Las 2 caras del deporte de contacto femenino: la fitness-saludable y la profesionalSociedad 

Las 2 caras del deporte de contacto femenino: la fitness-saludable y la profesional

El muay thai, como otros deportes de contacto como las artes marciales mixtas o bien el kick boxing, viven un desarrollo exponencial, palpable en el número de escuelas que abren, el aumento del estudiantado en estas disciplinas y la explosión mediática que han experimentado. De la mano de este nuevo posicionamiento, viene la adhesión de poco a poco más mujeres que se adentran en el emocionante planeta de los combates. El día de hoy, que se festeja el Día de la Mujer, es recomendable recalcar los éxitos del deporte femenino, que no son pocos. Si bien, podemos destacar acá, que el éxito no es solo abrocharse cinturones o bien levantar pesados trofeos, asimismo lo es ser una mujer que reúna equilibrio, seguridad y liderazgo, como el caso que nos atañe. Charlamos de Ester Rodríguez y Alejandra Fernández. Ester es contendiente profesional de K1 y muay thai, algo que compatibiliza con su puesto en un laboratorio clínico y biomédico. Alejandra trabajaba en el Parlamento Europeo, ahora lo hace en «Women Political Leaders», en Bruselas, mientras que ha implantado un original sistema de adiestramiento llamado «Thaifit», que es un éxito en la red de redes. Ellas son las 2 caras del deporte de contacto femenino.

Si algo tienen claro las dos protagonistas es que tanto el muay thai como el K1 están muy presentes en sus vidas, de una forma o bien otra, se han transformado en un camino vital para dejar huella en este planeta. Tras comenzar en el campo profesional, donde ya se recibe una cantidad de dinero por cada combate, Ester está a las puertas de su ansiado debut internacional, para intentar continuar subiendo escalones en su carrera, a pesar de tener solo veintidos años. «Empecé a adiestrar con dieciseis años y cuando fui tomándomelo de verdad, se apreciaron muchos cambios a nivel de perseverancia, ya no solo en el deporte, sino comienzas a adquirir unos valores que se pueden aplicar de manera directa a la vida diaria, ser incesante con lo que te planteas, no dejar de procurarlo jamás, tener la motivación de lograr una meta, son cosas que te pueden asistir para lograr cualquier cosa que te plantees. Al final todo es trabajar, trabajar y trabajar en ello hasta el momento en que lo consigas», narra a ABC. Y, de este modo, con perseverancia, está consiguiendo forjarse una carrera, si bien desgraciadamente es realmente difícil vivir de ello en este país. Por este motivo, trabaja a diario en un centro de salud. «Los turnos son bastante dispares, pueden ser de mañana, tarde o bien noche y en ocasiones cuesta hallar hueco para adiestrar, mas si no hay disculpas siempre y en todo momento se puede».

Del otro lado del deporte de contacto femenino está Alejandra, que empezó a adiestrar artes marciales a los quince años. Desde ese momento no ha cejado en su empeño de superarse. «Lejos de sacar mi parte más beligerante, como podría comprenderse desde fuera, encuentro mi equilibrio y control. Soy de esas que gozan la técnica ya antes que la brutalidad», cuenta entre risas. En dos mil diecisiete, «ThinkAct Club» le dio el premio «Game Changer» del año en el campo de la innovación y el emprendimiento. Alejandra trabajó en el Parlamento Europeo y en la actualidad lo hace en «Women Political Leaders» como asesora de comunicación, en Bruselas. Todo ello sin perder de vista el «Thaifit», un nuevo término de adiestramiento que ha desarrollado por casualidad, consistente en batallar y danzar al unísono. Esta busca una parte más «fitness», para continuar un modo de vida sana capaz para todos y cada uno de los públicos. «Soy una persona que riña y baila, esto es, para mí todo es armonía. Un día decidí grabarme un vídeo y subirlo a la plataforma de «Tiktok». Tras percibir múltiples mensajes de la plataforma pensado que eran «spam», abrí un correo y era la cazadora de talentos de esta plataforma, que se puso en contacto conmigo desde la oficina central en Brasil… «No sabemos que haces, mas eso que es un arte marcial bailando tiene más de cincuenta visitas y tu perfil llama la atención», me dijeron». Al comienzo no se lo tomó de verdad, mas vio un filón en ello. «Llegaba a casas y rincones donde había pequeñas que por vez primera tenían un referente de poder, sin ser ni muy repelente ni muy bestia, de ahí que deseo proseguir desarrollando ese concepto», cuenta. Lo mejor, para ella, es la ilusión que tiene al percibir mensajes de jóvenes a causa de su invención.

Retornando al campo de intentar vivir impactando golpes a la contrincante, Ester reconoce que las barreras entre la categoría femenina y masculina son aún extensas, mas atletas como tratan de encoger este obstáculo. «Pienso que nosotras lo tenemos más difícil, generalmente en el cartel de una velada, hay una o bien 2 riñas de mujeres como mucho, lo que nos reduce de forma notable las oportunidades», apunta la peleadora. La verdad es que las tornas cambian. Y, por poner un ejemplo, en las artes marciales mixtas españolas el sábado próximo va a haber un acontecimiento solamente femenino en Barcelona: AFL Valkyries. «Cada día somos más las mujeres que nos animamos a practicar este deporte y asimismo a competir. Ya se ha normalizado mucho para que haya prejuicios. Para las mujeres que se piensan en si probarlo, las animo a que lo hagan, es una forma de despejarse mucho de otro género de cargas que se tengan, además de que es buena forma de conocer a buenos compañeros y gente que esté presta a asistirte siempre y en toda circunstancia como lograr ponerte en forma de una forma muy divertida», especifica Ester. «Me agradaría que las mujeres gocen de los deportes de contacto y las artes marciales tanto como los hombres del fútbol», sentencia Alejandra.

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment