuración del curso de esta pandemia», escriben.

La variación identificada se extendió rápidamemte a veintinueve estados.

El estudio «ilustra el papel del azar en la trayectoria de una epidemia», afirman los autores, y da «una clara patentiza de que los acontecimientos de superpropagación pueden trastocar de forma profunda el curso de una epidemia y también implica que la prevención, detección y mitigación de semejantes acontecimientos ha de ser una prioridad para los sacrificios de salud pública».

Debemos ir más allá de lo que nos afirman las autoridades sanitarias y ser más prudentes de lo que recomiendan sus recomendacione

Antoni Trilla llama la atención sobre el hecho de que no resulta necesario que haya acontecimientos tumultuarios a fin de que se genere una superinfección. «Hay que decir de forma clara que la celebración de la Navidad sin ser prudentes puede transformar estas fiestas en un acontecimiento de superdiseminación del virus que va a hacer que, en el primer mes del año, nos hallemos en una situación en la que absolutamente nadie desea estar otra vez».

El portavoz de la Sociedad De España de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica comprende el contexto al que todos llegamos a la Navidad, mas aconseja «reuniones pequeñísimas, cortas y en espacios muy ventilados. Debemos ir más allá de lo que nos afirman las autoridades sanitarias y ser más prudentes de lo que recomiendan sus recomendaciones».

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment