Las «fake news» sobre la historia de la IglesiaCultura 

Las «fake news» sobre la historia de la Iglesia

Aún hay quien considera que lo mejor que podía hacer el cristianismo por la humanidad, como máximo, es disolverse en una filosofía de carácter filantrópico y desaparecer. Un caso aproximadamente reciente, que prosigue influyendo en el imaginario intelectual centroeuropeo, es el «best seller» «La maldición de cristianismo» del pensador alemán H. Schnädelbach. Lo que le incordiaba a este autor, eminentemente, es la substancia misma de la religión y su curso en la historia. Sin historia difícilmente vamos a saber quiénes somos, cuáles son nuestros referentes, cuáles han sido nuestros fallos. De ahí que en los procesos de deslegitimación del cristianismo, y de la Iglesia, la historia es en una diana privilegiada. Si a eso agregamos las corrientes internas utópicas que prosiguen proclamando una abisal distancia entre el Evangelio y la Iglesia, tenemos el ciclo completo.

Hay que tener en consideración que no hay corporación cuya imagen pública haya sufrido un grado tan incontable, y no rara vez ridículo, de falsificaciones como la Iglesia Católica. Las «fakes news» sobre la historia de la Iglesia abundan por todos lados. De ahí que no está de sobra que, en ocasiones, aparezca un autor que sintetice no solamente las grandes líneas temáticas de los lugares comunes, de los clisés, de los escándalos de la Iglesia, y los ponga en el crisol del rigor científico, del conocimiento contrastado de la verdad de los hechos, y de la intencionalidad de las narrativas. O sea, meter los prejuicios en la «ducha fría de los hechos» para no salir constipado.

Desmontar los tópicos
Manfred Lütz es un señalado siquiatra y teólogo alemán, conferenciante de éxito y directivo del Centro de salud de los hermanos Alexianos de Colonia. Se podría decir en sentido figurado, si se me deja, que es de la Escuela de Ratzinger. Ahora, con la cooperación del catedrático Arnold Angenendt, nos ofrece este retador libro titulado «El escándalo de los escándalos. La historia segrega del cristianismo». Un volumen que desentraña, con espíritu crítico y con las últimas aportaciones de los expertos en cada periodo y materia, los tópicos que se acostumbran a usar para transformar al cristianismo en una religión absurda, reaccionaria y acientífica.

No se para en conjugar solo el pasado, asimismo encara de forma crítica el presente

Arranca este volumen con la contestación a la tesis del egiptólogo Jan Assmann, entre otros muchos, que mantiene que la esencia del inconveniente de la relación entre monoteísmo y violencia está en la absoluta intención de veras de las religiones que adoran a un solo Dios. Desde ese instante se aborda la relación entre cristianismo y pueblos germanos, la Edad Media, las Cruzadas, la papisa Juana…

Resoluciones actuales
Manfred Lürtz no se para en conjugar solo el pretérito, encara de forma crítica el presente. Aun con resoluciones y actuaciones actuales de la Iglesia. Quienes prosiguen manteniendo que una de las causas de la pedofilia es el celibato
, tiene acá razonamientos de más para cambiar de parecer. La libertad con la que Lütz se adentra en estas procelosas aguas le deja salirse del coro y proponer desafíos no comunes. Asevera, en referencia a los casos de abusos sexuales del clero, que «la misma Iglesia Católica como corporación ha pasado a producir por vez primera sus víctimas. Este hecho resulta en especial trágico, que manifiesta que tras la impresión ocasionada por el escándalo se ha hecho un sacrificio realmente franco, mas desgraciadamente poquísimo profesional en ocasiones, por hacer las cosas de la mejor forma posible. Con las peores consecuencias, claro está. Ha surgido de esta manera un nuevo conjunto de víctimas, el de los acusados inocentes». Curioso, ¿no?

Al fin y a la postre, siempre y en toda circunstancia ha habido gente que ha admirado y admira el cristianismo y a los cristianos no por el hecho de que lo sean, sino más bien pese a que lo sean.

«El escándalo de los escándalos». Manfred Lütz
Ensayo. Desclée de Brouwer, dos mil diecinueve. trescientos treinta y dos páginas. treinta y dos euros

ARTICULOS RELACIONADOS

Leave a Comment